HistoriasProtagonistas

La finca mexicana que le vende café a Starbucks

La Finca Nueva Esperanza, ubicada en Chiapas, ha logrado convertirse en uno de los proveedores de la estadounidense Starbucks.

10-03-2016, 1:12:57 PM
La finca mexicana que le vende café a Starbucks
Altonivel

El estado más pobre del país tiene un tesoro que despierta el interés de la cadena estadounidense Starbucks: el café. La Finca Nueva Esperanza, ubicada en Chiapas, ha logrado convertirse en uno de los proveedores de la marca de la sirena.

Chiapas es la entidad con el mayor número de habitantes pobres en el país, ya que cuenta con 3,782.3 personas en pobreza y 1,629.2 en pobreza extrema, de acuerdo con la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Sin embargo, los retos que enfrenta esta entidad no han detenido el avance de los caficultores mexicanos.

La Finca Nueva Esperanza se ubica en La Concordia, Chiapas, y produce desde una totalidad de 300 hectáreas café orgánico desde 1960. A partir de este día, el grano de este espacio de la selva tropical será comercializado dentro de la línea Starbucks Reserve México.

“Para mí y mi familia es un gran orgullo que nuestra tradición y amor al café siga floreciendo después de 56 años, que fue cuando iniciamos con Finca Nueva Esperanza”, asegura Cecilia Moreno, propietaria de la Finca Nueva Esperanza.

Starbucks Reserve es una edición limitada con una producción de 1,800 bolsas que se comercializan en algunas tiendas de la cadena en México. En el caso de la finca chiapaneca, su producto estará disponible  a partir de este día en tres sucursales de la sirena en la Ciudad de México: Arcos Bosques, Masaryk Spencer y Moliere 222.

“Starbucks México se enorgullece de ofrecer un producto 100% mexicano a todos los amantes del café en nuestro País. Starbucks Reserve México Finca Nueva Esperanza es una oferta de café exclusivo que enaltece la labor de los caficultores chiapanecos y nos acerca a la cultura del café desde una experiencia totalmente nueva, con un sabor único de notas cítricas de limón y el toque de dulzura de la almendra.”, dice en un comunicado Daniela Ortiz Lezama, Directora de Mercadotecnia de la empresa en México.

La Finca Nueva Esperanza, ubicada a cuatro horas de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue comprada por Ricardo Baumann Brenner y su esposa Celia Moreno en 1960. Tras el fallecimiento de Ricardo, trece años después, Celia dio continuidad a la producción de café en un terreno asentado a 1,400 metros de altura, con procesos que van desde la plantación de semilleros, creación de un vivero, cultivo, recolección y procesamiento de secado.

En la actualidad, Celia y su hijo Alan son los responsables de continuar con la tradición de caficultura. Los caficultores de la Finca también han llevado a participar en el concurso Taza de Excelencia México, promovido por la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (Amecafe), en colaboración con la Alliance for Coffee Excellence (ACE) y con el apoyo del Consejo Consultivo (Consejo),  concurso que identifica, selecciona y promueve cafés de calidad excepcional producidos en México.

“Detrás de cada taza de café hay un esfuerzo de mucha gente, más de 60 personas en época de cosecha. Producir café con el equilibrio entre acidez, aroma y cuerpo es nuestro objetivo día a día”, explica Celia Moreno, propietaria de Finca Nueva Esperanza.

Esta nueva aventura de los productores chipanecos podría navegar a buen puerto de la mano de Starbucks. El mercado de cafeterías especializadas en México fue el que más duplicó sus tiendas en los últimos 10 años, al pasar de 1,100 tiendas en 2004 a más de 2,300 en 2014.

Starbucks México es una empresa que es operada por Alsea desde hace más de 13 años en nuestro país, actualmente cuenta con 520 tiendas en 52 ciudades en toda la República Mexicana.

Cecilia Moreno sabe que hay retos importantes por afrontar, pero no abandona la idea de producir café y encontrar la riqueza del café desde el estado más pobre del país. “Producir café ahora implica mayores retos, pero no abandonaremos nuestro sueño de hacer café para el mundo, ponemos nuestro cariño en cada planta, y por tanto, en cada taza”.

 

Relacionadas

Comentarios