Opinión

Por qué una empresa necesita un Gobierno Corporativo

Todos los líderes necesitan un Jasón que les ayude a sortear las adversidades para conseguir el vellocino de oro, un Gobierno Corporativo hace justo eso.

24-02-2016, 2:13:20 PM
Por qué una empresa necesita un Gobierno Corporativo
Víctor Mata

Uno de mis mitos griegos favoritos es el vellocino de oro, todos hemos escuchado hablar sobre cómo Jasón lideró a un grupo de héroes para ir en busca de este mítico tesoro para reclamar lo que por derecho le correspondía: el trono de Yolcos.

Y es que actualmente todas las organizaciones necesitan un Jasón interno que les ayude a aprovechar las oportunidades y debilidades que se tienen, con el enfoque de tomar en todo momento las mejores decisiones para la organización.

Las organizaciones requieren una figura integral que permita sortear las adversidades (económicas y financieras del exterior) y convertirlas en oportunidades de negocio contundentes. Esta figura es el Gobierno Corporativo, que ha permitido a compañías de clase mundial, desarrollarse en un ecosistema con mercados muy competitivos, crear innovaciones de productos y servicios para posicionar una marca propia en el mercado.

Gobierno Corporativo y sus funciones

Bajo este escenario la definición de Gobierno Corporativo es fundamental y conformarlo de manera robusta ayudará a institucionalizar a la organización y crecer.

Un Gobierno Corporativo se compone de una Asamblea de Accionistas, Consejo de Administración y Alta Dirección, estas son figuras que tienen un conjunto de funciones y peso mayores a las que generalmente uno identifica y que no deben dejarse pasar:

1.- Implantar un gobierno corporativo es un beneficio directo a compañías de cualquier tamaño y giro.

2.- NO son órganos enfocados a tomar solo decisiones financieras y  de desarrollo normal del mercado. Están destinados a desarrollar estrategias innovadoras, cambios en los paradigmas al ofrecer productos y servicios para el cliente final y reformar los procesos de negocio para encaminarlos al siglo XXI.

3.- Implantar Gobierno Corporativo facilita el acceso a financiamientos, inyección directa de capital y credibilidad en el mercado; haciendo que las inversiones sean más atractivas, lo que a su vez puede impulsar el crecimiento.

4.- Reducir el riesgo de que se produzcan crisis financieras, cuyos costos económicos y sociales suelen ser devastadores.

5.- La Ley para el Mercado de Valores, entre otras disposiciones, establece que 25% del Consejo de Administración de una empresa pública debe ser cubierto por consejeros independientes.

Esto no es hecho exclusivo para organizaciones grandes que ya cotizan en Bolsa. ¿Por qué no comenzar desde abajo con consejeros que nos apoyen y guíen para integrarnos a un mercado tan competido? ¿Por qué no aprovechar la experiencia del mercado para dejar de pensar en que sólo soy empresa mediana y que puedo llegar a ser una organización de alto nivel con una presencia nacional e internacional?

Impactos medibles

El impacto del gobierno corporativo en las instituciones está estadísticamente plasmado. No es necesario que reinventemos el hilo negro, por ejemplo, según datos de la Small Business Administration (www.sba.gov), 73% de las compañías de nueva creación o “startups” nacidos en 2005 habían desaparecido en 2010, cinco años después. En pocas palabras, la mayoría de las organizaciones no pasa a la siguiente etapa. Un pronóstico estimado, es que la esperanza de vida promedio de un negocio familiar consolidada es de 25 años, mientras que las gestionadas de manera institucional en ese mismo período de tiempo viven en promedio 50 años o más, llegando a las siguientes generaciones.

La familia ¿a veces un activo, a veces una carga?

Una situación frecuente y compleja en las organizaciones, donde el capital y las ideas provienen de un grupo reducido (padres o hijos), es que se espera que participen como socios o empleados. Este concepto tiene muchos riesgos, ya que generalmente se prefiere tener parientes que empleados contratados, por “la confianza” y por “el deseo de desarrollar la empresa“. Sin embargo, hay que ser muy cuidadosos en este aspecto, ya que si deseamos desarrollar la compañía, generar patrimonio a la familia o cumplir responsabilidades con accionistas, se debe tener muy claro que quienes se integren y reciban un salario deben tener las habilidades necesarias para ganarse ese derecho, y en el futuro hacerse cargo de los puestos directivos.

Si la persona no es lo suficientemente competente como para merecer el puesto por méritos propios, lo que hace es debilitar a la organización y paulatinamente generar una quiebra.

Durante las siguientes entregas iremos analizando las situaciones económicas que afectan las compañías, nuevos modelos operativos e innovadores, adquisiciones o fusiones propias y de la competencia, siempre analizando el cómo los tomadores de decisión deben aprovecharlas en beneficio de su organización.

El autor es Socio de Negocio & TI – Banca de Inversión México. Asesor Empresarial, Inteligencia de Negocios y Analítica para México, Centro y Sudamérica.

 

Relacionadas

Comentarios