A Fondo

Menos espacios y más autos ahogan a la CDMX en contaminación

No es el nuevo reglamento de tránsito, es el número de vehículos y las malas políticas públicas, las que están asfixiando a la Ciudad de México

29-02-2016, 5:28:00 PM
Menos espacios y más autos ahogan a la CDMX en contaminación
Darinka Rodríguez

Samantha Reynoso depende de su automóvil para realizar la mayor parte de sus actividades del día, sin embargo, lo que para ella significaba una herramienta para su movilidad hoy constituye una pequeña cárcel que literalmente, la asfixia.

“Parece mentira, pero desde hace unos meses paso más de cuatro horas diarias atrapada en el tráfico; hasta pasar por mis hijos a la escuela es muy complicado”, cuenta. Reynoso realiza un traslado diario de 25 kilómetros de su casa a su trabajo y otros 5 adicionales a la escuela de sus hijos, pero su velocidad promedio no pasa de los 5 kilómetros por hora a las horas en que se traslada, por la mañana y en la tarde.

De acuerdo con especialistas, las modificaciones al programa Hoy No Circula en la Ciudad de México han incidido en el aumento de los índices de contaminación atmosférica y ha impedido que funcione la reducción de velocidad del Nuevo Reglamento de Tránsito como estrategia anticontaminante.

Datos de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México y del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP) señalan que las modificaciones aprobadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al Programa de Verificación Vehicular en julio de 2015 pusieron en marcha a más de 1 millón 600 mil automóviles y de ellos, más de 600 mil lo hacen diariamente gracias a la obtención del holograma cero.

Con esto, los vehículos fabricados antes de 2007 pueden circular diariamente si acreditan que sus emisiones están controladas, sumando 2 millones 341 mil automóviles a las ya de por sí congestionadas avenidas de la ciudad.

En días pasados, investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM indicaron que la solución al problema de la elevada contaminación atmosférica en la Ciudad de México está en reducir el alto número de vehículos en circulación. Pero este problema no es reciente, sino que ha agudizado la ‘pulmonía’ vial de la Ciudad. Cifras del INEGI entre 2005 y 2013 indican que el número de autos registrados en la Zona Metropolitana del Valle de México (que comprende las 16 delegaciones de la Ciudad y municipios conurbados del Estado de México) se duplicó, pasando de 3.5 a 6.8 millones de autos.

No es la velocidad, es el número de autos

Xavier Treviño, integrante del ITDP e investigador del CIDE indicó que los autos que pueden cumplir con la verificación a pesar de que tienen más de diez años han agravado el problema de movilidad en la Ciudad de México y en contraste, la disminución de los límites de velocidad no han tenido incidencia en los índices de contaminación.

“En hora pico 15 vialidades que estudiamos están por debajo de 15 kilómetros por hora y seis de ellas por debajo de los diez, si bien no es novedad, el tema de los límites de velocidad poco tiene que ver con las velocidades existentes hoy en horas pico, la contaminación está ligada contundentemente al número de autos circulando y que no cambian, digamos, a las tres de la mañana”, expuso en entrevista.

Javier González, coordinador del programa “Neutralízate” de la Asociación Pronatura indicó que en promedio un mexicano emite en promedio 6.6 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) a la atmósfera en un año, cuando los estándares internacionales señalan que el límite se encuentra entre 2.5 y 3 toneladas para tener un impacto ambiental sostenible.

“Tenemos que reducir nuestras emisiones al 50 por ciento, y aunque se ha estipulado en las leyes, esto atribuye responsabilidades de política pública pero sobre todo a los ciudadanos y cómo cuantificamos nuestras emisiones”, expresó.

El costo de la contaminación

Datos del Sistema de Monitoreo de Calidad del Aire de la Ciudad de México indican que de febrero 2008 a la fecha han existido mil 251 días en donde los índices IMECA rebasaron los cien puntos, es decir, fueron considerados malos para la salud y de ellos, casi 30 por ciento de los días fueron catalogados como con “muy malas” condiciones del aire. Las zonas Nororiente, Centro, Sur Oriente y Sureste de la Ciudad son las más afectadas por estos índices.

Además de repercutir en la calidad de vida, el ánimo y desempeño de los habitantes, los altos índices de contaminación asfixian también las finanzas públicas y personales.

Cifras del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) señalan que existen pérdidas en productividad de 3.3 mil millones de pesos al año por problemas atribuidos a la contaminación atmosférica, los cuales generan gastos al sistema público de salud del orden de 728 millones de pesos y 5 mil 065 muertes.

De acuerdo con Treviño, en 2020 podríamos llegar a niveles de saturación vial de entre 8 y 9 millones de autos sólo en la Ciudad de México, lo que podría disparar los índices de daño ambiental y a la salud de los habitantes.

“Debemos plantear una agenda racional de movilidad; los políticos no se han atrevido a dar ese paso porque creen que pueden perder votos, la sensación es de que se pierde apoyo político y por eso no hemos tenido avances, necesitamos posturas con cierto riesgo pero ante la situación no hay de otra”, concluyó Treviño.

Relacionadas

Comentarios