'; Alto Nivel
A Fondo

¿Cómo será el proceso de la libre importación de gasolinas?

Es un hecho que en los próximos meses veremos nuevas ofertas de gasolina y diésel, sin embargo, ¿cómo será el proceso y en qué te afecta?

23-02-2016, 8:16:53 AM
¿Cómo será el proceso de la libre importación de gasolinas?
Alejandro Medina González

A partir de los próximos meses, las opciones Magna y Premium no serán las únicas que verás en las gasolineras mexicanas. Esta apertura en la venta de diésel y combustible estaba planeada para 2017, pero un decreto presidencial publicado este martes lo avala para realizarse a partir del 1 de abril.

La libre importación de combustibles es un proceso contemplado en la Ley de Hidrocarburos, pero ¿qué significa esta medida? Básicamente que, desde la nueva fecha pactada, las empresas tanto nacionales como extranjeras tendrán la posibilidad de traer gasolinas y diésel para comercializar en territorio nacional.

La proyección de los analistas es que con esta decisión rápidamente el mercado de combustibles en México se acelerará, con el objetivo de atraer al comprador a través de una mayor oferta de precios. Sin embargo, si piensas en tu bolsillo, será hasta 2017 e inclusive 2018, cuando finalmente seas testigo de los beneficios económicos. La razón de esto es que para este año los precios aún estarán controlados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que los mantendrá en un rango de entre 13.16 y 13.98 pesos.

¿Qué veremos próximamente?

Para este año presenciaremos la aparición paulatina de nuevas opciones de venta de combustible. Con esto, la sociedad tendrá la oportunidad de acceder a variantes de gasolinas que irán más allá de las típicas calidades Magna y Premium que hasta hoy habían sido manejadas por Petróleos Mexicanos (Pemex).

A corto plazo también aparecerán nuevos grupos gasolineros que apoyarán la diversificación de opciones. Las primeras aperturas de nuevas estaciones podrían empezar a darse sobretodo en la frontera, a la cual sería mucho más fácil empezar a trasladar combustibles importados, con el objetivo de reducir cuanto antes los precios que ya no están homologados con los de Estados Unidos, como sucedió durante mucho tiempo.

Este proceso también traería ventajas para Pemex, que, de acuerdo con analistas, podría mejorar sus finanzas gracias a que los privados le quitarían parte de la responsabilidad en la logística de la importación del combustible.

Puntos pendientes

Aún cuando la decisión de adelantar la importación de gasolinas y diésel anunciada por el presidente ya aparece publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la preocupación de los empresarios mexicanos pasa ahora por el “¿cómo?”.

José Ángel García Elizondo, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo, comentó a El Financiero que aún no existe claridad acerca de cuáles serán las previsiones bajo las cuales se instrumentará la medida.

En específico, indica, existe recelo respecto a la manera en que se podrá traer el combustible a México, ya que no se sabe si se podrá acordar con Pemex la posibilidad de usar su infraestructura de ductos o si las empresas tendrán que hacer una fuerte inversión en ese sentido.

Es importante aclarar este tema, pues de no hacerlo sería un riesgo para el abasto de la gasolina. Los 9,000 kilómetros de poliductos que hay en el país que llevan la Magna, Premium y Diésel de las refinerías (al consumidor) son insuficientes y existiría desabasto si se utilizarán para importar.

Empresas interesadas

La Secretaría de Energía (Sener) asegura que existe interés de varias empresas por empezar a trabajar en la importación de combustibles.

A pesar de que no se requerirá de participar en ningún tipo de licitación para poder subirse a este barco, sí se requerirá que las compañías interesadas tramiten ante la Sener y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) una serie de permisos para la importación, comercialización e infraestructura.

Beneficios según el DOF

Este proceso que iniciará en abril México traerá como consecuencia, de acuerdo con lo que publica este martes la Sener en el DOF, una serie de seis beneficios puntuales que a continuación te presentamos.

1.- Incentivar la libre competencia, eliminando restricciones en el modelo de suministro actual.

2.- Establecer condiciones para que el consumidor tenga acceso a precios por debajo del máximo, particularmente en zonas fronterizas, puntos de internación y lugares con costos de logística menores al promedio.

3.- Incentivar la inversión en infraestructura de transporte y almacenamiento a partir de 2016, lo que redundará en una mayor seguridad energética.

4.- Incrementar las alternativas de abasto eficiente de combustibles, fortaleciendo la red de proveeduría.

5.- Propiciar las mejores condiciones en preparación a la apertura plena del mercado de gasolinas y diésel en 2018.

6.- Incrementar el número de las estaciones de servicio.

Relacionadas

Comentarios