A Fondo

Cómo ‘enferma’ la influenza a la economía mexicana

Mientras el número de afectados crece, las farmacias acusan desabasto y los pacientes señalan costos excesivo de los medicamentos.

24-02-2016, 10:41:13 AM
Cómo ‘enferma’ la influenza a la economía mexicana
Darinka Rodríguez

Entre amigos y familiares es común escuchar del cierre de escuelas a causa de la influenza. En algunos casos es por cuatro días (período en que el virus muere), en otros casos es por más tiempo, según el número de alumnos que reporten este padecimiento. No existe un dato específico de cuántas escuelas han cerrado en el país, pues el número varía de un día a otro.

En silencio, la alerta crece. Los datos duros los tiene la Secretaría de Salud (SSA), que señala que de octubre a la fecha se han registrado 1,997 casos de influenza, 55.6 por ciento pertenecen al tipo H3N2, 30 por ciento al AH1N1 y 10.9 por ciento del tipo B.

Asimismo, se contabilizan 79 defunciones, de las cuales 68 por ciento son atribuidas al tipo AH1N1, 18 por ciento al AH3N2 de carácter estacional, 9 por ciento a influenza tipo B y 5 por ciento de otras categorías.

De acuerdo con analistas, el virus de la influenza en sus diferentes subtipos afecta no sólo la salud y el bolsillo de quien la padece, sino también las finanzas públicas de las instituciones de salud e incrementa las ganancias de los fabricantes de antivirales para combatirla.

El costo de tratamiento

Jaime Bustos Martínez, titular del departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco indicó que un paciente con influenza debe ser tratado con oseltamivir, conocido por su nombre comercial de Tamiflú, el cual tiene un costo que va de los 480 a los 500 pesos en farmacias particulares.

De acuerdo con el especialista, el tratamiento por este virus en promedio es de siete días si no existen complicaciones, que principalmente se presentan en niños y adultos mayores o personas con obesidad o inmunodeficiencias.

“El tratamiento recomendado es un antiviral, si no se cuenta con él, se toman medicamentos contra la fiebre y la recomendación es mantener a los pacientes hidratados y contra el dolor”, expuso.

Pablo Kuri Morales, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, afirmó que a nivel nacional el sector público cuenta con el abasto suficiente de medicamentos para combatir la influenza estacional, con una reserva estratégica de 40 mil tratamientos antivirales.

No obstante, de acuerdo con un sondeo realizado por Alto Nivel con habitantes de la Ciudad de México, Morelos y el Estado de México arrojó que las farmacias y médicos particulares han llegado a suministrar una caja de este medicamento hasta en mil 500 pesos ante el desabasto que han tenido las droguerías particulares.

¿Hay desabasto?

Datos de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex) hasta este martes indican que existe un desabasto de Tamiflú en 52 por ciento de las poco más de 30 mil farmacias particulares que existen en el país.

Pascual Feria, presidente de esta asociación refirió que este desabasto es temporal debido a que Laboratorios Roche, productor de este medicamento, dio preferencia a las grandes cadenas, por lo que se espera que en los próximos días los establecimientos cuenten con abastecimiento del medicamento en su totalidad.

Sin embargo, si la enfermedad tuviera alguna complicación por falta de medicamento o falta de atención médica, los costos de hospitalización son de 575 dólares en promedio (cerca de 10,000 pesos), de acuerdo con la America’s Health Foundation (AHF).

“El mejor tratamiento es la prevención, es decir, la vacunación y la higiene: el lavado de manos, usar cubrebocas y tratar de no estar cerca de personas infectadas”, refirió Bustos.

En los sistemas de salud público la vacuna contra la influenza no tiene costo para niños y adultos mayores, pero si un adulto joven requiere de una vacuna su costo oscila entre los 390 y los 600 pesos en instituciones privadas.

El costo a la salud pública

A diferencia de la crisis de 2009 por el aumento de casos de influenza AH1N1, en esta ocasión no se decretó una emergencia sanitaria ya que no se trata de un virus nuevo, indicó Bustos. “Muchas personas ya tienen inmunidad contra esa cepa y no es tan grave como ese año, donde combatíamos un virus realmente nuevo”, expuso.

Sin embargo, los efectos del virus se dejaron sentir en las finanzas públicas. En 2009 la Secretaría de Salud estimó que el gobierno gastó alrededor de 1,750 millones de pesos sólo para controlar y prevenir la propagación de la influenza, esto es 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto y 67.5 por ciento del gasto del sector salud en ese año.

En tanto, a nivel internacional se pierden aproximadamente 111 días laborables por enfermedad, alrededor de 7 mil millones de dólares por año en días de licencia por enfermedad y pérdida de productividad, según la AHF.

Por otro lado, la industria farmacéutica se vio beneficiada del repunte de virus en 2009. Tan sólo el primer semestre de ese año, cuando se dio el auge del virus AH1N1, la farmacéutica Roche creció sus ventas 11 por ciento debido a la demanda de Tamiflu, con ganancias por 18 mil millones de dólares según indicaron reportes de la empresa.

Relacionadas

Comentarios