'; Alto Nivel
A Fondo

La depreciación del peso es parte de la solución: BofAML

La depreciación también impulsará a las exportaciones en algunos meses a través de menores costos de producción en términos del dólar.

02-02-2016, 5:36:19 PM
La depreciación del peso es parte de la solución: BofAML
Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México de BofAML

La economía mexicana sigue siendo resiliente ante un ambiente externo complejo.

Contamos cinco choques con un impacto negativo sobre México:

1.-Menor crecimiento en Estados Unidos

2.- El ciclo de alzas de la Fed

3.- Bajos precios del petróleo

4.- Preocupaciones en torno al crecimiento global

5.- Especialmente por China con el riesgo de una depreciación del yuan que podrían tener un impacto sobre el peso (a pesar de la todavía enorme ventaja competitiva de México), y una mayor aversión al riesgo.

El peso se encuentra subvaluado, es decir ha sobrepasado su valor de equilibrio en respuesta a estos choques externos. Ello ha ayudado a México a depreciar el tipo de cambio real rápidamente, lo cual está ayudando a mantener los balances externos y fiscales, con un bajo traspaso hacia los precios.

Si EU crece menos, México también

Recientemente recortamos nuestra perspectiva de crecimiento para Estados Unidos, lo cual implica una menor demanda externa para México.

Recortamos nuestros pronósticos para 2016 y 2017 para Estados Unidos, a 2.1% desde 2.3%, principalmente debido a una inversión más débil, ya que los choques en la divisa y el petróleo persisten. 

El recorte es significativo, considerando que en septiembre estábamos esperando un crecimiento de 3% para Estados Unidos en 2016. Un crecimiento más débil en Estados Unidos debilitará aún más a las exportaciones no-petroleras de México, las cuales únicamente están creciendo un 0.9% interanual en términos del dólar.  A cambio, las menores exportaciones desacelerarán la economía doméstica.

El sector manufacturero de Estados Unidos se ha desacelerado más que la economía de ese país, lo cual es particularmente una preocupación para México dado que una quinta parte de la economía son productos manufacturados exportados a Estados Unidos. Los dos más recientes índices manufactureros del ISM (Institute for Supply Management por sus siglas en inglés) han estado por debajo de 50 y prevemos que la producción industrial de Estados Unidos se contraiga 0.5% en 2016.

La depreciación del peso ayuda con el choque de la demanda externa, ya que permite que las exportaciones en pesos continúen contribuyendo al crecimiento del PIB y ayuda a reducir las importaciones de bienes de consumo.

La depreciación también impulsará a las exportaciones en algunos meses a través de menores costos de producción en términos del dólar.

Ciclo de alza

La Fed planea continuar con el alza de tasas en 2016, lo cual incrementa los costos de financiamiento de México y el riesgo de salidas de flujos de cartera, así como el riesgo de una mayor volatilidad financiera. 

El más importante de los tres, por lo menos para los siguientes meses, es el impacto potencial en los flujos de cartera. El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés) reporta que los flujos de cartera hacia mercados emergentes en 2015 ya estaban 86% abajo en relación con el promedio de 2010-2014. A pesar de que esto último refleja un decepcionante desempeño en el crecimiento de los mercados emergentes, es probable que la salida de flujos se exacerbe con el incremento de tasas de la Fed.

El plan de Banxico para limitar la salida de flujos de cartera es aumentar la tasa de referencia uno a uno con la Fed.

Sin embargo hay riesgos de que la estrategia afecte a la actividad económica, lo cual también podría derivar en la salida de flujos. Por lo tanto, Banxico necesita proceder con precaución. Banxico tiene espacio debido a que México tiene una tasa de crecimiento resiliente y una baja inflación, ambos en parte como resultado de las reformas estructurales implementadas en los recientes años.

Creemos que Banxico aumentará las tasas junto con la Fed inicialmente, pero que se saltará algunos aumentos que haga la Fed, con un ojo al crecimiento. El peso ayuda porque sobrepasó su valor de equilibrio de largo plazo, lo cual implica que los inversionistas pronto esperarán una apreciación lo suficientemente grande como para comprar activos mexicanos nuevamente.

 

 

Relacionadas

Comentarios