HistoriasProtagonistas

Hillary Clinton, esposa, abuela, primera dama ¿y presidenta?

Por décadas mantuvo un bajo perfil, pero su liderazgo y carisma le abrieron camino en la política y la ubican arriba en las encuestas rumbo a la Casa Blanca.

19-02-2016, 1:12:09 PM
Hillary Clinton, esposa, abuela, primera dama ¿y presidenta?
Santiago Betancourt

Nota del Editor: Este perfil forma parte de un serial en el que profundizaremos sobre los distintos aspirantes a la presidencia de Estados Unidos. Te invitamos a estar al pendiente de nuestra cobertura para consultar todos los perfiles demócratas y republicanos.

Primera dama, Secretaria de Estado, Senadora y abogada. Hillary Clinton busca por segunda vez la presidencia de Estados Unidos, y de alcanzarla, sería la primer mujer en el cargo. La primera candidatura la perdió contra un senador de Chicago que se convertiría en el primer presidente afroamericano, Barack Obama. ¿Esta vez tiene todos los elementos para gobernar?

La carrera política de Hillary Rodham (esposa del expresidente Bill Clinton) inició en el Wellesley College, una universidad privada femenina al norte de Estados Unidos. En Wellesley, Hillary estudió Ciencia Política y fue además, la primer estudiante en dar un discurso en la ceremonia de graduación de la universidad.

Al dejar Wellesley, en 1969, se enroló en la Escuela de Derecho de Yale, la mejor escuela de leyes de Estados Unidos de acuerdo al ranking de USA Today, donde pertenecería al comité editorial de la revista Yale Review of Law and Social Action y participaría en programas de activismo y protección a la infancia. Ahí, conocería al futuro 42º presidente de Estados Unidos, en aquel entonces otro estudiante de Derecho, y con quien se casaría en 1973.

Tras graduarse, fue asesora del Fondo en Defensa de los Niños (CDF, por sus siglas en inglés), una ONG, dirigida por una antigua maestra de Hillary en Yale, que trabaja para garantizar la igualdad de condiciones para todos los niños.

En los siguientes años, su actividad política tomaría un camino distinto para apoyar a su esposo, quien se convertiría en gobernador del estado de Arkansas por un periodo, de 1978 a 1981. Mientras Bill gobernaba, Hillary daba clases en la Escuela de Leyes de Arkansas y ofrecía servicios legales en el despacho Rose Law Firm en Little Rock, Arkansas. Su única hija, Chelsea, nacería en 1980.

Te recomendamos leer: El liderazgo de Hillary para llegar a la Casa Blanca

De 1983 a 1992 los Clinton volvieron a gobernar Arkansas. Y junto a Bill, Hillary lideró proyectos que mejorarían la educación y los servicios de salud del estado. Y en 1992, del sureño estado de Arkansas, los Clinton volaron a Washington D.C. para alojarse y gobernar la Casa Blanca.

Como Primera Dama de Estados Unidos, Hillary continuó impulsando programas educativos y de salubridad. Buscó reformar el sistema de salud para que todos los ciudadanos pudieran acceder a estos servicios a precios accesibles, una reforma similar al Obamacare, pero esa batalla se perdió en el Congreso. La lucha no cesó y en 1997 logró crear el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP, por sus siglas en inglés).

Tras dos periodos en el cargo, los Clinton dejaron la presidencia en el año 2000. Y en ese mismo año, Hillary reinició su carrera política, después de más de 20 años de fungir como Primera Dama.

Para Roberto Morris, Socio Fundador de Central de Inteligencia Política, “los años de Bill Clinton en la casa blanca fue una época muy próspera para los Estados Unidos y Hillary representa la esperanza de re vivir una época similar”, para él, la fortaleza de Hillary en esta campaña “es representar una figura institucional entre tantos pre candidatos “anti sistémicos” tanto en el partido republicano como en el demócrata”.

Representó como senadora al estado de Nueva York de 2000 a 2006 y se reeligió para un segundo periodo que terminaría en 2012. Pero en 2008 buscó por primera vez la nominación de su partido, el Demócrata, por la presidencia de Estados Unidos.

Renunció al Senado en 2009 cuando el presidente Obama le pidió que fuera su Secretaria de Estado, y de su gestión en la cancillería la persiguen dos escándalos: el ataque al recinto diplomático en la ciudad de Benghazi en Libia donde murió el embajador, y el hecho de que utilizara un servidor privado de correos, instalado en su propia casa, para su comunicación diplomática.

Desde 2013, año en que Clinton renunció para preparar su segunda campaña presidencial, se convirtió en la favorita del partido demócrata, llegó a tener más de 60% de aprobación. Pero la aparición del senador Bernie Sanders ha agitado ese favoritismo. Al día de hoy, el promedio de encuestas de Real Clear Politics muestra a Sanders a solo 5.6 puntos de distancia de Clinton.

Te recomendamos leer: Elecciones en EU: todo lo que necesitas saber

“En esta campaña, Hillary se está presentando de manera más humilde en vez de presentarse como la candidata ‘natural’ como lo hizo en 2008”, agrega Morris, quien ha trabajado en tres campañas presidenciales, al preguntarle si Hillary Clinton aprendió algo de su derrota hace ocho años. Sin embargo cree que la gente aún la ve muy distante, sobre todo los jóvenes, grupo de votantes que Sanders está ganando.

La biografía en Twitter de Hillary dice: “Esposa, mamá, abuela, defensora de los derechos de los niños y mujeres, Primera Dama…”, es popular entre las mujeres y mayores de 45 años, la identifican como un candidato con fuertes cualidades de liderazgo. Y para Hillary, además de su larga carrera, para ella, ser mamá y ahora abuela es uno de los mejores cargos que ha ocupado.

Relacionadas

Comentarios