'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El campo mexicano saca la casta ante la crisis petrolera

El dólar caro ha hecho más atractivos los productos agroalimentarios mexicanos; el reto ahora está en lograr una mayor tecnificación para abastecer esa demanda.

08-02-2016, 3:06:52 PM
Ulises Navarro

El secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, tiene algo que presumir: los productos agroalimentarios superaron al petróleo, remesas y turismo como el mayor generador de divisas del país.

Claro, la baja en el precio de los hidrocarburos tiene que ver, pero también el fuerte aumento en las ventas de alimentos de México hacia el resto del mundo. En entrevista con Alto Nivel, el funcionario explica que los tractores, las máquinas, los invernaderos y el riego son mucha mejor inversión que cualquier subsidio directo. Más importante aún: que el primero en creerlo es el gobierno mismo.

AN ¿Cuál es el momento que vive el campo mexicano?

Es un buen momento, definitivamente. Por primera ocasión en los últimos 20 años, probablemente desde que se lleva una estadística confiable en la materia, México tiene un superávit en su balanza comercial de productos agroalimentarios, en términos generales, por un total de 1,000 millones de dólares (mdd).

El campo mexicano se ha ido tecnificando a lo largo del tiempo; se ha profesionalizado. Uno de los objetivos que nos ha planteado el presidente Peña Nieto es que mecanicemos el campo. Esto se ve en nuestra balanza comercial, pero también en la oferta que el campo tiene hoy para los consumidores del país.

Estamos abasteciendo una parte muy importante del consumo en México y tenemos excedentes para exportar y enviar a los mercados internacionales. Evidentemente, nuestro mercado más importante es Estados Unidos (EU), a donde van 80% de las exportaciones. Nos compran al año alrededor de 17,000 mdd, lo que representa el 15% de su importación total de productos agroalimentarios.

AN ¿Cómo se ha logrado esto, dado lo complicado del mercado de EU?

Con profesionalización. Hemos avanzado mucho en la inocuidad y sanidad animal y vegetal. Contamos con instituciones importantes, como el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), el cual ha venido ganando prestigio a lo largo de los años.

Los demás países nos han ido tomando confianza. Actualmente contamos con programas de trazabilidad de la producción, que nos permiten saber con toda precisión quién produjo qué y cuándo. Eso es una señal de confianza para los mercados. Nos hemos especializado en hortalizas: por ejemplo, uno de cada tres jitomates que se consumen en EU es mexicano y puedo ir nombrando los productos donde somos líderes a nivel mundial.

Esto se debe, antes que nada, a dos conceptos fundamentales:

1) Una buena organización entre los productores: buen ejemplo de ello han sido los productores de tequila, aguacate y jitomate, que ordenaron su sector y pueden ser competitivos hacia el exterior.

2) La tecnificación: los productores han invertido en invernaderos, sistemas de riego, maquinaria y equipo para cultivar, cosechar, empacar y, finalmente, vender al exterior.

AN Los movimientos recientes en la divisa, ¿cómo influyen en las exportaciones agroalimentarias?

Tiene dos caras, como casi todo. La positiva es que hace más atractivos los productos mexicanos en términos de dólares. Abarata nuestra mercancía y, consecuentemente, tiene más demanda en los mercados internacionales, en particular en EU. Eso se ve reflejado no solamente en el superávit, sino en que hoy el valor de las exportaciones agroalimentarias mexicanas es superior al petróleo, las remesas y los ingresos por concepto de turismo. Esto no solo convierte al sector en importante para nuestra economía, sino en uno estratégico.

AN ¿Qué la falta al campo para ser un mayor detonador de riqueza?

Le falta equidad. Así como hablamos de ejemplos que nos enorgullecen, hay muchas áreas de oportunidad y una deuda histórica en las cuales tenemos que avanzar. Hay muchos estados en los que debemos invertir más; en muchos casos, orientar a los productores para que puedan cultivar lo que se da mejor en ciertos suelos o incorporar sistemas de riego; mejorar sus mecanismos de acceso a los mercados para que no haya intermediarios que se queden con su utilidad.

Nos interesa mucho, y además tenemos las instrucciones específicas del presidente, ayudar más a las mujeres. Este año tendremos asignado un presupuesto de 4,200 mdp, nada más para las productoras rurales, para que les vaya mejor. En esto tenemos que avanzar más. Volvería a mencionar la tecnificación.

Para este año tenemos aproximadamente 1,600 mdp para invertir en tecnificación, en los invernaderos. Hay proyectos verdaderamente impresionantes con tecnología israelita, holandesa y, por supuesto, nacional, que ponen a los productores en los primeros lugares del mundo.

Nada más para comparar entre los beneficios de sembrar en tierra o en invernadero: el segundo te da 10 veces más. Hay productores que están obteniendo 60 kg por m2 de jitomate. Este es el camino.

Se ha dicho en muchas ocasiones y foros que para el año 2050 tendremos que producir, a nivel mundial, entre 60 y 70% más alimentos que hoy.

Cito lo que se escribe en el libro Cambiando las reglas del juego, en donde se afirma que tendremos que producir más alimentos en los próximos 40 años que en los últimos 6,000 años, porque tendremos una población mundial que casi llegará a los 10,000 millones de personas.

La única forma de lograrlo es con mayor tecnificación, sacarle más rendimiento a la tierra, obtener más provecho por la utilización del agua. Hay muchos productos que se desperdician, acaban en la basura, por descuidos en la cadena productiva. Tenemos que enfocarnos en ser mejores y asegurarnos que los productos lleguen a quienes más los requieren.

AN ¿Cómo está México con China?

Tenemos balanza superavitaria, cercana a los 1,000 mdd hasta noviembre de 2015. Estamos cerrando históricamente bien y ello nos halaga sobremanera.

AN Los recientes recortes presupuestales del gobierno federal, ¿cómo afectan los objetivos de Sagarpa a futuro?

No nos afectan porque nos fue bien. Tenemos un presupuesto de 85,000 mdp. El año pasado, ya con todos los ajustes, ejercimos 84,000 mdp.

Estamos pagando deudas históricas, como la de Aserca, que debía 7,200 mdp. En general, la Secretaría debía más de 9,000 mdp. Ya pagamos cerca de 4,000 mdp con economías y con el apoyo de la Secretaría de Hacienda.

Necesitamos sanear para planear e impulsar a miles de productores que requieren el apoyo de la Sagarpa.

Tenemos cerca de 7 millones de personas que laboran directamente en el campo, de 25 millones que viven en el sector rural. Hay 5 millones de usuarios de los programas de Sagarpa. En la medida que seamos más eficaces en la utilización de recursos públicos y los podamos direccionar a tecnología e innovación, más que a un apoyo económico directo, en esa medida el campo saldrá adelante.

A veces, la inversión es muy pequeña para el gran rendimiento que da. Por ejemplo, somos el cuarto productor de berries en el mundo; en muy poco tiempo. ¿Cuál fue el secreto para esta historia de éxito? Los sistemas de riego, pero fundamentalmente la organización entre los productores. Hay campo para todos, pero de manera organizada.    

*Este es un extracto del texto que el autor escribió para Alto Nivel y que podrás consultar completo en la edición impresa de febrero. Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Relacionadas

Comentarios