Opinión

3 máximas del Papa Francisco para todo líder

La compasión y la misericordia son armas poco usuales de los empresarios, pero este líder global muestra que son altamente poderosas.

08-02-2016, 12:35:16 PM
3 máximas del Papa Francisco para todo líder
Marcela Hernández y Hernández, Cae-el20

Liderazgo, humildad, honestidad, carisma, espontaneidad, transparencia, confrontación, modernidad: algunas de las palabras que vienen a colación cuando surge el tema del Papa Francisco, profeses o no la religión católica.

Un Papa que nos ha sorprendido desde el primer minuto de haber sido pronunciada la legendaria frase: Habemus Papam, aquella tarde del 13 de marzo de 2013, en el balcón de la basílica de San Pedro en el Vaticano.

La alegría fue su estandarte, el mensaje que decidió darnos a través de su primera exhortación apostólica: EVANGELII GAUDIUM (La Alegría del Evangelio).

 ¿Qué tan común es el tema de la alegría en las prioridades y valores de un directivo o emprendedor?  Yo diría que muy poco o casi nada. No hay una sola empresa a la que haya ido a brindar mis servicios, en la que me hayan pedido que incluyera en los objetivos la idea de fomentar la alegría de sus colaboradores

Todos estamos encantados con su humildad y sencillez, y además de la congruencia que nos muestra con sus actos – como negarse a usar los famosos zapatos rojos y la cruz de oro -, el Santo Padre tiene mucho más que enseñarnos desde su filosofía y sus estrategias innovadoras para anunciar el Evangelio en el mundo actual.

En EVANGELII GAUDIUM, encontré algunas lecciones que bien podrían aplicar los líderes y emprendedores del mundo actual, para dirigir sus empresas desde una mirada espiritual, con compasión y misericordia después de todo el Papa Francisco nos está demostrando que éstas son armas poco usuales pero altamente poderosas para la efectividad de un líder.

1.- Un líder que vuelve al origen y renueva las tradiciones

Muchos lo han descrito como el Papa del cambio, pero más que un cambio es una renovación. La enseñanza católica sigue siendo la misma, lo que el Papa Francisco está dirigiendo es una renovación pastoral ante métodos tradicionalistas que ya no responden a las necesidades y retos de nuestro tiempo.

El Santo Padre ha decidido volver a la fuente, volver a la enseñanza original de Jesús: la de una Iglesia misionera, una Iglesia de salida. Tal como lo podemos ver en el Evangelio,  la figura central de la Iglesia católica no estaba encerrado en la sinagoga, sino que se encontraba predicando en las calles, en la montaña, en la barca.

Como líder… ¿qué tan dispuesto estás a revisar y renovar creencias y costumbres obsoletas que detienen el crecimiento y evolución de tu empresa?

“Prefiero una iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia  enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”.

2.- El gran riesgo de la conciencia aislada

“Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien”.

Un directivo que basa sus decisiones en sus propios intereses en lugar de enfocarse en los intereses y necesidades de la comunidad, corre el riesgo de caer en una tristeza individualista, su trabajo puede generar mucho dinero, pero no trascenderá.

2.- Abrir las puertas

Para Francisco, la Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre. Uno de los signos de esa apertura es tener templos con las puertas abiertas en todas partes para que todos los que buscan, no se encuentren con la frialdad de unas puertas cerradas.

“Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino”.

¿Qué tanta apertura tienes tú (líder) para escuchar lo que tu gente tiene que decirte? El eterno pretexto de la falta de tiempo cierra todo tipo de comunicación, aunque simbólicamente dejes la puerta abierta.

Un líder que entiende que no se trata de recibir pleitesías, sino de servir, de reconocer errores y reivindicarse, de acercarse, y -¿por qué no?- de divertirse, mantener su esencia y luchar por una misión, sin embargo, no entiende esta misión como una heroica tarea personal, para él la obra es de Jesús.

¿Para ti, como líder, cuál es esa misión y quién te inspira?

La autora es coach ontológico e instructora en temas de desarrollo humano y empresarial,. Ha participado en diversos programas de coaching para empresas del sector financiero, salud, gobierno, manufactura, consumo y educación. Síguela en twitter @March_coach www.cae-el20.com.mx

Relacionadas

Comentarios