HistoriasNegocios

Automotriz: benditas piezas originales

Los servicios de mantenimiento y la venta de autopartes resisten el clima de incertidumbre.

18-08-2010, 2:36:43 PM
Automotriz: benditas piezas originales
Isabel Del Ángel y Martha Lydia Anaya

Mientras la comercialización de vehículos nuevos registró una caída de 26.4% en el mercado mexicano en 2009, la venta de refacciones y accesorios se incrementó 6% debido a que los propietarios de un automóvil optaron por darle mantenimiento a su modelo actual en lugar de comprarse uno nuevo.

José de Jesús Calderón, presidente de la Asociación Nacional de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones Automotrices (Aridra), explica que el mercado de refacciones en México tiene un valor de 6 mil 600 millones de dólares, que se reparten entre 40,000 refaccionarias y emplea a 160 mil personas en el país.

Este año, como consecuencia de la lenta recuperación, la venta de refacciones para autos crecerá 10% apoyada por el tuning (personalización de autos), que impulsará la venta de accesorios, como pantallas y demás equipo de sonido y video, principalmente.

En cuanto a la piratería o refacciones chatarra, ésta se ha mantenido relativamente controlada, gracias a que 40% de los automovilistas ¡son mujeres! Este factor hace que se exija mayor calidad o que por precaución ellas vayan directamente a las agencias de origen o a las refaccionarias bien establecidas para comprar piezas originales, en lugar de ir a locales no certificados e inseguros.

A marcha segura

México tiene una industria automotriz y de autopartes, tanto para equipo original como para el mercado de repuestos, con más de 50 años de experiencia. El 60% de la producción se exporta, genera 400 mil empleos directos y tiene un potencial de ventas de 87,000 millones de dólares al año.

Sophie Pons Méndez, gerenta de Estudios Económicos de la Industria Nacional de Autopartes (INA), comenta que en 2009 el valor de la producción fue de 41,500 millones de dólares, versus los 58,300 mdd registrados en 2008.

Por su parte, Agustín Ríos Matence, presidente de la INA, dice que en enero de este año el valor de producción de las autopartes creció 65% con relación al mismo mes del año pasado. El directivo no precisa cifras más actuales, pero se muestra optimista del potencial de esta industria: “Sí estamos creciendo. El empleo se ha venido recuperando: simplemente en enero de este año recuperamos 5,000 plazas y si Estados Unidos, que es nuestra principal fuente motora, se sigue recuperando, creceremos del 18 al 20%”, asegura.

Lo cierto es que las expectativas de recuperación para la industria automotriz se ven aún muy lejanas. Si se cumplen una serie de requisitos, como la estabilidad económica y no un “rebote” de la recesión que hubiera de retornar de no cumplirse los objetivos macroeconómicos, 2010 podría cerrar con ventas de entre 820,000 y 875,000 vehículos.

Este análisis confirma que el mercado de repuestos (refacciones y accesorios) continuará un crecimiento estable, en tanto que el mercado de autopartes de equipo original se verá afectado directamente por las políticas de incentivos fiscales para la industria automotriz.

En opinión de Brendan LaCerda, economista en jefe de análisis macroeconómicos de Global Insight, aspectos como la violencia y la delincuencia son ya síntomas serios que podrían estar desalentando la inversión extranjera en el país.

LaCerda es conciente de que en México no se ha dinamizado aún la venta de automotores como antes del 2008 debido a factores como la gran dependencia del petróleo que representa el 40% de los ingresos del país con bajas en los precios internacionales, una recaudación fiscal deficiente, déficit en la cuenta corriente y un gasto “blando” del gobierno.

“Si se hace un comparativo –dice– de las ventas en Estados Unidos y en México. Allá el 70% de la comercialización se hace a través del financiamiento bancario, mientras aquí los bancos no hacen su parte. La reactivación de la industria en Norteamérica se ha dado de manera acelerada, mientras en México es lenta y llevará hasta finales de 2011 para verse realmente el fin de la crisis”.

Mantenimiento, oportunidad de negocio

El estudio de la consultora Deloitte Damas y caballeros, enciendan sus motores de servicio: Compitiendo por la excelencia en el servicio de la industria automotriz, muestra que tanto el servicio como las autopartes son operaciones más resistentes en un clima de incertidumbre económica, ya que dan ganancias que alcanzan, en promedio, a más de 50% de lo que generan otras áreas del negocio automotriz.

“En estos tiempos difíciles, cada vez más los consumidores se la piensan dos veces antes de comprarse un auto nuevo. En cambio, estos mismos consumidores están extendiendo la vida de su vehículo actual a través del servicio y el mantenimiento regular del mismo”, asegura Gabriel Renero, socio líder de la industria de Manufactura en Deloitte México.

“Esto representa una verdadera oportunidad para el sector de manufactura de refacciones originales, así como para las compañías productoras y los distribuidores automotrices, de tal forma que utilicen la coyuntura actual para moderar la volatilidad en la venta de nuevos vehículos e impulsar los ingresos en sus negocios”, comenta.

Estimaciones de Deloitte suponen que las operaciones de servicio y autopartes contribuyen, en promedio, con 36% de los ingresos de las empresas manufactureras automotrices. Aún así, la mayoría de las empresas tiene mucho por hacer antes de cosechar el inmenso potencial que ofrecen las ventas por servicio y autopartes en clientes actuales (“cautivos”) y potenciales.

“Además de la gran oportunidad y el impacto positivo en ventas y utilidades, las empresas que pongan énfasis en trabajar para mejorar sus operaciones de servicio y autopartes podrán además obtener una reducción significativa de sus costos actuales y mejorar la lealtad entre sus clientes”, explica Renero.

Al respecto, un factor clave para el éxito del negocio de servicio y mantenimiento es el cumplimiento en las fechas de entrega por parte de los fabricantes de equipo original. Según la investigación referida, sólo una cuarta parte de las automotrices entregan sus piezas en tiempo en 96% de los requerimientos.

“No es suficiente elevar el tema de las operaciones de servicio y autopartes en la agenda corporativa de las empresas automotrices. Lo que hace la diferencia es cómo las empresas ejecutan su plan. Hay mucho en juego que puede impactar en la percepción de los consumidores si las operaciones de servicio y la disponibilidad de autopartes o refacciones se maneja de acuerdo con las expectativas que tienen sus clientes”.

“Las empresas automotrices se están dando cuenta que requieren centrarse en el negocio del servicio si quieren sobrevivir, particularmente en estos tiempos difíciles. El manejo sin respuesta de las quejas de los clientes, el manejo ineficiente de las garantías, así como del servicio reactivo, irregular y caro, puede significar la muerte lenta de una marca”, concluye el analista.

www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios