A Fondo

El México ¿maquillado? que ha visto el Papa Francisco

Analistas y asistentes a los eventos de Francisco consideran que el control sobre la visita papal ha sido excesivo e incluso ha distanciado a muchos feligreses.

16-02-2016, 5:21:26 PM
El México ¿maquillado? que ha visto el Papa Francisco
Darinka Rodríguez

Decepcionante. Esa es la palabra con la que Guadalupe Martínez Sandoval, perteneciente a las Carmelitas Misioneras de Santa Teresa define su experiencia durante el encuentro que sostuvo el Papa en la Basílica de Guadalupe el sábado pasado con los feligreses.

“Fue muy difícil pasar, que la gente del pueblo pudiera participar y pasar las vallas pues quien no estuviera anotado no podía acercarse, había mucho control de seguridad y eso me decepcionó, porque queríamos manifestar nuestro afecto al Papa; no esperábamos que fuera de esa manera”, relató en entrevista.

Para poder llegar al encuentro en lo que el pontífice llamó “La casita de la Virgen Morena”, las hermanas de esta congregación tuvieron que pasar siete filtros de seguridad controlados por el Estado Mayor Presidencial y miembros del Ejército, además de que se les fueron retirados objetos como sombrillas para guarecerse del sol e incluso botellas de agua.

“Hacían mucha distinción en cuanto a la clase de personas que llegaban, muchos políticos llegaron ya en la tarde y nosotras tuvimos que llegar desde temprano, el evento fue a las cinco y nosotras llegamos a las nueve… ellos llegaron a la hora que quisieron, muchas personas quisieron llegar pero no tuvieron acceso a los boletos”, mencionó la religiosa.

El México que padece las consecuencias del narcotráfico, la violencia y la discriminación no ha llegado a los ojos del máximo líder de la iglesia católica, sino que le ha sido dosificada una dosis “edulcorada” de realidad mexicana.

Alejandro Solalinde, religioso que por más de una década ha recibido y ayudado a migrantes centroamericanos en su paso por nuestro país menciona que las personas que han rodeado al Papa en su visita, incluyendo a líderes religiosos en México han mostrado un México muy distinto al que viven los más desposeídos.

“México se maquilló, la imagen de México que presentaron los medios en la televisión fue controlado y amarrado, no dejaron salir ninguna imagen del México violentado y victimizado sino que al contrario, se ven alrededor políticos y religiosos con mucha probidad. Podemos decir que los políticos y las autoridades acapararon su visita con la colaboración de la alta jerarquía católica”, dijo el religioso en entrevista con Alto Nivel.

Tan sólo en su veloz encuentro en el Zócalo Capitalino, se reunieron unas 35 mil personas en un espacio que para conciertos o eventos culturales ha alojado a más de 100 mil. En contraparte, para esta visita se han desplegado 20 mil elementos policíacos diariamente, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México.

En Ecatepec, de acuerdo con cifras proporcionadas por el Ayuntamiento, alrededor de 300 mil personas se dieron cita a la misa provenientes de diversos municipios del Estado de México, quienes arribaron con hasta ocho horas de anticipación y donde también fueron revisados extenuantemente por elementos de seguridad del municipio y del Estado Mayor.

Un excesivo control

Especialistas consultados indican que pese a que el discurso del líder católico se ha centrado en diversas problemáticas sociales como el narcotráfico y exclusión indígena, no ha habido un acercamiento en temas ríspidos, como encuentros con padres de desaparecidos o con otras minorías.

“Por un lado hay un discurso de cercanía con los pobres, pero, el acceso controlado es más bien un problema de los pobres e incluso se ha dicho que se ha presionado a que reciba a los padres de los 43 de Ayotzinapa, pero en realidad los lugares hasta ahora han sido para los poderosos, aunque habla de los pobres, los pobres quedan atrás”, mencionó Elio Masferrer, profesor investigador emérito de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Este lunes, Federico Lombardi, vocero del Vaticano expresó en conferencia de prensa que ha habido presión por parte de miembros de la prensa para que se lleve a cabo una reunión con los padres de los 43 desaparecidos de la Normal rural de Ayotzinapa.

“El Papa habla con todos con gran compresión y cercanía, con todos los que sufren violencia; él tiene en su corazón a cada uno de ellos, es consciente de la tragedia de los 43 y de muchas tragedias de otras personas que sufren”, dijo el vocero.

“Se espera que el Papa dé una respuesta puntual a cada coyuntura social que tenemos en el país, claramente hay muchos temas fuera de la agenda como el tema de disciplina al interior, los padres de los 43 desaparecidos es otro, pero hasta ahora ha tocado temas también relevantes” dijo Rodrigo Guerra presidente del Centro de Investigación Social Avanzada (Cisav).

Solalinde mencionó que el acceso de personas al Ángel de la Independencia a la llegada del Papa Francisco fue ‘rellenado’ de religiosas para evitar la presencia de grupos disidentes.

“Se invitó las religiosas para evitar que grupos de protesta o dolientes se manifestaran en ese lugar tan emblemático de donde parten las marchas hacia el Zócalo”, destacó el padre.

Relacionadas

Comentarios