'; Alto Nivel
A Fondo

Chihuahua, la sede del encuentro entre víctimas y el Papa

Francisco terminará su visita en México en Ciudad Juárez, en donde se reunirá con presos, y tendrá un encuentro con personas afectadas por la violencia y la migración.

11-02-2016, 5:22:26 PM
Darinka Rodríguez

Nota del Editor: Esta es la quinta entrega de un serial que publicamos en Alto Nivel, en el que hablamos sobre las problemáticas que aquejan a las zonas donde estará el papa Francisco en México. Consulta aquí la primera entrega (Ciudad de México), la segunda (Estado de México), la tercera (Chiapas) y la cuarta (Michoacán).

La última parada en la ruta del Papa Francisco en su primer viaje a México es este miércoles en Ciudad Juárez, Chihuahua, cuya población ha sido históricamente marcada por los feminicidios, delincuencia, pobreza e inmigración además de ser una zona clave de la frontera con Estados Unidos.

Su primera actividad será la visita al Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3 donde un total de 700 personas privadas de la libertad podrán convivir con el líder católico, quinientos hombres y doscientas mujeres, de acuerdo con cifras del Sistema Penitenciario Estatal de Chihuahua.

Armando Rodríguez Luna, coordinador de programas en el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede) indicó que el perfil jesuita del Papa desde que inició su pontificado ha tomado en cuenta a los más desprotegidos, por lo que la población penitenciaria forma parte inamovible de su agenda.

“Todas las personas que se encuentran en situación de cárcel son vulnerables pues han perdido sus derechos y en el sistema penitenciario en México prevalece la corrupción, la violencia y los abusos a derechos humanos; el reunirse con los presos en Chihuahua está en sintonía”, expuso el especialista.

Pese a ser centros de readaptación social, los presos raramente encuentran una transformación en sus vidas tras cometer un delito, pues en las cárceles de México se conjugan diversas violaciones a los derechos humanos.

En torno a ello, el pasado 7 de febrero la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió un pronunciamiento al Estado Mexicano para orientar sus acciones y hacer efectiva la readaptación del Sistema Penitenciario Nacional.

De acuerdo con el organismo, en el país existen 400 centros penitenciarios administrados por autoridades estatales, los cuales observan “una inadecuada clasificación que conlleva a la existencia de aspectos que dificultan la reinserción social efectiva, tales como el alejamiento de su entorno familiar, hacinamiento y deficiencia en cuanto a una estancia digna y seguridad, entre otros”, menciona la CNDH.

Feminicidios e inmigración, asignaturas pendientes

Ciudad Juárez acaparó las miradas del mundo entre 2009 y 2010 cuando se disparó la cifra de mujeres asesinadas en este municipio. De acuerdo con cifras del INEGI, en 2010 se registraron 410 casos de mujeres asesinadas por cuestiones de género.

Pero no sólo se trata de un tema de años pasados en Ciudad Juárez, pues en el estado de Chihuahua se sigue presentando el fenómeno de desapariciones. Datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican que 1,698 personas se encuentran actualmente desaparecidas en el estado de Chihuahua.

Asimismo, un estudio de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez indica que alrededor de 254 mil personas abandonaron sus hogares a causa de la violencia en el periodo de 2007 a 2011, 41 por ciento de ellas con destino a Estados Unidos, mientras que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), indica que 34.4 por ciento de la población vivía en condiciones de pobreza en 2014.

Bajo ese contexto, la visita del Papa Francisco tendrá un momento relevante cuando se encuentre con víctimas de la violencia, y acuda a la franja fronteriza, lo que representa una asignatura pendiente en momentos de elecciones primarias en Estados Unidos, donde candidatos como Donald Trump, del partido republicano han prometido repatriar a los 11 millones de mexicanos que viven en aquél país, la mayoría de ellos, mexicanos.

Javier Oliva Posada, investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM indicó que Juárez es la localidad más poblada de la frontera con Estados Unidos, por lo que su discurso repercutirá en el catolicismo estadounidense,

“El tema de la migración mexicana será un referente obligado y se sumará al tema de las campañas primarias en Estados Unidos, tendríamos qué ver cómo cada uno de los precandidatos tanto demócratas como republicanos vayan a hacer alusión al discurso del Papa”, finalizó.

Relacionadas

Comentarios