ActualidadHistorias

7 debilidades en la aplicación del Sistema Penal Acusatorio

El establecimiento del Sistema Penal Acusatorio representa una oportunidad para mejorar la impartición de justicia en México, sin embargo, la instalación del modelo aún deja mucho qué desear.

11-03-2016, 9:58:34 AM
7 debilidades en la aplicación del Sistema Penal Acusatorio
Alejandro Medina González

Para el próximo 18 de junio, nuestro país tendrá que haber concretado una de las transformaciones legales más fuertes de su historia: La instalación del Sistema Penal Acusatorio (SPA).

Y es que luego de pasar más de 100 años viviendo bajo el modelo del Sistema de Proceso Penal Inquisitivo, será ese día cuando se cumpla finalmente el plazo establecido en la Reforma Penal aprobada en 2008.

A falta de tres meses para que se cumpla este lapso, 24 estados trabajan bajo este sistema, y faltan ocho entidades en cumplir con el propósito, al que deberán incorporarse forzosamente.

Estos estados necesitarán completar cuanto antes la implementación del modelo, ya que, de acuerdo con el Presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, no se avalará ninguna prórroga a su aplicación.

¿En qué consiste el SPA?

El Sistema Penal Acusatorio es un modelo a través del cual se busca privilegiar la igualdad de condiciones  y escucha durante un proceso judicial para todas las partes involucradas.

El eje rector de este modelo es, de acuerdo con la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal (Setec), la presunción de la inocencia: “Toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.

Se motiva sobretodo una diferenciación de funciones entre el órgano acusador y el de impartición de justicia, es decir, entre el ministerio público y el juez, siendo ahora efectivamente los jueces los encargados de resolver la situación jurídica de las personas.

Los procesos de juicio pasan ahora a ser orales y se realizan al interior de una sala especial en la cual el juez se posiciona justo en medio de la parte acusadora (víctima) y la de defensa (imputado), quienes a lo largo del proceso van presentando sus argumentos, pruebas y testigos en el caso. Los juicios son abiertos al público.

El sistema tiene también como objetivo el poder otorgar justicia en un periodo corto de tiempo, rompiendo así con el estigma que se vive actualmente y en el que puede pasar años para que se resuelvan los procesos.

Además, según detalla la Setec, el SPA impulsa el establecimiento de acuerdos y caminos alternativos entre las partes, con el objetivo de no tener que llegar hasta el juicio o acortar su tiempo de duración, tratando así de dedicarle un mayor tiempo a los delitos que son considerados como graves.

Este hecho permitirá apoyar la reducción de la población de las cárceles, ya que en muchos casos, dependiendo la gravedad del mismo, se cortará con el concepto de prisión preventiva, pudiendo enfrentar los imputados el juicio en libertad.

Benéfico sí, pero…

De acuerdo con Caroline Pritchard, jefa del equipo económico y político del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), el Sistema Penal Acusatorio es efectivamente un sistema que puede traer beneficios importantes para la sociedad mexicana.

“El Sistema Penal Acusatorio lo que logra principalmente es otorgar una cancha pareja a todos los involucrados en los procesos de justicia, la víctima puede buscar el resarcimiento de sus daños y el imputado siempre tiene el derecho de confrontar la evidencia en su contra”, señala.

Sin embargo, el éxito del modelo, explica María Novoa, directora del área de Justicia también en el CIDAC, estará determinado por la capacidad que se tenga en cada una de las entidades del país para poder echar a andar toda la maquinaria que se requiere para su funcionamiento.

“El sistema en sí es positivo, sin embargo, sabemos que al final de cuentas si no se instala de manera correcta, con las competencias y habilidades que requiere, será muy complicado que realmente cumpla con sus objetivos”, indica.

El punto de la analista es compartido por José Antonio Caballero, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), quien advierte que para que el sistema camine en México aún se necesitará de muchos años de prueba y error.

“No se trata únicamente de que el sistema esté presente en todas las entidades del país, va ser un proceso de mucho aprendizaje y autocrítica que nos llevará aún varios años hasta poder consolidar su funcionamiento, sin embargo, lo veo como algo positivo”, explica a Alto Nivel.

Este fue precisamente el tema que se encargó de evaluar el CIDAC en el estudio “Operadores: ¿Cómo vamos?”, en el analizó el avance de la implementación que el SPA tiene en cuatro de las entidades en las cuales ya está presente: Durango, Puebla Yucatán y Zacatecas.

Retos a la vista

La evaluación encontró que son en general siete debilidades que al día de hoy está experimentando la implementación del Sistema Penal Acusatorio en el país y que será necesario que se trabaje para que sean corregidas lo más pronto posible, ya que de lo contrario sus alcances se verán reducidos.

1.- Fortalecer las investigaciones del MP

El ministerio público (MP) cumple en este modelo el rol de investigador y fiscal, una labor muy importante para determinar los factores que rodearon al delito, sin embargo, en los estados evaluados el CIDAC encontró que la mayoría de estos funcionarios aún no están asumiendo bien este trabajo. En casi todas las audiencias analizadas se observó una falta de conocimiento del MP en los casos y una muy reducido desempeño en la conformación de la carpeta de investigación.

2.- Bajo nivel de argumentación

Es una realidad que el sistema apenas está cumpliendo sus primeros meses en funcionamiento y las partes aún lo están comprendiendo, sin embargo, José Antonio Caballero señala que es notoria la falta de capacidad de argumentación de los involucrados en la audiencia. Por un lado, mientras el juez suele tener la mayor parte del tiempo el micrófono, los ministerios públicos tienen muy poca habilidad para transmitir sus ideas. La defensa también suele adolecer en este tema.

3.- Reducción de los tiempos

Tal y como lo mencionamos en un inicio, uno de los objetivos del Sistema Penal Acusatorio es resolver de manera rápida los juicios, cosa que hasta el momento no está sucediendo, ya que, de acuerdo con la evaluación del CIDAC, aún siguen tardando mucho las audiencias. En promedio se encontró que llegan a tardar tres horas y media, un periodo de tiempo bastante alto aún para los resultados que se buscan. Esto puede estar motivado también por el tema de la poca capacidad de argumentación mencionado.

4.- Liderazgo del juez en las audiencias

Una cosa es que hablen mucho y otra cosa es que sean líderes, menciona el académico del CIDE, quien señala que los jueces necesitan convertirse en las audiencias en personajes de valor a los cuales se les tienen que rendir cuentas. El especialista menciona que ellos deben ser siempre los primeros en motivar que exista un debate fuerte al interior de cada uno de los procedimientos, además de que siempre deben asumir su puesto con imparcialidad.

5.- Fortalecer las salidas alternas al juicio

Otro punto, indica José Antonio Caballero, es que se trabaje en la comprensión de las salidas alternas que existen para evitar llegar hasta el juicio. El principal promotor de este tema debe ser el fiscal o ministerio público, quien dependiendo de la situación que se vaya presentando puede dialogar con la defensa del inculpado la posibilidad de establecer algún acuerdo que beneficie a ambas partes. De acuerdo con la evaluación del CIDAC son aún muy pocos los MP que está  trabajando en este tema.

6.- Presentación de pruebas de valor

Para especialista también es relevante que la figura del juez de control, encargado de analizar las pruebas que se presentarán en las audiencias, analice mejor cada una de las evidencias que van llegando a sus manos y que se presentarán, ya que actualmente siguen presentándose en los juicios muchas pruebas que no tienen ningún sentido y que únicamente sirven para perder tiempo y casos más severos, para impulsar la condena por agotamiento.

7.- ¿Quién evalúa el desempeño?

Finalmente, María Novoa señala que es básico que se trabaje en establecer un proceso para analizar el trabajo que se está haciendo en cada uno de los estados con el SPA, ya que no sólo se trata de que lo tengan en sus manos, sino de que lo hagan cumplir bien y no estén violando la ley de ninguna manera. Fue por esta razón que el CIDAC presentó  una metodología que entregará a las autoridades y que sirve para conocer qué bueno o malo está siendo el desempeño.

Relacionadas

Comentarios