A Fondo

La guerra de farmacias: rapidez vs especialización

La población más vieja, obesidad, diabetes y la seguridad social incompetente intensifican la proliferación de establecimientos en barrios, súpers y malls especializados.

05-02-2016, 12:20:39 PM
La guerra de farmacias: rapidez vs especialización
Claudia Cerezo

Quien piense que las pequeñas farmacias están muertas está equivocado. Es cierto: las grandes cadenas capturan más mercado, pero las de pequeño formato –las farmacias “de la esquina”– seguirán operando. Si no fuera así, Walmart no habría sacado sus farmacias del súper para llevarlas a las colonias.

Walmart opera 10 farmacias de este tipo en la Ciudad de México y área metropolitana. Se llaman Medimart y se ubican fuera de las tiendas, pues son independientes del departamento de farmacia del súper. Venden medicamentos, pero también artículos para bebé, productos cosméticos y de higiene personal, y los mismos abarrotes de las tiendas de conveniencia: galletas, botanas, artículos básicos de despensa y hogar. También ofrecen servicio de laboratorio y consultorio médico de atención primaria.

La misma Oxxo está reforzando el formato pequeño. Algunas de las 790 farmacias que adquirió (YZA, Moderna y Farmacón) apenas miden 40 metros cuadrados. El piso de ventas de los Oxxo también es reducido: 100 metros cuadrados, en promedio. Si en el futuro algunos Oxxo se convirtieran en farmacias de conveniencia, serían establecimientos pequeños.

Pero no todas las farmacias de la esquina (llamadas también comunitarias) se mantendrán; solo aquellas que se adapten a las necesidades del mercado, amplíen su oferta y se certifiquen. Las que no operen con despachadores certificados para el primero de julio serán sancionadas y hasta podrían desaparecer.

Con la certificación se busca un manejo más racional de los fármacos y que los despachadores orienten correctamente al consumidor sobre los productos que se venden sin receta, pues 30% de los medicamentos que se comercializan en México son de uso libre.

De barrio o de cadena

La expansión de farmacias de pequeño formato en las colonias y barrios resulta conveniente, siempre y cuando sean multiproducto: vendan artículos sanitarios, de higiene y cuidado personal, nutrifarmacia, dispositivos médicos y de ortopedia, abarrotes…      

La fórmula de comprar todo rápido y en una sola visita ha sido un hit en Latinoamérica, y tal parece que lo seguirá siendo a través de la proliferación de tiendas de conveniencia y farmacias de cadena.

Según cifras de la consultora especializada en salud IMS Health, el año pasado las farmacias vendieron 125,136 millones de pesos (mdp) en el mercado de retail formal. La cifra refleja un crecimiento de 7% con respecto de 2014, cuando se vendieron 116,957 mdp.

De ese total, las cadenas de farmacias vendieron 79,266 mdp (10.6% más que en 2014), mientras que los pequeños establecimientos independientes –las de la esquina– comercializaron 18,579 mdp (0.3% más) y los autoservicios 18,198 mdp (cayeron 4.3%). Otros puntos de venta, como tiendas de conveniencia y telemarketing, comercializaron 9,092 mdp (¡17% más!).

Rapidez vs Especialización

¿A qué se debe el éxito de las farmacias de cadena? A la diversificación de productos y servicios: consulta médica, entrega a domicilio y pago de servicios (hasta se pueden comprar boletos de Ticketmaster y del cine), pero sobre todo a su ubicación. La gente las encuentra en su recorrido diario, pues están estratégicamente ubicadas en áreas comerciales de fácil acceso. Si vas a Walmart, pierdes más tiempo en encontrar estacionamiento y en la fila para pagar.

Pero la pequeña farmacia comunitaria tiene una fortaleza: su especialización. La Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex) dice que mientras el 29% del inventario de las cadenas y autoservicios es medicamento, en promedio, el 80% de los anaqueles de las farmacias de la esquina está lleno de producto farmacéutico. Basta darse una vuelta por una San Pablo para darse cuenta de que son más autoservicios, aunque cadenas como Farmacias del Ahorro superan el 29% de inventario farmacéutico.

La especialización otorga a las farmacias de barrio otras ventajas: mejores prácticas de dispensación y mayor disponibilidad de medicinas.

En Europa este formato es el más exitoso, pues cada comunidad cuenta con pequeñas farmacias que, además de cumplir la función social de acercar los medicamentos a la población, son rentables. El organismo que representa a los farmacéuticos alemanes (ABDA, por sus siglas en alemán) dice que hay que separar el suministro de medicamentos de la intención exclusiva de maximizar la rentabilidad. Por eso, en Alemania no existen grandes cadenas de farmacias.

Igual que en Estados Unidos, el modelo más exitoso en México es el vertical (cadenas, autoservicios y tiendas de conveniencia). Del otro lado del río, Walgreens y CVS Health se importunan entre ellas, perotambién reciben la presión de los súpers y grandes minoristas, que ya expanden su operación de farmacia. De este lado, Walgreens Alliance Boots, que compró Benavides, obliga a sus rivales a revisar su estrategia.

*Este es un extracto del texto que la autora escribió para Alto Nivel y que podrás consultar completo en la edición impresa de febrero. Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Fuentes: Eduardo Solórzano, director general de Farmacias del Ahorro; Antonio Leonardo castañón, presidente del Comité de Estrategia del Consejo de Administración de Farmacias del Ahorro; Antonio Pascual, presidente de la Anafarmex e Ignacio García Téllez, director de Sector Salud de PwC.

Relacionadas

Comentarios