A Fondo

¿Evitarán Hacienda y Banxico una nueva recesión?

Las tres principales medidas anunciadas este miércoles por Hacienda y el Banco de México buscan detener la depreciación del peso, una mayor alza en la inflación y, en especial, una nueva caída de la economía mexicana. ¿Lo lograrán?

17-02-2016, 4:47:37 PM
¿Evitarán Hacienda y Banxico una nueva recesión?
Darinka Rodríguez

Calificadas como “medidas desesperadas en tiempos desesperados” por los especialistas, el gobierno de México anunció este miércoles 17 de febrero una estrategia para contener la depreciación que ha sufrido el peso, además de intentar frenar el golpe a la economía, ante la volatilidad financiera mundial y el entorno adverso que se ha presentado en los últimos meses.

“Estas medidas parecen desesperadamente mitigar la volatilidad cambiaria que se encuentra en niveles parecidos a los del 2008, cuando iniciaba la crisis financiera de Estados Unidos, mostrando un diferencial promedio diario de oscilación de 37 centavos por dólar”, explica Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base, en una análisis.

¿Por qué se anunciaron estos cambios?

Uno de los objetivos del Banco de México (Banxico) es contener el impacto que pudiera tener la depreciación del peso en la inflación, la cual no debe pasar de entre 3 y 4% a tasa anual, mientras que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pretende reducir el déficit presupuestario y reducir los gastos de dependencias federales.

Al respecto, Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros del ITAM, explicó que esta decisión busca compaginar el discurso gubernamental de que México tiene variables macroeconómicas estables e inflación controlada.

“El anuncio recalca la decisión del Banco de México de que la meta de inflación no se saldrá de lo estipulado, una medida ortodoxa que se tenía que hacer y sólo se debate si lo hizo a tiempo o no”, explica en entrevista.

Sin embargo, la pregunta clave es si estas medidas evitarán una nueva recesión en la economía mexicana.

Estos son los puntos clave del anuncio de esta mañana de acuerdo con analistas consultados por Alto Nivel:

1. Recorte al gasto: austeridad ante la incertidumbre

Luis Videgaray, titular de la SHCP, anunció un ajuste preventivo al gasto en la Administración Pública Federal para 2016 por un monto de 132.3 mil millones de pesos, es decir,  0.7% del PIB.

Para Gabriel Pérez del Peral, director de la Escuela de Economía de la Universidad Panamericana (UP), este ajuste es un mensaje de coordinación entre la política fiscal y monetaria del gobierno mexicano.

“Se busca mantener los equilibrios macroeconómicos, pues de otro modo se tenía que subir impuestos o reducir la deuda pública; se verá si este ajuste es programado y si se afectará algunos proyectos productivos”, indicó. 

Sin embargo, para Georgina Muñiz, experta en temas macroeconómicos, el ajuste del gasto puede significar reducción a la larga en inversión en infraestructura, lo que podría tener un impacto sobre el crecimiento.

“El ajuste podría significar una revisión a la previsión de crecimiento económico, pero el impacto podría ser mínimo; el consenso de los analistas espera un crecimiento de entre 2.5 y 2.7%, lo que podría ajustarse entre 2.4 y 2.5%; no debería de alterar mucho”, comenta.

Por su parte, Sánchez Tello destacó que esta medida es una buena señal de compromiso de que no se adquirirá más deuda pública. De acuerdo con cifras del Banxico al cierre del cuarto trimestre de 2015, la deuda púbica se ubicó en 6 billones 230 mil 564.4 millones de pesos, lo que representa 33% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Habría que ver el efecto: el nivel de deuda que tiene hoy el país, que se ha incrementado del 2013 a la fecha en casi 10 puntos porcentuales del PIB, y si bien no es una situación dramática, nos da mucho qué pensar… Hacienda todavía puede hacer mucho más”, expuso el especialista.

2. Efectos del aumento en la tasa de interés

Agustín Carstens, gobernador de Banxico, anunció la decisión de incrementar la tasa objetivo en 50 puntos base para fijarla en 3.75%, luego de que en diciembre se anunciara una primera subida de tasas.

Esta subida podría tener repercusiones en el mercado crediticio, en particular de los créditos al consumo, hipotecarios y automotrices que brindan los bancos en el mediano plazo.

“Si tenemos la expectativa de que la tendencia en la tasa de referencia es al alza va a tener un impacto sobre las tasas de mercado y eventualmente en los créditos, aunque tácitamente puede haber un acuerdo en que no sea tan agresivo el incremento”, dice Muñiz. 

En ese sentido, por temas de competencia entre bancos, se podría presentar un aumento en las tasas de crédito a finales de 2016, pero con un impacto no tan agresivo para los consumidores de créditos.

Es probable, prevé Gabriela Siller, que el Banco de México vuelva a incrementar su tasa de referencia este año en dos ocasiones: en marzo, cuando tiene programado el siguiente anuncio de política monetaria (si acaso sigue la volatilidad) y en septiembre, si la Fed sube su tasa de referencia.

“Con el incremento en tasa de referencia se presionarán a la alza las demás tasas de la economía, lo cual provocará un mayor gasto financiero, tanto para el gobierno como para las empresas que tienen crédito a tasa variable, lo cual también desincentivará a la inversión en maquinaria y equipo (por el mayor costo de los créditos)”, opina Siller.

3. Suspensión de subastas de dólares no dejará el peso a la deriva

La comisión de cambios de Banxico decidió suspender los mecanismos de venta de dólares de forma inmediata, aunque no descartó la posibilidad de intervenir discrecionalmente en el mercado cambiario, en caso de que se presenten condiciones excepcionales en el mismo.

En ese sentido, de acuerdo con Pérez del Peral, la subida de tasas de interés tiene la intención de mantener el tipo de cambio estable, dado que las subastas no han tenido un efecto en las últimas semanas de 2016.

“El uso de las reservas no disminuyó la depreciación del tipo de cambio. El objetivo era de dotar de liquidez al mercado, lo que se logró en su momento, pero los especuladores se aprovecharon. Podemos inferir que el Banxico, en forma responsable, está usando un instrumento ortodoxo (la tasa de interés) para mitigar la depreciación del tipo de cambio, una herramienta más eficiente”, explica el especialista.

Para Gabriela Siller, de Banco Base, la media tomada por el Banco de México favorece la estabilidad de los precios, ya que, con el incremento  en el tipo de cambio y la alta volatilidad las empresas importadoras, se estaban viendo forzadas a subir sus precios.

Sin embargo, la economista aclara que se espera que “el tipo de cambio siga sufriendo presiones a la alza durante el 2016, ya que los movimientos han estado determinados por noticias del exterior, particularmente de la economía China, que se espera siga mostrando una desaceleración, y por el precio del petróleo”. Incluso, destaca que para que el tipo de cambio pudiera bajarse de 17 pesos por dólar, el precio del petróleo tendría que ubicarse por arriba de 37 dólares por barril.

Pese a que puede ser ineficaz para frenar la depreciación del tipo de cambio, con esta medida, Banxico podría mantener la tasa de inflación anual en rangos no mayores a 4%, con lo que se previene de una recesión económica a nivel nacional, coincidieron los analistas.

Relacionadas

Comentarios