ActualidadHistorias

Los nuevos estímulos del BCE para impulsar la economía

El Banco Central Europeo recortó por primera vez las tasas de interés a cero por ciento desde 0,05%, comenzará a comprar deuda corporativa y lanzará paquetes de préstamos baratos.

10-03-2016, 9:10:02 AM
Los nuevos estímulos del BCE para impulsar la economía
Reuters

El Banco Central Europeo sacó toda su artillería ante una inflación ultrabaja que se ha trasladado a la eocnomía en general. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció una serie de estímulos a la economía europea que superó las expectativas de los analistas. Entre las medidas se encuentra tasa de interés de 0%; recorte de la facilidad de depósito, la amplicación del programa de compra de deuda, nueva inyección de liquidez y compra de deuda corporativa.

Recorte a tasa de interés

El Banco Central Europeo recortó las tasas de interés para impedir que una inflación excepcionalmente baja se siga trasladando a la econonomía general, sorprendiendo a los mercados financieros al reducir su principal tasa de refinanciación a cero desde 0,05 por ciento.

Después de 18 meses con el precio del dinero en el 0,05%, el BCE decidió seguir el ejemplo que han aplicado otros bancos centrales y marcar un nuevo mínimo histórico. 

Compra de activos 

Expandió su programa de compras de deuda a 80.000 millones de euros por mes desde 60.000 millones de euros que venía acostumbrando hasta la fecha. En diciembre esta medida se quedó en el tintero y aunque el BCE amplió el programa de activos hasta marzo de 2017 no incrementó su importe. Después de la decepción provocada, en esta ocasión Draghi ha sorprendido al mercado, pues la mayoría aunque descontaban un incremento lo fijaban en 10.000 millones.

Tasa de depósitos

El BCE rebajó además su tasa de depósitos en 10 puntos básicos, con la que cobra a los bancos por atesorar su dinero, para adentrarla aún más en territorio negativo. Para incentivar los créditos, la institución europea aplicará una tasa de -0,4% a todas las entidades que depositen su dinero en la caja fuerte del BCE. 

Compra de deuda corporativa

Aparte, con la esperanza de alentar el crédito, el consumo y la inflación, el banco dijo que también comenzaría a comprar deuda corporativa y lanzaría cuatro nuevas rondas de paquetes de préstamos baratos, que los bancos deberían extender a la economía real.

El BCE pasará a adquirir bonos emitidos por empresas no financieras que estén denominados en euros y que tengan grado de inversión.

¿Nuevos estímulos? Los anteriores no han funcionado

Las compras de títulos públicos y otros activos por parte del BCE, por 700 millones de euros en el último año, sirvieron de poco para impulsar la actividad, en momentos en que el desplome de los precios de las materias primas reducía el efecto de la “flexibilización cuantitativa” del organismo monetario.

Eso genera riesgos de que se pierda fe en el compromiso del banco con su mandato. La inflación ha estado debajo de la meta de casi 2 por ciento del BCE por tres años y probablemente siga así por más tiempo.

El BCE, Mario Draghi, aseguró que “es crucial evitar efectos de segunda ronda”, dijo en una conferencia de prensa, refiriéndose a caídas de precios que podrían extenderse desde productos principales como el petróleo hacia otros bienes.

La inflación ultrabaja en la Zona Euro podría perpetuarse debido al bajo costo de la energía que afecta a los salarios y los precios, los analistas esperan que  el Banco Central Europeo anuncie su segundo paquete de estímulos económicos en tres meses.

“Hay mucho en juego en la reunión de política del BCE (del jueves), dada la decepción de diciembre y las cuestiones fundamentales que ahora deben ser resueltas sobre la eficacia y los límites de la política monetaria”, dijo el economista de JPMorgan, Greg Fuzesi.

“Es significativo que ya no es sólo una pequeña minoría de gobernadores del BCE los que consideran que las herramientas restantes de política monetaria son problemáticas. Los mercados también han planteado algunas preocupaciones”, agregó Fuzesi.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ya anunció que actuar demasiado pronto es mejor que actuar demasiado tarde y que en la reunión sobre tasas se debe reconocer que se ha deteriorado la perspectiva de crecimiento y de inflación.  

Teniendo en cuenta que la estrategia monetaria actual ya está fuera de la ortodoxia en las políticas del BCE, a la institución le quedan pocas armas de peso y la mayoría de las opciones que quedan enfrentan el peligro de efectos colaterales negativos o posibles desafíos jurídicos, lo que sugiere que el Consejo de Gobierno optará por un paquete de medidas moderadas.

 

Relacionadas

Comentarios