HistoriasProtagonistas

Bernie Sanders, el ‘socialista’ que apoyan los jóvenes de EU

Su discurso antisistémico e idealista esta logrando incrementar la participación de los millennials y lo ha posicionado muy cerca de Hillary Clinton.

27-02-2016, 11:50:40 PM
Bernie Sanders, el ‘socialista’ que apoyan los jóvenes de EU
Santiago Betancourt

“Esta campaña enviará un mensaje a los millonarios: ¡No pueden tenerlo todo!”, así empieza el video oficial de la campaña de Bernie Sanders. Un senador de Vermont, de 74 años, que busca arrebatarle a Hillary Clinton la nominación del partido Demócrata. ¿Podrá Sanders con un discurso anticorporativos y con el apoyo de los jóvenes convertirse en Presidente de Estados Unidos? 

Sanders nació en Brooklyn, Nueva York. Estudió en el Brooklyn College de la misma ciudad y en 1960 se transfirió a la Universidad de Chicago para estudiar una licenciatura en Ciencia Política.

Como universitario, Sanders estudió en una época muy política. Desde Chicago vivió los años más intensos de la Guerra Fría, la crisis de los misiles y la lucha racial liderada por Martin Luther King Jr. Bernie era un estudiante políticamente activo en estas movilizaciones y protestas e incluso terminó arrestado en una de ellas.

Al terminar la carrera se mudó al estado de Vermont, uno de los menos habitados del país, donde se dedicó a la carpintería y a trabajar como cineasta. Y en 1981 buscó la alcaldía de la ciudad de Burlington, la ciudad más grande del estado, que en esa época tenía 115 mil habitantes, actualmente tiene 42 mil. Ganó la elección por una diferencia de 10 votos.

Gobernó Burlington por dos periodos y desde entonces se centró en políticas públicas “socialistas” como vivienda asequible, impuestos progresivos, protección al medio ambiente, atención infantil, derechos de la mujer y programas para la juventud y las artes.

“Uno de los principales problemas del país es la desigualdad de ingresos”, explica Rachel Casey, una estudiante de 3º año (Junior) en la Universidad de Louisville. Para ella, Sanders hace buen clic con los universitarios porque “habla fuertemente del cambio y la esperanza. Dos palabras que enganchan muy bien con los jóvenes cansados de las reglas de las viejas generaciones”.

Sanders continuó su carrera política en Washington D.C. para representar a Vermont en la Cámara de Representantes, el símil a la Cámara de Diputados en México. Aquel estado solo cuenta con un asiento en la Cámara y Sanders lo mantuvo por 15 años, desde 1990, reeligiéndose cada dos, hasta que en 2006 decidió buscar una posición en el Senado.

“El gran mérito de Sanders es lograr que los llamados millennials se interesen y participen en la política, su discurso antisistémico e idealista esta logrando incrementar la participación de este demográfico y Sanders es dueño del 80% de su voto”, explica Roberto Morris, Socio Fundador de Central de Inteligencia Política.

Cuando llegó al Capitolio por primera vez, el Washington Post declaró que Bernie era el “primer socialista en décadas electo en el Congreso”. Y su visión no ha cambiado con los años. Frases como “esta campaña se trata de regresar a los americanos a trabajar en trabajos bien pagados” o “como presidente, lucharé para que las inscripciones a las universidades públicas sean gratuitas”, llenan sus discursos. Promesas que también gustan a los jóvenes.

Como muchos estudiantes de la universidad, Rachel escogería a Sanders sobre Clinton porque cree que Bernie se pegaría más firmemente a su agenda, mientras que es más probable que Hillary se atore en el proceso legislativo y en el discurso político.

De acuerdo al Pew Research Center, en 2008, Barack Obama se llevó el 66% de los votos de jóvenes entre 18 y 29 años, pero esto no fue suficiente para que ganara, necesitó otros segmentos de votantes. Sin embargo, lo que sí ayudó a la campaña de Barack, fue que esos votantes menores a 30 años motivaban a sus parientes a votar por el senador demócrata.

¿Puede el discurso socialista de Sanders y el apoyo de los jóvenes llevarlo a la Casa Blanca? “Creo que podría ser un buen presidente, pero no sé si podría serlo en este momento. Tengo serias dudas de su capacidad de liderazgo y de negociar con los Republicanos, una competencia necesaria para cumplir cualquier cosa en el clima político actual”, explica Rachel.

Relacionadas

Comentarios