HistoriasTecnología

Tecnología para cambiar el mundo

Más allá de los ahorros, la eficiencia y la productividad, debe usarse la tecnología para apoyar la inclusión social.

05-03-2016, 10:57:31 PM
Tecnología para cambiar el mundo
Javier Rodríguez Labastida

El argentino Gino Tubaro tenía 13 años cuando fue reconocido como el inventor más destacado de América Latina, y apenas había cumplido 18 cuando una de sus creaciones le hizo entender el impacto de la tecnología en la sociedad.

Tubaro fue contactado por Felipe Miranda, un niño humilde de 10 años que había nacido sin la mano izquierda y que le pedía una prótesis “barata” para llevar una vida mejor. El inventor, quien en ese entonces todavía no entraba a la universidad, puso manos a la obra. Después de varias pruebas con su impresora 3D y 20 horas de trabajo continuo logró construir la prótesis.

El costo de producción fue de 22 dólares (una pieza de este tipo puede tener un costo de hasta 150,000 dólares). La nueva mano le dio a Felipe las capacidades de agarre, presión y hacer palanca.

“Un chico necesitaba una mano; ahora tiene una mano, sale en bicicleta y sostiene un remo. Hace un montón de cosas que antes no podía hacer, y entonces pienso: ‘Tienes la herramienta, tienes el diseño, lo único que tienes que hacer es imprimirlo para ayudar a la gente. Entonces hazlo’”, dice en entrevista.

El inventor asegura que el propósito de la tecnología debe ser solucionar los problemas de las personas, no empeorarlos, y ello implica hacerla más accesible y cercana. Ahora, como estudiante de Ingeniería en Electrónica en la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires, Tubaro se organiza para entregar 800 pedidos de reemplazos de manos, brazos y dedos, y su idea es hacerlo gratuitamente.

Inclusión social, la clave

El mundo vive una serie de crisis económicas, demográficas, sociales, políticas e incluso religiosas. Ante ellas, jóvenes creyentes en la tecnología han lanzado negocios exitosos para solucionarlas. Ahí están Mark Zuckerberg y su plan para conectar a 1,000 millones de personas, Kayvon Beykpour y Joe Bernstein, que desarrollaron Periscope para dar oportunidad de transmitir en vivo cualquier acontecimiento, o Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk, quienes crearon Airbnb para facilitar el turismo mundial.

“Toda crisis es una oportunidad para generar cambios de conducta y hacer transformaciones de la manera como se sirve al ciudadano común. Todo ese proceso no puede ser concebido sin el componente tecnológico. La tecnología, por sí sola, no tiene significado, pero cuando la vinculas a un objetivo o un impacto social, ahí tiene razón de ser”, dice Tonatiuh Barrada, VP de soluciones financieras de SAP.

Barrada asegura que su compañía, dedicada al diseño de productos informáticos de gestión empresarial, ha desarrollado soluciones que han cambiado la calidad de vida de ciudades enteras. En Buenos Aires, por ejemplo, desarrollaron una plataforma que permite combinar información estructurada, común y amigable, para que los habitantes puedan hacer un reclamo, efectuar un trámite o alertar sobre alguna situación anormal en su comunidad.

La tecnología debe usarse para dar inclusión social, asegura el directivo de SAP. Debemos proveer toda la infraestructura, desde la plataforma móvil hasta los grandes desarrollos, de forma que cualquier persona humilde pueda tener acceso a todos los servicios.

Una cultura alejada del dinero

Gayle Schueller, CEO de 3M México, dice que el uso correcto de la tecnología a grandes escalas debe fomentarse desde la empresa misma para permear esa cultura en el exterior, con los clientes, y pone como ejemplo su estrategia de sustentabilidad.

Desde 1975 crearon el programa 3P (Prevention, Pollution and Pays) con el que han disminuido sus contaminantes. Según el reporte de 2015, tuvieron un ahorro de 2 millones de toneladas de desechos.

Schueller asegura que la sustentabilidad es parte de lo que hacen empleados y directivos. Cada vez que se echa a andar una línea de producción lo hacen con menos energía, menos desechos y menos agua.

La tecnología también puede ayudar a las pequeñas empresas a crecer, desempeñarse mejor y tener buenos resultados. Sridhar Vembu, CEO de Zoho (AdventNet), compañía tecnológica establecida en la India, asegura que las grandes desarrolladoras deben apoyar a las pymes para usar las innovaciones de manera gratuita y crear futuros aliados de negocios.

Vembu ve similitudes entre México y la India: dos economías emergentes en las que la mayoría de la población aún no está conectada, y que ven en la tecnología la oportunidad para superar sus problemas.

En la Facultad de Física de la UNAM, un joven de Guerrero, de 20 años, trabaja en un proyecto para generar rayos X con cinta adhesiva. Hace cinco años estudiaba en una secundaria de San Miguel Totolapan, uno de los municipios más pobres e inseguros de México, pero después de ganar varios concursos estudiantiles logró desarrollar el acelerador de partículas más barato del mundo, lo que le dio el Premio Nacional de la Juventud 2014 en ciencia y tecnología.

“El uso que se le dé a la tecnología es la clave para asegurar el futuro” asegura, mientras presume su imagen como invitado a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza.

Relacionadas

Comentarios