HistoriasNegocios

Kia llega tarde a la fiesta, pero arrebata el pastel

La firma automotriz coreana va por 5% del mercado mexicano. Además, utilizará a México como plataforma de exportación. ¿Cómo lo logrará? Horacio Chávez, su CEO, nos cuenta.

26-02-2016, 9:00:58 AM
Kia llega tarde a la fiesta, pero arrebata el pastel
Sergio Castañeda Montiel

En 1519, durante la conquista de México, Hernán Cortés echó a pique sus naves para dejar en claro a sus hombres que la retirada era imposible. Hoy, Horacio Chávez, director general de Kia Motors México, utiliza ese episodio de nuestra historia para, de igual manera, dejar en claro que la firma automotriz surcoreana llegó a nuestro país para quedarse y conquistar a los consumidores mexicanos.

Y todo parece indicar que así será, pues en sus primeros tres meses de ventas (julio-septiembre de 2015) colocó 4,830 vehículos, a pesar de contar solo con tres modelos en su portafolio de productos: el sedán Forte y las SUV Sportage y Sorento.

¿Cómo lo logró? Lanzando una impactante campaña de mercadotecnia para dar a conocer la marca (solo 2% de los mexicanos la conocía), que incluyó un tour por las ciudades donde abriría agencias. En este evento participaron más de 24,000 personas y se realizaron cerca de 5,000 pruebas de manejo, logrando más de 400 apartados o preventas. Además, Kia ofreció a sus clientes una garantía de siete años o 150,000 kilómetros, la más extensa del mercado.

“Para 2015, teníamos una meta de ventas de 7,000 unidades (julio–diciembre), pero gracias a los buenos resultados en los primeros tres meses, la cambiamos a 9,000 unidades, cifra que también se quedó corta, pues cerramos con 11,021 autos. Este año buscaremos vender 25,000 unidades, que nos colocaría en el Top Ten de las marcas de autos en México (hasta diciembre ocupaba el lugar 15)”, explica Chávez en entrevista con Alto Nivel.

En 2016, la compañía fortalecerá su portafolio de productos con el lanzamiento de tres modelos más: uno de ellos es el Optima. Además, crecerá el número de agencias, alcanzando un total de 66 en todo el país

Kia Vs. El Bronco

La cereza del pastel, sin duda, es la planta de ensamblaje de Pesquería, Nuevo León, cuya construcción arrancó en octubre de 2014. En dicho proyecto, Kia invirtió más de 1,000 millones de dólares. La compañía quiere aprovechar las ventajas competitivas que ofrece México (tratados de libre comercio, mano de obra calificada e infraestructura logística) para exportar a Norteamérica y Sudamérica. 

El complejo industrial, el primero de la firma automotriz en México y Latinoamérica, inició pruebas de producción y ajustes en octubre pasado, las cuales culminarán a mediados de 2016 con la producción del modelo Forte y un subcompacto, que se especula sería el modelo Río. La planta, que dará empleo a 3,000 personas (en diciembre había 1,400 empleados trabajando), fabricará 300,000 vehículos anualmente y aportará un crecimiento de 10% a la capacidad de producción de Kia.

Sin embargo, la planta de Pesquería ha estado en la mira del nuevo gobierno que encabeza Jaime Rodríguez Calderón (El Bronco), quien desde su llegada había tenido diferencias con la armadora coreana, al considerar que ésta recibió apoyos excesivos por parte de su antecesor, Rodrigo Medina de la Cruz, para instalarse en la entidad.

Pero lo que todos anticipaban como el inicio de un conflicto de grandes dimensiones, concluyó en una aparente negociación entre la Secretaría de Desarrollo Económico y los directivos de Kia. En enero pasado, El Bronco dijo que la compañía recibirá un trato justo de parte de su administración. “Se les tiene que dar las facilidades y los apoyos necesarios para que las inversiones se hagan.”

De hecho, el gobierno reactivó proyectos para el desarrollo de la planta armadora coreana y sus proveedores, que ya cuentan con energía eléctrica, 70 MVAs de potencia (megavoltiamperio, unidad de potencia aparente utilizada en grandes instalaciones de generación de energía eléctrica, como centrales hidroeléctricas y otras), el doble con lo que opera la planta de General Motors en Coahuila.

También se reactivó el proyecto para la reubicación del gasoducto y los trámites ambientales necesarios que se dejaron pendientes desde 2014.

Asimismo, las obras de agua y drenaje fueron concluidas en febrero pasado. Además, se encuentran en ejecución las obras de agua industrial, drenaje sanitario, puentes viales, conexiones de gas natural y telecomunicaciones; y se iniciaron las obras de drenaje pluvial y la construcción de espuelas de ferrocarril.

En un futuro no muy lejano, la firma contempla no solo crecer la capacidad de producción de la planta de Pesquería, sino también construir un centro de innovación y desarrollo.

Con la meta de alcanzar en cuatro años y medio una participación de mercado de 5%, Horacio Chávez dice confiado: “Llegamos tarde a la fiesta, pero ya estamos aquí.”

Relacionadas

Comentarios