ActualidadHistorias

Trump, el aspirante republicano que su partido no quiere

El empresario ha cimbrado las estructuras de los republicanos que lo acusan de farsante y un peligro para el propio partido.

03-03-2016, 12:26:31 PM
Trump, el aspirante republicano que su partido no quiere
Altonivel

Donald Trump, el estridente empresario estadounidense que en menos de un año atrajo la atención política de Estados Unidos y el mundo, no solo se convirtió en una amenza real para los otros aspirantes sino para todo el partido que desde dentro empieza a acusarlo de farsante.

El empresario inmobiliario ha cimbrado las estructura de ese instituto político, aseguró el investigador José Luis Valdés, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

“Este personaje, quien apenas tiene un año como militante del “Grand Old Party” (El Viejo Gran Partido), no sólo “ya le dobló las manos al Partido Republicano. Además los demócratas ya lo toman lo suficientemente en serio como para convertirlo en su interlocutor “por lo menos en el discurso de Hillary Clinton después de los resultados del Supermartes”. 

También puedes leer: Una Hillary ‘anticorporativos’ vs. el ‘diplomático’ Trump

Mitt Rommey

El ex candidato presidencial denunció al millonario como un farsante y un fraude que amenaza el futuro de Estados Unidos.

En extractos de un discurso que pronunciará en la Universidad de Utah, en la capital Salt Lake City, Romney advertirá a los votantes republicanos sobre el potencial costo a pagar si Trump es el nominado presidencial.

“Una persona en quien no se puede confiar y deshonesta como Hillary Clinton no debe convertirse en presidente, pero una nominación de Trump facilitará su victoria”, según el ex gobernador de Massachusetts, de acuerdo con porciones del discurso dadas a conocer por su oficina.

Romney acusará a Trump de ofrecer promesas “que son tan falsas como un título de la Universidad Trump”, aludiendo a la casa de estudios en línea fundada por el millonario y que en 2011 fue blanco de una investigación por autoridades de Nueva York por “prácticas ilegales de negocios”.

También puedes leer: Qué fortaleció a Donald Trump en las elecciones

McConnell y Paul Rayn

El líder del senado Mitch McConnell, y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Rayn, criticaron sin mucho éxito al magnate.

Tanto McConnell como Ryan se sumaron al coro de voces que alertaron la renuencia inicial de Trump para denunciar a la agrupación racista del Ku Klux Klan y uno de sus líderes, David Duke.

También puedes leer: Donald Trump, el empresario del ‘reality’ político

Ted Cruz

El senador Ted Cruz,  que ganó las primarias republicanas en Texas y Oklahoma –que previamente ganó Iowa-, instó al Partido Republicano a unirse a su candidatura, por ser la única que puede vencer Trump, quien consideró representa un peligro para su partido.

“En tanto el campo republicano permanezca dividido, Donald Trump será el candidato y eso será el desastre para los republicanos”, advirtió Cruz, al emitir un discurso en la comunidad de Stafford, un suburbio al suroeste de Houston.

“Mi campaña es la única que ha derrotado y puede derrotar a Donald Trump”, aseguró el senador al pedir al resto de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca que cedan y se sumen a su campaña.

Marco Rubio 

El 26 de febrero, en el último debate de republicanos antes del Supermartes, el aspirante Marco Rubio uso la política migratoria y la propuesta de construir un muro para atacar a Trump.

“Si construye el muro como construyó las Torres Trump, usará mano de obra de inmigrantes ilegales para hacerlo” dijo Rubio.

El aspirante presidencial de padres cubanos atacó al magnate por una demanda presentada en su contra en el pasado por haber contratado ilegalmente trabajadores polacos.

Inclusive lo atacó personalmente: “Si no hubiera heredado 200 millones de dólares, saben dónde estaría Trump: vendiendo relojes en Manhattan”.

 

Relacionadas

Comentarios