HistoriasProtagonistas

Donald Trump, el empresario del ‘reality’ político

Su nombre es sinónimo de éxito en los negocios, se ha caracterizado por ventilar su vida privada y perfila con fuerza para ser el candidato republicano a la presidencia de EU.

19-02-2016, 5:26:57 PM
Donald Trump, el empresario del ‘reality’ político
William Turner M.

Nota del Editor: Este perfil forma parte de un serial en el que profundizaremos sobre los distintos aspirantes a la presidencia de Estados Unidos. Te invitamos a estar al pendiente de nuestra cobertura para consultar todos los perfiles demócratas y republicanos.

Donald Trump, el estridente empresario estadounidense que en menos de un año atrajo la atención política de Estados Unidos, parece convertirse en un dolor de cabeza para los republicanos que también pelean por la Casa Blanca.

Y aunque Trump en varias ocasiones había hecho guiños a la política, nunca ha estado tan cerca de alcanzar la nominación para postularse a la presidencia. Su carrera en los negocios y hasta en la política ha sido un libro abierto. Hay más misterio en su peinado que en la manera en la que forjó su emporio y sus aspiraciones políticas.

El origen de los Trump

El abuelo de Doland, Frederick Trump, nació en Alemania. A los 16 años decidió que su pintoresco pueblo Kallstadt no le era suficiente y llegó como inmigrante a Nueva York en 1885. Ahí fue donde nacería su hijo Fred Trump, un brillante desarrollador inmobiliario que pronto se hizo destacar.

Fred se casó con una inmigrante escocesa, Mary Anne MacLeod, con quien tuvo cinco hijos, entre ellos Donald, que nació en Nueva York en 1946.

El primer aprendiz

Donald Trump aprendió el negocio inmobiliario de su padre, que amasó una gran fortuna realizando complejos habitacionales en Queens y el Bronx. Él decidió no estar a la sombra de su progenitor e intentar suerte en Manhattan.

Su padre le cedió el control de su empresa Elizabeth Trump & Son, que Donald transformaría a Trump Organization. Este negocio le permitió crear su propia fortuna, que se materializaría en su icónica Trump Tower de Nueva York en la década de los 80. Por años, este rascacielos de 202 metros de altura simbolizó el poder de este multimillonario.

Su ‘apuesta’ por los negocios

La década de los ochenta fue definitiva para asegurar su nombre entre los listados de los multimillonarios gracias a su incursión en los casinos. Trump vio en Atlantic City, en Nueva Jersey, una oportunidad de oro tras la aprobación de los centros de apuestas en el estado. 

Poco a poco logró apoderarse de los principales casinos: el Trump Plaza Hotel and Casino, Trump’s Castle y la cereza del pastel: el Trump Taj Majar, el casino hotel más grande del mundo de su tiempo.

No es sorprendente que Bob Gale, escritor de la cinta Volver al futuro II, haya dicho en una entrevista que el personaje de Biff Tannen sea un guiño a este magnate de los hoteles casino. No hay que hacer uso de mucha imaginación para sacar similitudes con sus centros de apuestas y el Hill Valley distópico de 1985.

Crisis en el imperio

La década de 1990, además de ser famosa por su moda y la música pop, trajo una primera crisis para el sector inmobiliario y los bienes raíces, el corazón de la fortuna de Trump. En menos de cinco años su fortuna se redujo de 1,700 millones de dólares a 500 millones.

Pero si algo se ha reconocido de Trump, es su ‘tripa’ para hacer negocios. A través de una serie de préstamos e inversiones logró un rápido repunte. Los que auguraron el colapso de su imperio, quedaron impactados por haber terminado en 1997 con una fortuna de 2,000 millones de dólares.

‘Reality’ Trump

Este magnate tuvo oportunidad de aprender a resistir el embate mediático por su poca discreta vida matrimonial. O, mejor dicho, sus rupturas matrimoniales.

El divorcio de su primera esposa, Ivana Trump hizo bastante eco entre revistas del corazón y los programas de espectáculos. Ivana, una diseñadora y exatleta nacida en la desaparecida Checoslovaquia, fue su pareja de 1977 a 1992. Con ella tuvo tres hijos: Ivanka, Donald Jr. y Eric Trump.

Tuvo otro fugaz matrimonio con Marla Maples, con quien tuvo a su hija Tiffany Trump. Y ahora se encuentra casado con Melania Trump, casi 25 años menor que él, y madre del pequeño de 9 años, Barron Trump.

Aunque la exposición de su vida íntima dio bastante material televisivo, fue hasta 2004 que tuvo su reality show en forma: El aprendiz.

En el programa transmitido por la cadena NBC, jóvenes trabajadores tuvieron que soportar sus escandalosos regaños para obtener un puesto en su empresa. Y es que, a diferencia de su habilidad amorosa, Trump sí era garantía de éxito en los negocios.

La televisión le ayudó para posicionarse entre los hogares de Estados Unidos, oportunidad que no estaba dispuesto a desaprovechar.

Zoon Politikon

El paso de Donald Trump por la política no es reciente. Ya a inicios del 2000 había intentado obtener una candidatura presidencial que no prosperó.

Aunque los años no pasaron en balde, pues en 2012 regresó con una agresiva campaña en la que aseguraba tener pruebas de que el presidente Barack Obama no había nacido en territorio estadounidense. De haberse comprobado, Obama había sido depuesto de su cargo. Su intento fracasó.

Te recomendamos leer: Elecciones en EU: todo lo que necesitas saber

Pero en 2015 tuvo su revancha definitiva, al anunciar que contendería por la candidatura presidencial del Partido Republicano. Y arrancó lanzando severas afirmaciones sobre los mexicanos. Sus ocurrencias ya han afectado a su bolsillo, pues la cadena NBCUniversal rompió relaciones con Trump, eliminando la transmisión de Miss Universo, que producían en mancuerna. La cadena Macy’s también cesó la venta de su línea de ropa.

Para sorpresa de muchos, y a pesar de su lenguaje agresivo, es una de las figuras fuertes en la carrera presidencial. Incluso arrasó en el Caucus de New Hampshire.

Su más reciente regaño provino del Vaticano, pues el papa Francisco se refirió a la actitud de Trump como “contraria a la cristiandad”, por su insistencia en construir un nuevo muro entre México y Estados Unidos para evitar la migración, uno de los temas más importantes en la agenda política del Papa.

Parece ser que Trump no tiene a Dios de su lado.

Relacionadas

Comentarios