A Fondo

Qué tema faltó en la agenda del papa Francisco en México

El papa se convirtió en uno de los mayores críticos de la pederastia en el sacerdocio, pidió perdón a las víctimas y creó un tribunal para juzgar a obispos, pero en su visita no tocó el tema.

18-02-2016, 9:14:38 AM
Qué tema faltó en la agenda del papa Francisco en México
Reuters

Después de llegar al trono de San Pedro en el 2013, el Papa Francisco se convirtió en uno de los mayores críticos de la pederastia en el sacerdocio, pero sorprendió a muchos al no tocar el tema en su visita de cinco días a México, donde aún es una herida abierta con más de un centenar de casos sin castigo.

Francisco, el primer latinoamericano al frente del Vaticano, aprobó en el 2015 la creación de un tribunal para juzgar a los obispos acusados de encubrir o de no tomar medidas para evitar abusos sexuales de sacerdotes a menores.

En México, uno de los países más católicos del mundo, el pontífice se reunió con religiosos, comunidades indígenas, jóvenes y hasta reos, lanzando mensajes sobre la desigualdad, la exclusión, la violencia y la corrupción ante multitudinarias misas y congregaciones realizadas en cinco estados.

También puedes leer: El Papa que dice ‘hay un elefante blanco en la sala’

Pero no hizo ninguna referencia a los abusos a menores por parte del clero, pese a que expertos y activistas esperaban que Francisco diera aliento a las víctimas, muchas de las cuales no han sido compensadas y quienes han denunciado que los culpables han sido protegidos por la jerarquía de la Iglesia.

“No han tomado el problema en serio”, dijo a Reuters en conversación telefónica Gunnar Mebius, un empresario de 45 años en el central estado de San Luis Potosí, quien fue víctima de un sacerdote en su niñez. “No se ve ninguna intención por ningún lado (…) de tocar siquiera el tema”.

Aunque muchas víctimas no se animan a denunciar abusos sexuales ante las autoridades, y otros lo hicieron ante el alto clero que se presume archivó muchas de las quejas, se estima que en México hay más de un centenar de casos.

Interrogado en México sobre el por qué del silencio sobre pederastia, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo simplemente que el Papa no podía tocar todos los temas en todos lados.

“Eso le toca a Dios”

Algunos esperaban que Francisco se refiriera tangencialmente a pederastia el martes en Morelia, la capital de Michoacán, donde se reunió con sacerdotes y jóvenes para dar un mensaje contra el narcotráfico y la violencia que han cobrado la vida de varios curas.

Las expectativas surgieron sobre todo porque Michoacán es donde nació Marcial Maciel, el fundador de la poderosa congregación religiosa Legionarios de Cristo que se extendió por casi todo el mundo. Se estima que por décadas Maciel abusó de jóvenes, sobre todo seminaristas.

La Iglesia le impuso a Maciel una vida de penitencia y oración, pero murió en el 2008 sin que tuviera que someterse a la justicia terrenal y sin pedir perdón a las víctimas.

“Debería tocarlo (el tema), al menos regañar a los que no se están portando bien, pero tal vez tampoco le conviene hacerlo, él es el jefe de todos ahí”, dijo José Guadalupe Romero, un conductor de autobús de 32 años, mientras esperaba ver pasar al Papa por el centro de Morelia.

A mediados de 2014, el Papa pidió perdón a víctimas de la pederastia europeas y dijo que no toleraría más casos de abusos dentro del clero, al tiempo que criticó a las autoridades religiosas que los encubrieron.

Maciel no fue el único

El caso del padre Maciel es el más escandaloso en México, pero no el único. El sacerdote Eduardo Córdova, un cura de alto perfil del arzobispado de San Luis Potosí, fue denunciado por la propia Iglesia Católica en el 2014 ante la fiscalía del estado por haber abusado de un menor.

Sin embargo, se calcula que fueron decenas sus víctimas, incluso antes de convertirse en sacerdote, cuando trabajaba como profesor en un colegio católico.

“Él no viene a decir quiénes son buenos y malos, él es un Papa de misericordia, eso le toca a Dios”, dijo José Manuel Rodríguez, un sacerdote de 33 años que llegó desde Guadalajara para participar de la reunión del Papa con el clero en Morelia.

Para el ex sacerdote Alberto Athié, un severo crítico de la Iglesia Católica en México, el Papa en este viaje ni siquiera emitió un gesto al respecto de la pederastia. “Sólo a él le toca hacerlo y a nadie más”, sentenció. 

Relacionadas

Comentarios