Opinión

El fin de Pemex y la deuda que pagaremos los mexicanos

Entre todos los mexicanos tendremos que pagar algo así como 2.5 billones de pesos, 14% del PIB, que de un día a otro serán parte de la deuda del gobierno.

02-03-2016, 9:14:22 AM
El fin de Pemex y la deuda que pagaremos los mexicanos
Macario Schettino

En algún momento no muy lejano, usted se enterará de que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha llegado al fin de sus días. La empresa faraónica, herencia del viejo régimen, no puede sostenerse sola. Desde hace algunos años, el valor de todos sus activos es inferior al de sus obligaciones.

Si fuese una empresa privada, estaría en quiebra desde hace tiempo. No lo es, y eso le ha permitido sobrevivir, pero creo que ya no podrá subsistir por mucho tiempo.

Números. El valor de todo lo que tiene Pemex es de aproximadamente 2.1 billones de pesos, pero sus deudas, a septiembre pasado, eran de 3.2 billones. Ni vendiendo todo podría pagar lo que debe. Casi la mitad de su deuda es con sus trabajadores, que no fueron los únicos en saquear Pemex, pero tampoco son totalmente inocentes.

Más allá de los privilegios del sindicato, las prestaciones de Pemex son absurdas, impagables. La deuda con sus trabajadores, le digo, cerrará 2015 en cerca de 1.7 billones de pesos y crece cada año en 200,000 millones.

Para que pueda comparar con algo: todo el gasto del gobierno mexicano en 2015 fue de 3.9 billones de pesos. El pasivo laboral de Pemex requeriría casi un año de gasto del gobierno para cubrirse, o casi 18% de todo el valor agregado que producimos en México, es decir, del PIB.

Si no contamos esa deuda, sino solo la deuda financiera, tampoco se ven bien las cosas. El valor neto de Pemex, descontando lo laboral, era de casi un billón de pesos en 2013, bajó a 700,000 millones en 2014 y cerrará 2015 en 300,000 millones.

A ese ritmo, no cierra este año. Por eso le digo que pronto se anunciará su fin. ¿Qué va a ocurrir entonces? Que el gobierno federal tendrá que asumir (casi) todo el pasivo laboral, y buena parte de la deuda financiera de la empresa creada en 1938.

A cambio, exigirá que el sindicato acepte una contracción importante de la planta laboral, y que se puedan vender partes de Pemex, pero limpias, a quien esté dispuesto a apostarle a refinación, petroquímicos, entre otros.

En números redondos, le puedo asegurar que tendremos que pagar, entre todos los mexicanos, algo así como 2.5 billones de pesos, 14% del PIB, que de un día a otro serán parte de la deuda del gobierno, es decir, de usted.

Con ese incremento de deuda quedaremos en el nivel máximo aceptable para un país como el nuestro, emergente. De cualquier forma, seguiremos siendo uno de los países más sólidos en términos financieros, sobre todo si se logra entender entre los grandes inversionistas globales el ahorro de largo plazo que implicaría el cierre de Pemex.

Pero el gobierno tendría menos margen de endeudamiento; no podrá tener un déficit significativo. Y para no tener déficit o se reduce el gasto o suben los impuestos.

No creo que se pueda reducir mucho el gasto (la pura limpieza de la paraestatal petrolera va a ayudar), así que habrá que hacer una reforma fiscal orientada a cobrar más.

No está de más recordar que lo importante para México no es Pemex, sino el petróleo y ese ahí sigue y seguirá, aunque a menor precio. Es solo que la empresa que hicimos para extraerlo nos resultó muy cara, como suele ocurrir con lo que hace el gobierno en todas partes del mundo.

No es una discusión filosófica, es nada más explicarle por qué va usted a pagar más impuestos. Ya ve adónde nos llevan estos experimentos.

*El columnista es profesor en la Escuela de Gobierno del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, conferencista y autor de diversos libros y columnas sobre Economía.

Consulta más análisis de los expertos sobre la situación económica de México en la edición impresa de marzo de la revista Alto Nivel. Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

 

Relacionadas

Comentarios