'; Alto Nivel
A Fondo

El ‘regaño’ del papa Francisco a la Iglesia mexicana

El llamado del Papa a los obispos para tener mayor transparencia y no corromperse es una alerta a la Iglesia en México para unificarse, de acuerdo con analistas consultados.

13-02-2016, 6:53:56 PM
El ‘regaño’ del papa Francisco a la Iglesia mexicana
Darinka Rodríguez

En su primer día de actividades en México, el Papa Francisco envió un primer mensaje a la comunidad católica, autoridades eclesiásticas pero también a figuras de gobierno y laicos en torno al narcotráfico, falta de oportunidades de los jóvenes y ausencia de cohesión social, de acuerdo con especialistas consultados por Alto Nivel.

“Les ruego, por favor, no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana, comprendida la Iglesia”, mencionó este sábado el líder de la iglesia católica en su mensaje a los obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

“Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa; no pongan su confianza en los ‘carros y caballos’ de los faraones actuales, porque nuestra fuerza es la ‘columna de fuego’ que rompe dividiendo en dos las marejadas del mar, sin hacer grande rumor”, completó Francisco.

Jorge Traslosheros, académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM explicó que el discurso del papa Francisco es una llamada de alerta dirigida en primera instancia a los jerarcas católicos, pero también a gobierno y sociedad en su conjunto.

“Ante un hecho sociológico que rompe el tejido social en México, la llamada es a no subestimar al narcotráfico en torno la misión que tiene la Iglesia para reconstruir el tejido social, pensando en la labor que hacen los obispos de Michoacán y Guerrero que buscan penetrar en las comunidades; al pedir que no lo minimicen también les está diciendo que se ‘pongan las pilas’”, destacó.

Las huellas del narcotráfico y la lucha contra el crimen organizado han mermado a diferentes comunidades. De acuerdo con Human Right Watch, desde 2006, cuando se dio inicio formal a la lucha contra el tráfico de drogas se contabilizan más de 60 mil muertes y alrededor de 21 mil desaparecidos por esta causa.

Fernando Dworak, analista y consultor en temas políticos, indicó que aún cuando el mensaje papal tiene un carácter principalmente pastoral, no se puede dejar de lado el mensaje político que transmite en torno a la problemática social.

“Habla claro sobre problemas que aquejan al país, pero no habla de muchos problemas que aquejan a la Iglesia, como la pederastia; tanto la Iglesia como la clase política tienen vicios e inercias, el Papa exige la responsabilidad de la comunidad y la ciudadanía para mejorar la situación”, mencionó.

Una llamada de atención a los obispos

Durante su mensaje en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el Papa Francisco rompió el discurso que tenía preparado para confrontar directamente a las autoridades de la Iglesia mexicana y en particular, a los miembros de la CEM.

“Si tienen que pelearse, peléense, si tienen que decirse cosas, se las digan, pero como hombres, en la cara y como hombres de Dios, que después van a  rezar juntos, a discernir juntos y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal”, dijo Francisco fuera del texto.

Para Traslosheros, romper con este mensaje no es un regaño simple, sino un llamado directo a la unión en la Iglesia y a la forma en que opera la Conferencia del Episcopado Mexicano.

“No significa que todo esté mal, sino que puede generar un mal ambiente que afecte a la vida misma de la Iglesia; que debe de haber una misión y unión desde la periferia de la institución”, dijo.

“La Iglesia es una institución vertical, un organismo complejo, una Iglesia es una congregación que no sólo está compuesta por sus obispos, sino por los laicos; se dirige a los mandos y a los párrocos, pero también lanza un llamado a la congregación en general”, indicó Dworak.

En México, 92 millones de personas profesan la religión católica y se estima que en cada uno de los eventos públicos a los que asista se congreguen entre 100 y 150 mil feligreses a su paso, según estimaciones de la CEM y la Arquidiócesis Primada de México.

Los especialistas coincidieron en que el mensaje del Papa será fundamental para la alianza al interior de la iglesia católica y la unión de sus miembros alrededor de esta institución.

“(La situación del país exige) un coraje profético y un serio y cualificado proyecto pastoral para contribuir, gradualmente, a entretejer aquella delicada red humana, sin la cual todos seríamos desde el inicio derrotados por tal insidiosa amenaza”, dijo Francisco este sábado, y completó “sean por lo tanto obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso. No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar.”

Relacionadas

Comentarios