Opinión

Mujeres en el poder

Las mujeres siguen subrepresentadas en términos cuantitativos, pero lo más preocupante es que su fuerza cualitativa ha menguado, dice nuestra columnista.

08-03-2016, 1:01:54 PM
Mujeres en el poder
Ivabelle Arroyo

Hace algunos años, un político priista me contó la forma que tenía de desactivar a los actores de la vida pública que llegaban con reclamos a su oficina. No importaba si era líder sindical, adversario político o empresario con ínfulas de jefe: todos se ablandaban con Mary, la recepcionista. El truco era sencillo, la estrategia era muy silvestre: Mary había sido contratada por su belleza y buen trato y su tarea era conversar en la antesala con los enfurecidos señores, quienes no le prestaban mucha atención a sus palabras porque Mary iba siempre de falda corta, tacón alto y blusa elegantemente provocativa. Me contaba mi amigo tricolor que el truco funcionaba 3 de cada cuatro veces: Mary desactivaba a los adversarios.

Esa era la única participación de las mujeres en las oficinas públicas hace muy poco tiempo. Hoy, la chica guapa sigue teniendo una tarea, pero las mujeres se han abierto paso y toman decisiones, desde el poder, en ámbitos que van desde telecomunicaciones hasta seguridad pública y procuración de justicia. Hay directoras de cárceles, tenemos una procuradora, hemos tenido gobernadoras y alcaldes, legisladoras y presidentas de partidos.

La batalla por los espacios ha corrido en dos senderos paralelos: la batalla individual de mujeres muy admirables que se han abierto paso solas en un contexto adverso, y la batalla colectiva de feministas que buscan cambiar ese contexto y han pugnado por normas favorables a la participación de las mujeres en los espacios de representación.

Hoy las mujeres siguen subrepresentadas en términos cuantitativos, pero lo más preocupante es que su fuerza cualitativa ha menguado. Hoy son candidatas a la Presidencia, pero no son estadistas. Son diputadas, pero del montón. Son dirigentes partidistas pero no son ideólogas. Son políticas, pero no van a pasar a la historia. Esta semana se conmemora el Día de la Mujer. Yo lo uso para exigir, a las propias mujeres, que saquen la casta.   

Relacionadas

Comentarios