'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

5 razones por las que AL complica el desarrollo corporativo

México y varios países de América Latina están en el top de naciones que mayores trabas ponen al desarrollo de las empresas, ¿cuáles son los puntos débiles?

08-03-2016, 11:09:06 AM
5 razones por las que AL complica el desarrollo corporativo
Alejandro Medina González

México y en general la mayoría de los países de América Latina sufren de un problema en común: De acuerdo con la firma de servicios de negocios TMF Group y su Índice Global de Complejidad 2015, es la región que tiene mayores complicaciones normativas para las empresas.

Tan sólo en el Top 10 global de países con más complejidades para las compañías están presentes cinco naciones de este territorio: Argentina (Posición 1), Colombia (3), México (6), Bolivia (7) y Brasil (10).

Pero no son los únicos con problemas, ya que a pesar de que no están entre los 10 primeros lugares, también están en la parte baja de la tabla Nicaragua (11), Perú (16), Venezuela (18), Paraguay (29) y República Dominicana (34), salvándose únicamente algunos países como Panamá (78), Honduras (60) y Uruguay (55).

¿Qué es lo que está sucediendo entonces en la región y por qué se complica tanto el desarrollo corporativo? Alto Nivel hizo esta pregunta a Raimundo Díaz, director para América Latina de TMF Group, quien nos explicó cuáles son las cinco razones por las que la zona adolece en este sentido.

1.- Legislación y cumplimiento de normativas

Raimundo Díaz y la evaluación hecha por TMF señalan que tanto en México como en la mayoría de los países de Latinoamérica las legislaciones existentes relacionadas con el ámbito empresarial y de negocios no facilitan ni impulsan que las compañías se animen a llegar y competir. 

Existe un problema burocrático fuerte, detalla el ejecutivo, que muchas veces las compañías no están dispuestas a cumplir, y es que a pesar de que se han dado pasos en el tema, como la reducción de regulaciones para hacer inversión de infraestructura en el país, la tramitología sigue afectando el desempeño de las empresas.

Un caso importante de éxito que se debería repetir en la zona es el de Irlanda, país clasificado a nivel global como el que menos trabas pone a las empresas para hacer negocios, y que consolidó su legislación corporativa en una sola ley, permitiendo generar un ambiente favorable para las compañías.

“Las empresas que buscan invertir y operar en América Latina pueden enfrentarse a significativas cantidades de procesos burocráticos que cubren la mayoría de las funciones de negocio, este impacto se multiplica por la necesidad de cumplir con las leyes que son difíciles de interpretar y son aplicadas de manera inconsistente”, explica.

2.- Gobiernos y políticos inestables

A diferencia de lo que sucede en la mayoría de los países que están fuera de este problema, en casi todos los países de América Latina existe, menciona Raimundo Díaz, una inestabilidad de gobiernos, los cuales pueden cambiar de posiciones de manera abrupta.

“Históricamente los gobiernos de la mayoría de los países latinoamericanos son inestables y cambian sus políticas constantemente impidiendo tener un crecimiento sostenido”, detalla en entrevista el directivo de la compañía.

Esto provoca que los inversionistas y las empresas mantengan siempre un nivel elevado de desconfianza que puede llevar a afectar las estrategias que establecen a largo plazo.

3.- Poca transparencia y alta corrupción

La situación que mantiene la zona en materia de corrupción también es un lastre importante para las desarrollo corporativo, comenta el directivo de TMF Group, quien señala que el punto impide que las empresas adopten una visión proactiva.

“En cualquier país la corrupción generará un clima poco favorable para los negocios, y esto genera ineficiencia operacional, menos oportunidades de inversión y tasas de crecimiento más bajas para el negocio en cuestión. Por lo tanto, no es de dudar que la corrupción sea un factor que sigue afectando negativamente la confianza de la inversión extranjera hacia México”, detalla.

Díaz sostiene que es necesario que se impulsen políticas de transparencia y rendición de cuentas que sean verdaderamente efectivas, y que coloquen a los países de AL con mejor escenario para la recepción de empresas dispuestas a hacer negocios.

“En el caso de la corrupción se ha ido trabajando bien en el aspecto legal, sin embargo el sistema es tan arraigado que es muy difícil romperlo”, asegura.

4.- Mayores componentes tecnológicos

El Director para América Latina de TMF Group también hace énfasis en la importancia de agregar componentes tecnológicos que permitan a las empresas completar de una manera más rápida y eficiente sus procesos normativos en cada uno de los países de la zona.

En específico, el estudio señala que la implementación de tecnología en distintas jurisdicciones ha traído un impacto muy positivo, ya que el contar con portales electrónicos con buenos procedimientos, desde los cuales se puedan hacer trámites más sencillos, ayuda a que se pueda cortar con problemas relacionados a la corrupción.

“En los próximos años este tipo de sistemas traerán sin duda una mayor eficiencia que permitirá reducir la complejidad de cada una de las jurisdicciones, aunque desde hoy está marcando ya una diferencia clara entre aquellos países que tienen componentes digitales y los que no”, indica el estudio.

5.- Sistema jurídico civil vs Marco de derecho común

Para cerrar, el Índice Global de Complejidad toca el tema de las diferencias jurídicas que existen entre los países que están en la parte baja de la tabla y los que están en la alta, destacando que todas las naciones de Latinoamérica involucradas en este problema tienen como denominador el contar con un sistema de derecho civil.

En el caso de Irlanda, en contra parte, el país cuenta con un marco de derecho común, que otorga una mayor flexibilidad de movimiento a las empresas interesadas en hacer negocios, cosa que no pasa en el sistema civil, que es mucho más cerrado en ese sentido.

“En términos generales, el sistema jurídico civil en los países que traban más el desarrollo corporativo está plagado de limitaciones y requerimientos legales que no permiten armonizar el trabajo de las compañías”, detalla el estudio.

Relacionadas

Comentarios