ActualidadHistorias

Cuál fue el balance de la visita del papa Francisco a México

Al final el Papa sí tocó temas álgidos como la pederastia y los desaparecidos, sin embargo, mantuvo el respeto político durante su estancia en México.

18-02-2016, 4:04:02 PM
Cuál fue el balance de la visita del papa Francisco a México
Darinka Rodríguez

Fueron más de 120 horas en México, cinco entidades y once discursos. En su visita de cinco días a México, un Papa políticamente correcto ofreció ante millones de personas una serie de reflexiones sobre la corrupción, violencia, pobreza y exclusión durante sus recorridos en la capital, el Estado de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua.

Pareciera que había dejado algunos temas en el tintero, como la desaparición forzada y la pederastia, sin embargo, durante su vuelo hacia Roma, el Papa Francisco abordó esos tópicos que muchos querían oir en suelo mexicano.

“El Papa tuvo muy clara su agenda, nos muestra que tiene un manejo político, muy propio de los jesuitas, pero además es un conocedor de lo deseable y lo posible; el Vaticano con dos mil años de diplomacia sabe qué es lo factible y lo posible”, dice María Luisa Aspe, académica del departamento de historia de la Universidad Iberoamericana.

Rodrigo Guerra, miembro del consejo pontificio del Vaticano y presidente del centro de Investigación Social Avanzada (Cisav), asegura que la naturaleza de su visita no le permitió hacer un recorrido exhaustivo sobre temáticas específicas. “El diálogo que tuvo el Papa sobre los 43 desaparecidos además de otras personas que sufren; su comentario que hace delante de los jesuitas en la noche, es que las desapariciones y los asesinatos son un fenómeno mundial que necesita una atención global”.

Para otros expertos, la visita sólo abrió posibilidad a mensajes con contenido de reflexión social y de crítica a las autoridades del estado, pero no para alguien en específico. “No encontramos nada nuevo, quizá la manera en que encaja su pensamiento en la realidad mexicana, pues el Papa tiene actitud empática con el pueblo mexicano y su realidad”, señala Bernardo Barranco, sociólogo experto en temas de religión.

Te recomendamos leer: El Papa habla sobre pederastia, aborto y Ayotzinapa

La importancia del tema Ayotzinapa

La desaparición de los 43 normalistas de Guerrero ha sido uno de los casos que ha causado mayores críticas nacionales e internacionales contra el gobierno mexicano por la opresión a los derechos humanos, además de ser una muestra de corrupción.

En el avión, el líder católico explicó que “era prácticamente imposible recibir a todos los grupos, que por otro lado también estaban enfrentados entre ellos, es una situación que es difícil de comprender para mí (por supuesto) que soy extranjero, ¿verdad? Pero creo que incluso la sociedad mexicana que es víctima de todo esto, de los crímenes, de los ‘limpiar gente’, del descartar gente. Hablé en cuanto discurso pude y usted lo va a poder constatar ahí. Es un dolor que llevo muy grande porque este pueblo no se merece un drama como este”. 

María Luisa Aspe destaca que aunque su visita fue estrictamente pastoral, un sesgo importante es que como jefe de Estado no podía hablar con soltura de esos temas, pero en ningún momento contradijo los planes de su agenda. 

“No contradice lo que hizo aquí, que fue centrarse en lo fundamental del mensaje: el enfoque que tiene (la iglesia mexicana) que retomar y que lo importante está en lo social y eso puede no parecerle a algunas organizaciones o a algunos grupos”, menciona.

El pasado domingo, el pontífice sostuvo un encuentro con padres jesuitas en las instalaciones de la Nunciatura Apostólica, en donde se trataron algunos temas y se le fue entregada una carta redactada por los padres de los 43 desaparecidos de la normal rural de Ayotzinapa. De acuerdo con el Padre Sergio Cobo, jesuita que se reunió con el Papa, se recibieron más de 600 solicitudes de audiencia de diversos grupos y víctimas de la violencia y exclusión, no obstante, estos temas sólo fueron tocados en la reunión con los jesuitas.

Carlos Villa Roiz, subdirector de información de la Arquidiócesis Primada de México,  indica en entrevista para Alto Nivel que el Papa intentó ser plural en cuanto a la temática, hablando de temas nacionales pero también de interés universal.

“Él está enterado del tema de los 43 y los invitó a misa, si no quisieron entonces no querían un contacto espiritual, quizá algún apoyo político u otra cosa; el Papa no puede partirse y los grupos que no pudo recibir deben entender que no tuvo momentos de descanso, habló a los que sufren pero no puede estar recibiendo a todos los grupos en particular”, indica.

La importancia de dónde lo dijo

Jorge Traslosheros, académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM indicó que el contexto en donde hizo cada una de sus declaraciones tiene que ver mucho con la interpretación del acontecimiento.

En la Ciudad de México frente a los obispos habló sobre la unión episcopal; en Ecatepec su discurso fue sobre crear un país de oportunidades donde no se tenga que emigrar; en Morelia  le dijo a los jóvenes que el narcotráfico no es el único camino; en Chiapas pidió perdón a los indígenas porque se les ha despojado de sus tierras; en Ciudad Juárez habló con los presos y en la frontera sobre las barreras artificiales.

“La decisión que tomó el Papa es que todos comulgaran y vivieran en la liturgia y eso es lo que ofreció”, indicó. En ese sentido, la pederastia no tenía cabida en su visita pastoral en tanto que había temas de más peso en su agenda, como el tema de la migración.

Francisco habló sobre la pederastia en México hasta este jueves, mientras volaba a Roma. Al ser interrogado por los periodistas en el avión sobre el escándalo de abuso sexual de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, el Papa destacó la investigación que hizo el entonces cardenal Joseph Ratzinger, luego papa Benedicto XVI (2005-2013), sobre los Legionarios. “Doy gracias a Dios que se haya destapado esta olla (el escándalo de pederastia) y hay que seguir destapándola. Y tomar conciencia. Y lo último que quiero decir, que es una monstruosidad porque un sacerdote está consagrado para llevar a un niño a Dios y ahí se lo come en un sacrificio diabólico. Lo destruye”.

Traslosheros señala que durante su visita existió un “diferendo importante. Así como los 43 no se puede prestar a una causa ajena al interés que dicen representar, también me parece que en el caso de la pederastia y quien pedía audiencia en este tema aplica el mismo principio”.

Mujeres, el tema pendiente

En tanto, la figura de la mujer como participante activa en la Iglesia católica sigue siendo una asignatura pendiente, según las palabras del propio Francisco.

“No hay que asustarse, pero las mujeres todavía no están bien consideradas en la Iglesia. No hemos entendido el bien que una mujer puede hacer a la vida del cura y de la iglesia, en un sentido de consejo, de ayuda, de sana amistad”, señaló el Papa en el vuelo a Roma.

Pese a ello, son las mujeres religiosas quienes mejor posicionadas están en la iglesia. De acuerdo con la Encuesta Creer en México, el 49 por ciento considera honestas a las mujeres religiosas en contraste con el 44 por ciento que cree que los obispos lo son. 

“Hay una deuda enorme a la mujer en la concepción de una iglesia que sigue siendo muy patriarcal”, menciona la académica María Luisa Aspe.

Relacionadas

Comentarios