Opinión

Una Hillary ‘anticorporativos’ vs. el ‘diplomático’ Trump

Tras los resultados del Supermartes, Clinton contrapuso la necesidad de amor y bondad, y el “derribar barreras” contra la construcción de muros; Trump se promovió como el unificador entre los republicanos.

02-03-2016, 11:02:05 AM
Una Hillary ‘anticorporativos’ vs. el ‘diplomático’ Trump
Daniela S. Valencia*

Sin grandes sorpresas el Supermartes cumplió con los resultados vaticinados: un spring de Hillary y Trump hacia la meta de sus investiduras.

Sin embargo, tampoco les dio para un respiro absoluto que les permita enfocarse de lleno (aunque sí mayoritariamente) al rival del otro partido, lo cual se vio reflejado en sus discursos, sobre todo el del magnate “promuros”.

Hillary, manteniendo la civilidad de la contienda de su partido, comenzó reconociendo la campaña de Sanders y dio un discurso más marcado hacia la izquierda y con un relevante componente “anticorporativos”, desmarcándose y señalando que combatirá las malas prácticas de estos grupos —ahí la herencia principal de la muy digna participación del ex senador por Vermont en la contienda demócrata.

Sin embargo, los cuatro estados ganados por Sanders —Vermont, Oklahoma, Colorado y Minnesota— le otorgan la legitimidad para quedarse mínimo hasta las primarias de Florida, el tercer estado más poblado. Salvo un milagro realmente inesperado, observamos la crónica de una derrota anunciada cuya función principal es oxigenar el debate interno presionando para que la plataforma demócrata se estire hacia la izquierda. Después del próximo spring de Clinton, la presión para que Sanders le deje el camino libre para atajar al enemigo republicano va a ser ya difícil de sortear.

Sin mencionarlo por su nombre, Hillary ayer se lanzó duro y directo contra Trump: contrapuso la necesidad de amor y bondad, y el “derribar barreras” contra la construcción de muros. Fue enfática en denostar el slogan del precandidato republicano “America nunca dejó de ser grande. Nuestra misión es hacer que toda América se una.”

Del lado republicano observamos a un Trump más conciliador (hacia los republicanos). Sabe que ahora lo que toca es “cerrar el trato”, por lo que se promovió como el unificador, quien atrae más votos hacia ellos. Fiel a su estilo burlón, simplón, y hueco —muy digerible y efectivo para el sector poblacional con más bajo nivel educativo—, remarca su papel de empresario que sabe negociar y que es muy distante de la clase política que lo ha hecho mal, la opción del “antipolítico”. “Me estoy volviendo diplomático”, bromea en la rueda de preguntas y respuestas.

Respecto de sus competidores: nulifica a Rubio, desdeñándolo como un “peso ligero” porque “no ha ganado nada” —para cuando salió a hablar aún no se sabía de la victoria de Rubio en Minnesota, la única que tiene hasta hoy— y reconoce respetuosamente a Ted Cruz, a quien felicita por Texas.

Trump sí nombra a Hillary y le lanza la estocada señalándola como perteneciente a la clase política de siempre que ha llevado al país a sus males: “Ella ya lleva mucho tiempo en política y no ha hecho nada ¿Por qué habría de hacerlo en lo próximos cuatro años?”

Él se sabe el polémico protagonista de estas elecciones y que puede darse el capricho de tener a la audiencia mundial retenida en sus 40 minutos de intervención.

El peligro de la estridencia que ha causado es que no ha permitido vislumbrar que para los inmigrantes indocumentados Ted Cruz es aún una amenaza mayor. Con el reiterativo mensaje de “Mi campaña es la única que puede derrotar a Trump”, el ex senador de Texas apela al voto útil y aprovecha para reiterar sus posturas de derecha absolutista.

Por su parte, la última pataleada de Marco Rubio es en las primarias del 15 de marzo de Florida, su estado. Si el Golden Boy de la élite republicana no gana marcadamente, deberán plantearse qué costo pagarán, si investir vergonzosamente a Trump o negociar al interior para darle bríos a Cruz en las primarias que quedan de aquí a la Convención de Delegados. Escabrosos escenario para la comunidad inmigrante en caso de llegar cualquiera de los dos al despacho oval. 

*Consultora en comunicación política. Socia-directora de Abella & Valencia

 

Relacionadas

Comentarios