Opinión

El peso y la inflación: El error que Banxico no debe cometer

La habilidad de Banxico para manejar la volatilidad del peso será decisiva para que los precios sufran las menores afectaciones, de acuerdo a nuestro analista Salvador Kalifa.

03-02-2016, 11:48:52 AM
El peso y la inflación: El error que Banxico no debe cometer
Salvador Kalifa Assad*

La depreciación de la moneda mexicana, entre el 14 de noviembre de 2014 y el 31 de diciembre del año pasado, fue de 27.3%, mientras que la inflación de 2015 fue la más baja en muchas décadas. Esto pareciera sugerir que la depreciación no afecta sensiblemente el crecimiento de los precios internos, como de varias maneras han estado insinuando nuestras autoridades.

El efecto de la depreciación de una moneda sobre la inflación de un país ha sido estudiado ampliamente. Diversos análisis han encontrado que en algunas economías los vaivenes del tipo de cambio casi no afectan la inflación, pero en otras hay una respuesta significativa de los precios internos. Por consiguiente, el manejo de la política monetaria, cuya tarea primordial es garantizar la estabilidad de precios, debe estar muy atento a ese proceso de traspaso de una depreciación sobre la inflación interna.

Este tema tiene mucha relevancia para nosotros, en especial porque a pesar de la caída significativa del peso, el Banco de México (Banxico) está corriendo riesgos innecesarios al no endurecer su política monetaria. 

El mantener las tasas de interés por todo este tiempo contribuyó, de hecho, a un debilitamiento adicional del peso, pues no elevó el costo de las operaciones de futuros que especulan contra nuestra moneda.

La cotización del dólar, que el mes pasado rebasó los 18 pesos, junto con políticas fiscal y monetaria laxas, acabará por tener repercusiones negativas sobre la inflación interna, que estoy convencido superará la meta oficial del 3% en este año. No obstante, la premisa central de nuestras autoridades es que pueden seguir con una política monetaria laxa porque la depreciación del peso no va a afectar los precios internos. Considero que tal visión de Banxico es equivocada.

Esto se mostró claramente en un estudio del Banco Central Europeo (BCE), publicado en octubre del 2008, que estimó las elasticidades del tipo de cambio en los precios de las exportaciones y las importaciones durante el periodo 1980-2000.

El estudio analizó 41 países, de los cuales 28 son emergentes, siendo México uno de ellos. Lo interesante de sus resultados es que, en el caso de nuestro país, estimó que una depreciación de 10% del peso se traduce, en el tiempo, en un aumento de 7% en el precio de los productos importados, y de un 5.5% en el de los exportados.

Es muy probable que la transmisión de una depreciación hacia los precios internos en México haya disminuido desde que se realizó ese estudio, pero es imprudente aplicar la política monetaria bajo el supuesto de que ahora es inexistente. 

En la reunión de Jackson Hole, de fines de agosto de 2015, Gita Gopinath, profesora de la Universidad de Harvard, presentó un documento sobre el efecto de una depreciación en los precios. Su mensaje central es que “entre mayor sea la fracción de las importaciones en moneda extranjera, mayor es la sensibilidad de la inflación a las fluctuaciones del tipo de cambio en el corto y largo plazo”.

En nuestro caso, las importaciones son alrededor del 35% del PIB, monto similar al de las exportaciones, y ambas se cotizan en moneda extranjera, en su mayor parte dólares. En consecuencia, los precios de esos bienes se elevarán por la depreciación. La inflación adicional por ese motivo estará en función de la habilidad de Banxico en detener o revertir, aunque sea parcialmente, la caída del peso. Sin embargo, esto requiere una política de alza de tasas de interés más agresiva a la que hasta ahora parece contemplar nuestro banco central.

*El columnista es doctor en Economía y dirige su despacho de consultoría en asuntos económicos y financieros. Dicta conferencias y ha publicado más de 2,000 artículos en periódicos y revistas.

Relacionadas

Comentarios