'; Alto Nivel
A Fondo

¿Por qué debatir consumo de marihuana y no de otras drogas?

Arturo Zaldívar, ministro de la Corte, asegura que existe un derecho al autoconsumo, además de que la marihuna no tiene los niveles de adicción de otras drogas y su prohibición ha causado grandes problemas.

12-02-2016, 3:43:17 PM
¿Por qué debatir consumo de marihuana y no de otras drogas?
Santiago Betancourt

La decisión de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de otorgar un amparo a cuatro personas para el autoconsumo de marihuana con fines lúdicos o medicinales ha generado una gran expectativa en otros países, pues resalta que México inició este proceso a través de la vía de los derechos en una Corte y no a través de una reforma o un referéndum como otros países.

¿Existe un derecho a fumar marihuana?

Bajo una visión de Derechos Humanos existe uno destinado al “libre desarrollo de la personalidad”, explicó el ministro Arturo Zaldívar en una conferencia ante el departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana. “Todas las personas tienen derecho a determinar su destino, sin intervención del gobierno”, agregó.

En su dictamen, la Corte decretó que sí existe un derecho al autoconsumo de marihuana. Pero la labor de una Corte no es crear leyes, sino interpretarlas, por eso su decisión no va más allá de determinar que el derecho existe y que sólo aplica para cuatro personas, para el autoconsumo de marihuana con fines recreativos o medicinales. No para la producción o comercialización. Así, deja en manos del Congreso y del Presidente determinar la regulación.

Sin embargo, el presidente Peña Nieto se ha declarado en distintas ocasiones en contra de la legalización, así como el 77% de la población mexicana, de acuerdo a una encuesta de Parametría. Pero por otro lado existe un 20% de mexicanos que están a favor de legalizarla, y al preguntar si se permitiera un uso medicinal a esta droga, el 81% respondió positivamente.

¿Por qué sí debatir la legalización de la marihuana?

La Corté tomó la decisión de acuerdo a un Test de Proporcionalidad. Aglutinó las ideas y derechos que podrían permitir el autoconsumo y los enfrentó a otros derechos que podrían limitarlo, a las libertades de terceros o a las afectaciones al orden público que podría ocasionar el consumo.

La sentencia determinó que si bien “la marihuana es una droga, no es inocua y hace daño, los daños que genera no son tan serios como se pensaba. La dependencia en la marihuana está aproximadamente en el 9%. Otras sustaincias permitidas están alrededor del treinta y tantos”, agregó Zaldívar.

De acuerdo al ministro, no hay evidencia científica de que la marihuana sea fuente de otras drogas, tampoco de que exista una relación entre marihuana y violencia; y no hay pruebas de que una persona se pueda morir por una sobredosis.

Estos argumentos iniciaron el debate sobre una posible legalización para marcar reglamentos, horarios y políticas de prevención. El tema ahora está en manos de los poderes legislativo y ejecutivo. Lo que quedó claro, según la Corte, es que “la prohibición absoluta de este derecho es inconstitucional”.

A finales de enero, la Secretaría de Gobernación inició el debate nacional por la regulación de la marihuana, en el que se abordarán temas como salud, ética, derechos humanos, economía y seguridad. El debate concluirá el 5 de abril y posteriormente se evaluarán las conclusiones para realizar una posible iniciativa que legalice el consumo de la marihuana.

¿Por qué no debatir otras drogas?

La Corte atendió un caso específico sobre la marihuana y determinó que existe libertad de autoconsumo de esta sustancia. Por ahora el debate se sentra en la cannabis porque además, indicó el ministro, “Es una droga cuyo nivel de consecuencias son equiparables al tabaco o el alcohol; sustancias que sí están permitidas”.

Zaldívar mencionó que lo que toca hacer ahora es determinar qué hacer con esta sustancia y revisar la legislación mexicana que solamente permite la posesión máxima de 5mg. Hay mucha gente en la cárcel por el único delito de “traer un churro mayor al permitido. Por lo que nos ahorremos en tema penal, podemos invertirlo en salud y prevención”.

Otras sustancias necesitarán su propio análisis y será necesario determinar si sus efectos a la salud o al orden público son distintos.

Relacionadas

Comentarios