A Fondo

10 preguntas sobre el futuro económico de México

Parece que nada detiene al dólar, la inflación comienza a subir y las reformas estructurales no terminan de cuajar, ¿qué podemos esperar para los próximos años?

10-02-2016, 6:00:00 PM
10 preguntas sobre el futuro económico de México
Altonivel

El pesimismo entre los mexicanos no cede. El dólar sube casi a 20 pesos, los precios del petróleo están en mínimos históricos, los reportes de empleo suben, pero no son bien remunerados, y las reformas no terminan de cuajar como el gobierno lo prometió hace un par de años.

Para Banamex no existe un sentido positivo ni negativo, sino más bien, lo que sucede es que “el caso de México es difícil de interpretar”.

Para ello, la institución financiera respondió a 10 preguntas que dan una proyección de cómo puede presentarse el futuro de México en 2016 y un poco más allá.

1. Crecimiento económico: ¿qué debemos esperar y cuándo?

México es una de las economías emergentes en las cuales el crecimiento estimado del PIB para este año (2.6%) es similar al de 2015 (2.5% de acuerdo a cifras preliminares). El reporte de Banamex titulado ‘Las 10 preguntas para México en 2016’ estima un crecimiento del consumo similar al observado en trimestres recientes (ligeramente por arriba de 3% anual), ello a partir de la fortaleza del mercado laboral, la mejoría gradual del crédito al consumo y el crecimiento sostenido de las remesas del exterior.

2. ¿Qué tan importantes son las condiciones externas para explicar el menor crecimiento económico de México?

Las exportaciones de petróleo crudo representan solo 5.4% del total, por debajo de las remesas que envían los migrantes en el extranjero, con 6.0%. Cabe señalar que, la balanza comercial petrolera (petróleo crudo y derivados del petróleo) pasó de un superávit de 11.9 mmd durante enero-noviembre de 2004 a un déficit de 8.4mmd durante el mismo periodo de 2015. Bajo esta métrica, México ya es consumidor neto de petróleo.

Mientras los precios de las importaciones de manufacturas se contraigan, implicará un deterioro para la mayoría de los exportadores mexicanos. Un escenario alternativo que presionaría los precios de las manufacturas a la baja está vinculado a nuestro mayor competidor en el mercado de importaciones de Estados Unidos: China.

3.- ¿El ajuste fiscal y monetario tendrá un impacto significativo en el crecimiento de 2016?

El reporte de Banamex estima que el total de gasto en inversión por parte del sector público disminuirá de un máximo de 4.6% del PIB en 2013 a una tasa estable de 3.5% del PIB en 2018, lo que implica una contracción de 1.1% del PIB, reflejada casi en su totalidad en la inversión de Pemex (una reducción del 0.9% del PIB).

El gobierno utilizará más Asociaciones Público-Privadas (APP) para financiar la infraestructura (el presupuesto de 2016 incluye 8 APPs, 2 más que en presupuestos anteriores). Además, el gobierno creó nuevos instrumentos de inversión como la Fibra-E –similar a la estructura de EUA llamada MLP o “Master Limited Partnership” para capitalizar activos maduros, también los CerPIs (Certificados de Proyectos de inversión) que son valores estructurados de renta variable diseñados para financiar nuevos proyectos de infraestructura, y los bonos de infraestructura de educación, que facilitan la participación privada. La reforma energética es crucial en este sentido, ya que permitirá que Pemex pueda ser más creativa en buscar asociaciones con el sector privado para lograr sus objetivos de inversión.

“En conclusión, el impacto de la política fiscal más restrictiva sobre la inversión (y por lo tanto, sobre el crecimiento) dependerá de la eficacia con que se empleen estas alternativas: 2016 será crucial a este respecto”, señala.

4.- ¿Qué tan serio es el impacto del entorno político?

La administración de Enrique Peña Nieto ha tenido que lidiar con una “mayoría reacia”: en agosto de 2015, aquellos insatisfechos con el desempeño presidencial sumaron el 59%, aunque esta proporción nunca ha sido menor a 30% en la presente administración.

El reporte de Banamex señala que lo que determinará cómo se comportarán los opositores a la administración de Peña Nieto será la percepción de progreso sobre el programa de reforma.

Respecto de la elección de 2018, Banamex apunta que la competencia por posicionamiento como partido (o candidato) ha empezado, y los participantes son muchos. “Esto significa que quien resulte ganador en la elección de 2018 será elegido con una proporción históricamente baja de votos totales y, por lo tanto, tendrá un mandato relativamente débil”.

Un Congreso más dividido implica que son improbables los cambios bruscos de política. Las reformas se prevén difíciles de revertir y el factor relevante es su implementación. “El tema relevante post-2018 es cómo garantizar la gobernabilidad en un entorno político más heterogéneo”.

5.- ¿Habrá fuerzas adicionales en contra para el crecimiento del crédito?

Todo parece indicar que sí, sin embargo, Banamex considera que – interpretado en forma aislada – la tasa absoluta de crecimiento del crédito bancario podría ser un indicador engañoso. “Prevemos un crecimiento del 9.8% para los préstamos bancarios este año ya que creemos que el ritmo general es poco probable que sea afectado por una política monetaria ligeramente más restrictiva.

6.- ¿Cómo reducir la deuda en México y distribuir la consolidación entre impuestos y gastos?

México cerró 2015 con un nivel de deuda pública de 45.7%. Banamex señala que se requiere de una consolidación fiscal. “El objetivo es reducir los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), la medida fiscal más amplia, a un nivel consistente con mantener la deuda estable o iniciarla en una trayectoria decreciente –lo que evidentemente requiere alcanzar un balance primario cuando menos”.

La institución señala que se requiere un esfuerzo por el lado del gasto, no sólo en términos de generar ahorros sino particularmente en el incremento de la eficiencia del mismo. “El principio fundamental –evitar utilizar recursos no recurrentes para financiar gasto recurrente—es encomiable, pero aún más importante, dado el tamaño esperado del remanente para este año (debido a la depreciación cambiaria en 2015), puede llevar a una importante reducción en la razón de deuda a PIB de México en este mismo año.

7. ¿Qué debemos esperar sobre el rumbo de la inflación?

Los principales factores que incidieron a la baja de la inflación en 2015 probablemente serán menos intensos en 2016. Banamex anticipa que la inflación general anual comenzará a repuntar al inicio del año, desde su mínimo histórico de 2.1% anual en diciembre de 2015 para llegar a 3.4% al cierre de este año. Una trayectoria similar se prevé para la inflación subyacente, que también prevemos

8.- ¿Van a permanecer bien ancladas las expectativas de inflación, a pesar del movimiento del tipo de cambio?

Banamex espera que las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas dentro del rango de variabilidad de Banxico de 3% +/- 1% a pesar de la debilidad de la moneda. Ahora bien, ¿cuál es la ruta hacia adelante? Ya sea que: a) se disipe el choque y una reversión a la media del Tipo de Cambio Real (TCR) se materialice a través de una apreciación nominal (¿un rally del peso?) o, b) el cambio en las condiciones externas se vuelva más permanente y la reversión a la media del TCR se produzca a través de una aceleración en la inflación.

9.- ¿Cómo será la función de reacción de Banxico en 2016?

Banamex espera que Banxico siga a la Fed a lo largo del 2016. “Anticipamos que Banxico subirá la tasa de referencia 75pb en 2016 para alcanzar el 4.0% al final de año, en la misma magnitud que nuestros colegas de EU esperan que la Fed suba su tasa”.

¿Qué hay al respecto de mover la tasa más/antes que la Fed? El escenario alternativo en este aspecto es una mayor depreciación del MXN contra el USD y, aún más importante, su (potencialmente) efecto de traspaso no-lineal en la inflación.

10.- ¿Por qué las reformas aún no han generado el crecimiento que todos esperan?

El impacto de las reformas más citado incluye a los precios: Para 2016, las tarifas eléctricas serán 4% más bajas que hace dos años, los precios de la gasolina se reducirán por primera vez en 30 años, la competitividad en el sector de telecomunicaciones ha disminuido drásticamente, la mayor competencia en el sector financiero ha reducido paulatinamente los intereses y las comisiones.

“Pero conceptualmente hablando, estos resultados emanan del cambio de un vector de precios (restrictivo) a otro vector para mercados más completos; esto permite, en otras palabras, recoger la fruta que cuelga más baja del árbol”, dice Banamex.

En el corto plazo, la señal más clara de que el proceso está funcionando es observar si la razón de capital por trabajador realmente está creciendo. Esto significa que la razón de inversión a PIB debe estar incrementándose. En este aspecto, 2016 será particularmente relevante, mientras las reducciones en la inversión del gobierno así como los cambios en la perspectiva en el sector petrolero se combinan con nuevos mecanismos y sectores para que el sector privado invierta.

Relacionadas

Comentarios