HistoriasProtagonistas

Martín Hernández, un nuevo ícono para el cine mexicano

De manera silenciosa, este experto en sonido cinematográfico pinta para ser un nuevo ídolo por su exitoso trabajo. Ya ganó un BAFTA por The Revenant. ¿Ganará el Óscar?

16-02-2016, 4:39:25 PM
Martín Hernández, un nuevo ícono para el cine mexicano
Alejandro Medina González

La más reciente película de Alejandro González Iñárritu, The Revenant, conquistó cinco estatuillas en los premios BAFTA, galardones que otorga la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión. Iñárritu se llevó dos estatuillas, mejor película y director, además de que Emanuel Lubezki hizo lo propio en fotografía. Y un mexicano más amplió la cuota en los premios londinenses: Martín Hernández.

Este exlocutor de radio de nuestro país se llevó, junto a Lon Bender, Chris Duesterdiek, Frank A. Montaño, John Taylor y Randy Thom, el premio BAFTA a mejor sonido, por su trabajo también en la cinta. Se trata así de un escalón más que Hernández logra subir en su carrera para posicionar su nombre en la industria del cine, algo que podría finalmente consolidarse el próximo 28 de febrero, cuando se realice la entrega número 88 de los premios Oscar.

Amistad de por vida

Martín Hernández llega a los Oscar de la mano Iñárritu, quien más allá de ser el director de las dos cintas que lo han llevado hasta esta instancia de forma consecutiva, es, tal y como lo menciona el experto en sonido, uno de sus mejores amigos.

“Como todas las amistades, comienzas compartiendo complicidades y gustos”, ha explicado en entrevistas a distintos medios Martín, quien relata que sus lazos comenzaron a tejerse cuando compartieron aula en la carrera de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, hace ya más de dos décadas y media.

“Se nos ocurrió hacer una película en Súper 8. La universidad nos regaló cartuchos, que eran muy caros, y un amigo nos prestó la cámara. Hicimos una adaptación de un cuento de Julio Cortázar que se llama La Flor Amarilla, nos lo tomamos muy enserio”, relata.

Después de la aventura escolar, ambos volvieron a reencontrarse en las cabinas de radio de WFM y después en las de la extinta emisora, Radioactivo, en las cuales compartieron un sinnúmero de ocasiones los micrófonos.

Finalmente llegó la época dorada, la del cine, la cual comenzó en el 2000 con el lanzamiento de Amores Perros, cinta que catapultó a Iñárritu y en la que por primera vez Hernández participó como encargado de sonido. La historia se repitió después con 21 Gramos, Babel, Biutiful, Birdman y ahora The Revenant.

Te recomendamos leer: 5 claves por las que Iñárritu hizo volar a Birdman

Amplia trayectoria

Más allá de si se consigue o no la estatuilla dorada en las próximas semanas, Martín Hernández se muestra ecuánime y señala que lo más importante para él no son los premios, sino el poder seguir trabajando con grandes directores, como su amigo Alejandro.

“Va ser muy difícil ganar. Sin embargo, el viaje ya es un gusto. Lo más importante es que me sigan considerando para trabajar en este tipo de proyectos, que en cuanto te los plantean, dices sí inmediatamente”, comenta en charla con Excélsior.

#ElDato: Hernández competirá en los Oscar contra Mad Max: Fury Road, The Martian, Sicario y Star Wars: The Force Awakens.

La historia de Hernández en el cine no está únicamente ligada a las películas de “El Negro”, como él lo llama, sino que también ha estado presente en un sinfín de cintas importantes en las que su trabajo destaca, como por ejemplo, El Laberinto del Fauno, con Guillermo del Toro. Su trabajo aquí lo llevó a ganar un premio Goya.

En el ámbito local también ha despuntado, participando en filmes que han sido referencia nacional, como Rudo y Cursi, Batalla en el cielo, Luz Silenciosa, No se aceptan devoluciones y más.

En últimas fechas el experto ha incrementado su experiencia internacional trabajando en cintas estadounidenses como Hidden, Digging for Fire, After the Fall, Mars at Sunrise, Thou Wast Mild and Lovely, además de algunas series de televisión.

También te puede interesar: Lubezki, el genio detrás de los directores mexicanos

“Un excelente trabajo”

Para Sarah Hoch, directora del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF), el trabajo de Martín Hernández, no sólo en The Revenant, sino en toda su trayectoria, siempre ha sido excelente y destacable, aun cuando se hable poco de él.

“Martín hizo en The Revenant un trabajo muy destacado. Todos nos fuimos con Iñárritu y Lubezki, sin embargo, la labor que él desempeñó es clave en todo el éxito que ha tenido la película”, comenta.

En entrevista con Alto Nivel, la especialista señala que con Hernández está sucediendo un fenómeno muy semejante al que en su momento se gestó con Lubezki, quien tenía, al igual que él, una trayectoria muy destacada a la que no se le había puesto mucha atención.

“Lo que pasa con todas las categorías especializadas es que no se les suele dar tanta promoción, como sí pasa con los directores o actores, pero aquí el ascenso ha sido notable, por lo que veo muy probable que su historia siga despuntando más allá de los premios Oscar, donde le veo muchas posibilidades de ganar”, agrega.

Desde su perspectiva, el trabajo que están realizando tanto Iñárritu como Lubezki, Hernández y otros mexicanos que han despuntado a nivel internacional ha sido crucial, aunque algunos lo nieguen, para la industria del cine nacional.

“La presencia de Alejandro y de los otros grandes talentos definitivamente ha afectado de manera positiva al cine al mexicano, ya que se rompieron barreras internacionales importantes. Hoy las películas de nuestro país son favoritas en casi todos los festivales que existen en el mundo”, agrega.

Clases de edición de sonido

Para aquellos que no conocen en qué consiste su labor, Martín Hernández explica que la edición de sonido consiste en apoyar la narrativa de la película a través del audio, fortaleciendo así la historia que quiere contar el director.

“En la Edición de Sonido te sientas con el director y empiezas a armar la narrativa, la dinámica, los sonidos, los ambientes, la velocidad y los detalles de las película”, sostiene en entrevistas con medios.

En esencia, precisa, su trabajo consiste en determinar minuciosamente y en un proceso que puede durar hasta un año, cuáles serán los distintos sonidos y efectos de audio que se colocarán en cada parte exacta de la película, desde el aire hasta disparos, el paso del agua o pistas incidentales, todos ellos están bajo su responsabilidad.

“El sonido debe pasar desapercibido: cuando lo haces bien no se nota, la audiencia no debería estar consciente de esto, sino metida en la historia. Si lo notas es porque hay una deficiencia o está mal hecho. El inconveniente es justo ese, que si lo haces bien nadie lo nota”, indica.

Sigue la cobertura completa de la entrega de premios en Cinepremiere.com.mx

Relacionadas

Comentarios