A Fondo

Reforma laboral a 4 años: ¿Un rotundo fracaso?

En la actual sexenio se han generado 1.89 millones de empleos, la mayoría con sueldos por debajo de los dos salarios mínimos y a través de outsourcing. ¿Qué falló?

10-02-2016, 11:03:50 AM
Reforma laboral a 4 años: ¿Un rotundo fracaso?
María del Pilar Martínez

Los cambios a la Ley Federal del Trabajo (LFT) en 2012, que en más de cuatro décadas no había tenido ninguna modificación, se quedaron cortos ante las metas que se fijaron: generar 1 millón de plazas de trabajo anualmente, recuperar la productividad, disminuir la informalidad y regular, sin cortapisas, las empresas de outsourcing, actividad que se reconoció por primera vez en la legislación emanada del Artículo 123 de la Constitución.

En los primeros tres años de la administración del presidente Peña Nieto se han generado 1.89 millones de empleos, esto es, 630,937 empleos anualmente, en promedio. Si bien son superiores a los logrados por las cuatro administraciones anteriores en el mismo periodo, siguen siendo insuficientes. Además, gran parte de ellos son de mala calidad, con sueldos por debajo de dos salarios mínimos.

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población ocupada que gana menos de dos salarios mínimos (este año el salario mínimo se fijó en 73.03 pesos para todo el país) creció 3.4 puntos porcentuales en el periodo 2010-2015. En 2010, el 31% de la población ocupada ganaba menos de dos salarios y el año pasado fue el 34.4%. 

Por su parte, la población ocupada que gana más de tres salarios mínimos disminuyó 2.3 puntos porcentuales en el mismo periodo. En 2010, el 32.7% de la población ocupada ganaba por encima de tres salarios mínimos, pero el año pasado fue el 30.4%.

La población ocupada que no recibe ingresos se redujo 7.1 puntos porcentuales, al pasar del 10.1% de la población ocupada en 2010, al 3% en 2015.

Los más de 300 artículos que fueron reformados –tras la presentación de diversas propuestas que se quedaron por décadas en la congeladora– no han cumplido con la expectativa de dar a los jóvenes un empleo a través de esquemas flexibles, como el pago por horas, el periodo a prueba o la capacitación inicial.

Los números son claros: la tasa de desempleo en este segmento de la población duplica la tasa estimada a nivel nacional. De acuerdo con información del INEGI, la tasa de desempleo de los jóvenes es de 9% de la Población Económicamente Activa (PEA); esto es alrededor de 880,000 personas.

La cifra de generación de empleo no se cumplió y el crecimiento de puestos de trabajo se relaciona más con el desempeño económico del país o con sectores que únicamente formalizaron empleos existentes.

Reforma laboral, el mecanismo de defensa

María Fonseca, directora de la División de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, dice que a pesar de la reforma, la generación de empleo ha tenido la misma tendencia: es poco lo que se mueve en términos generales, pues solo hay una diferencia marginal; pero es indispensable generar más empleos porque hay más personas con necesidad de un trabajo.

El número de plazas que perciben de tres a cinco salarios mínimos se ha reducido en los últimos tres años, lo cual puede ser un efecto contrario a lo esperado de la reforma laboral. Hasta ahora, la reforma se ha empleado como mecanismo de defensa para reducir el encarecimiento del costo laboral, consecuencia de la reforma fiscal, que limitó la deducibilidad de las prestaciones. Son los patrones quienes deben cubrir el pago del 53% de los beneficios, situación que ha llevado a sacrificar el salario de miles de personas.

Otra forma de ejemplificar que, como país, no hemos salido del empleo precario es atendiendo al nivel de instrucción. Arleth Leal, asociada directora de la consultora en recursos humanos Red Ring, comenta que existe una desocupación más alta en los jóvenes con mayor preparación; es decir, cuanto más alto es el nivel de instrucción, más son los desocupados. En cambio, quienes tienen primaria o secundaria concluida encuentran trabajo más rápido. Esta situación está muy asociada con la experiencia laboral. No se trata únicamente del nivel de instrucción, sino de los años de experiencia.

A esta triste situación se agrega que hay 32 millones de personas que no tienen acceso a la salud, 12 millones sin prestaciones laborales y 15.3 millones sin un contrato por escrito.

Subcontratación, el problema de la calidad

Incluir el outsourcing en el Artículo 15-A de la LFT en la reforma laboral fue un acierto a medias, pues no existe supervisión e inspección adecuadas para evitar que en la industria persistan organizaciones que evadan el cumplimiento de los derechos laborales y el pago de impuestos.

Aunque no se tienen datos precisos, existe información del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que refiere la existencia de alrededor de 500 empresas de tercerización laboral que incumplen con el pago de impuestos y dan servicio a más de 20,000 clientes. Muchas operan en el sector de la subcontratación adoptando diferentes esquemas, como son cooperativas, pago por honorarios, contratos independientes o sociedades en donde el trabajador se convierte en socio industrial, sin que les sea aplicada sanción alguna por incurrir en mal uso de la figura del outsourcing, a pesar de que en la ley están previstas multas de hasta 5,000 veces el salario mínimo (unos 365,200 pesos).

Ricardo Martínez Rojas, socio de la firma especializada en derecho laboral Littler México, opina que la regulación del outsourcing es buena, pero no ha llegado a quienes la evaden. Se ha enfocado en quienes sí cumplen con el pago de impuestos. En cambio, la ley no ha sido suficiente para atacar las peores prácticas que se salen del marco laboral. Hay empresas que se van a otro tipo de figuras, como las cooperativas, por ejemplo, que para el caso es subcontratación pura.

En el informe de 2015 que realizó la consultora Staffing Industry Analyst, se destaca que el valor del mercado formal de la subcontratación en México es cercano a los 1,500 millones de dólares (mdd), con un crecimiento anual de 4%, mientras que el informal representa 2,800 mdd, con un crecimiento del 20%.

*Este es un extracto del texto que el autor escribió para Alto Nivel y que podrás consultar completo en la edición impresa de febrero. Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

 

 

Relacionadas

Comentarios