'; Alto Nivel
HistoriasManagement

5 lecciones de Atticus Finch en ‘Matar a un ruiseñor’

El personaje central de la única obra de Harper Lee, un abogado encarna el valor universal de la justicia, que busca transmitir a sus hijos con estas enseñanzas.

19-02-2016, 1:16:31 PM
5 lecciones de Atticus Finch en ‘Matar a un ruiseñor’
Rocío Camarena Muñoz

“Matar a un Ruiseñor” es sin duda alguna una de las obras literarias de ficción más importantes escrita por una estadounidense: Harper Lee, quien falleció el día de hoy a los 89 años en Monroeville, Alabama, su ciudad natal, dejando un legado importante en su obra sobre los valores de la humanidad.

Su libro, el cual vendió más de 10 millones de copias, la llevó a ganar el premio Pulitzer en 1961 por libro de ficción del año, convirtiéndola en una celebridad literaria, un papel que ella nunca aceptó y que veía opresivo en la sociedad.

La historia de Lee está llena de enseñanzas de vida; Atticus Finch, su personaje principal es un abogado viudo que trata de educar y sacar adelante a sus hijos Jem y Scout, mientras decide defender a Tom Robinson, un hombre negro acusado de violar a una mujer en Alabama en los años treinta, un estado en ese momento empobrecido por la Gran Depresión y con un racismo extremo.

El libro tuvo su propia versión cinematográfica protagonizada por Gregory Peck, quien dio vida a un abogado que defendió a un hombre negro por ser acusado falsamente de violar a una mujer blanca, sumando éxito y seguidores a la escritora.

Lee sorprendió al mundo literario en julio de 2015 cuando después de 55 años publicó su segundo libro “Ve y pon un Centinela” (un borrador de su obra maestra) con los mismos personajes dos décadas después y un punto de vista diferente respecto al de su primera novela.

Retomando algunas de las frases de este personaje te presentamos cinco enseñanzas de vida para los lectores.

1.- Aprende a ser empático

Todos tenemos una historia y por eso Atticus Finch, quiere que sus hijos, principalmente Scout, aprendan a no juzgar ni condenar a otras personas, especialmente a las que son diferentes a ella. Ésta es una lección de vida que no cambia con el tiempo ni la época, es algo que debería ser recordado todos los días.

“Nunca entiendes realmente a una persona hasta que consideras las cosas desde su punto de vista, hasta que te metes en su piel y caminas con ella”.

2.- Lucha aunque sepas que perderás

La segunda lección de vida que Finch dirige a sus hijos, en esta ocasión a Jem, para hacerles ver que la verdadera valentía es luchar a pesar de saber que perderás.

“Valor no es un hombre con una pistola en su mano. El verdadero valor es cuando sabes que tienes todas las de perder, pero emprendes la acción y la llevas a cabo a pesar de todo. Raramente ganas, pero algunas veces lo logras”.

3.- Enséñale a otros a ser fuertes

Atticus es un padre que busca ayudar a sus hijos y quiere protegerlos de todo mal pero sabe que no le es posible evitarles dolores en este mundo y lo único que le queda es enseñarles a ser fuertes y poder afrontar la vida de la mejor manera.

“Hijo mío, hay muchas cosas feas en el mundo, me gustaría que no las vieras, pero no es posible”.

4.- Nunca vendas tu dignidad

A pesar de ser juzgado por defender a un hombre de color condenado a muerte, Atticus, con sus acciones, demuestra a sus hijos su inquebrantable integridad y les enseña que la dignidad no se vende, inspira.

“Antes de poder vivir con otras personas tengo que vivir conmigo mismo. La única cosa que no se rige por la regla de la mayoría es la conciencia de uno”.

5.- Protege a las personas generosas

Atticus les explica a sus hijos un principio de vida muy importante a sus hijos cuando les da una pistola y les explica que pueden dispararle a muchas cosas pero nunca a un ruiseñor.

“Los ruiseñores no hacen otra cosa que crear música para que la disfrutemos. No se comen los jardines de la gente, no hacen nidos en los graneros, no hacen otra cosa que cantar su corazón para nosotros. Es por eso que es un pecado matar a un ruiseñor”.

Esta lección hace alusión a Tom Robinson, un hombre negro del sur y Boo Radley, su vecino, que es un tipo de ruiseñor. Él no hacen otra cosa más que ayudar a las personas y por eso su corazón generoso no debe de ser lastimado de ninguna forma, ni él ni todas las personas generosas que existen en el mundo.

 

Relacionadas

Comentarios