'; Alto Nivel
A Fondo

Ciudad de México, la visita ‘obligada’ del papa Francisco

El Papa llega a una ciudad con nuevo nombre y problemas viejos, como la inseguridad y el tráfico, pero tiene un elemento de mucho interés para él: La Virgen de Guadalupe.

08-02-2016, 9:54:44 AM
Darinka Rodríguez

Nota del Editor: Esta es la primera entrega de un serial que publicaremos en Alto Nivel, en el que hablaremos sobre las problemáticas que aquejan a las zonas donde estará Francisco en México. La Ciudad de México en esta primera entrega.

La llegada a la capital de México del papa Francisco y las actividades que desarrollará en ella parecen ser más una obligación que parte de la agenda pastoral de conciliación con la comunidad católica.

“Si no fuera por la Virgen de Guadalupe no iría a la Ciudad de México”, declaró el líder religioso en diciembre pasado al ser cuestionado sobre los lugares que visitaría en el país.

Iliana Rodríguez, directora del departamento de estudios jurídicos y sociales del Tecnológico de Monterrey, afirma que su encuentro está dedicado totalmente a la comunidad católica, no obstante, existe el riesgo de una confusión por el protocolo que se presta al ser también representante del Estado Vaticano.

“En esencia la diferencia es el tema que trata, pues es la clase católica a la que va dirigida, pero también representa un antagonismo, porque el Papa también representa una importante figura de poder que al final, entra dentro del juego de la política”, señala la académica en entrevista con Alto Nivel.

Francisco aterrizará el próximo 12 de febrero en la Ciudad de México, pernoctará en la Nunciatura Apostólica, y al día siguiente sostendrá una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, un encuentro con obispos en la Catedral y oficiará misa en la Basílica de Guadalupe.

Ciudad nueva, problemas viejos

El mes pasado, los habitantes de la capital mexicana se despidieron del Distrito Federal para darle la bienvenida a la Ciudad de México a raíz de la reforma política aprobada el año pasado. Sin embargo, los problemas sociales, urbanos y de inseguridad siguen siendo los mismos aunque se haya cambiado la nomenclatura.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública de 2014 (Envipe), esta ciudad tiene una de las tasas más elevadas de víctimas de delitos con 36,019 en 2014, solo por debajo del estado de México, cifra que creció 8.9 por ciento respecto del año anterior.

“Eligió la Ciudad de México no tanto por ser la capital sino porque quería tocar base en La Villa, pero el mensaje del Papa en estos días ha sido de oración por México, pero el Papa desde el inicio de su pontificado se ha preocupado por mostrar una cara evangélica y un rostro más social de la iglesia”, explicó Fernando Dworak, analista político.

Sin embargo, la conciliación tendría que darse desde la iglesia misma, donde no existe un “mando único”, sino que el poder se divide entre la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y la Arquidiócesis Primada de México.

¿Una postura crítica?

Para Bernardo Barranco, sociólogo y experto en temas de religión, su visita a la Ciudad de México estará ligada a temas de poder en dos vías: reunión con figuras como el presidente Enrique Peña Nieto y otras figuras políticas y por otro lado, con ambas corrientes de la iglesia católica.

“Ante la visita del Papa hay algunos que quisieran una postura social más dura, más critica y otros que quieren una visita color de rosa, por lo que existen diferencias entre las propias corrientes, algunas siguen con la vieja obsesión de la condena a temas como los homosexuales, el aborto o el rol de la mujer subordinada”, dijo.

En tanto, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino indicó que durante su visita le serán entregadas las llaves de la Ciudad, al tiempo que se prevén cortes a la circulación en diversas avenidas que el pontífice recorrerá a bordo del papamóvil.

Cabe mencionar que los altos índices de tráfico por el intenso uso del automóvil también han puesto en jaque a la población de la Ciudad de México, quienes diariamente pasan entre una y dos horas y media de traslados cotidianos, lo cual, ya genera un impacto económico negativo de 121,000 millones de pesos, lo que representa el 4.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la Ciudad, de acuerdo con un estudio del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP).

Relacionadas

Comentarios