Opinión

3 lecciones de Coaching de ‘The Revenant’

La historia de Hugh Glass va más allá de la venganza y muestra ese poder desafiante del espíritu de sobreponerse a cualquier situación.

29-01-2016, 9:51:43 AM
3 lecciones de Coaching de ‘The Revenant’
Marcela Hernández y Hernández; Coach Empresarial y de Vida

¿Una historia de venganza? Quizás. Aunque yo la veo más como una historia de sentido. Ese sentido que nos hace capaces de sobreponernos a cualquier situación, por más extrema que ésta sea – como ser atacado por un oso grizzly; presenciar el asesinato de un hijo y ser abandonado, malherido, en el bosque.

La más reciente película de Alejandro González Iñárritu, nos presenta de manera cruda y profunda, aquello que Viktor Frankl, creador de la Logoterapia, denominó como “El poder desafiante del espíritu”. La fuerza que se antepone al más intenso de los dolores físicos y/o psíquicos.

La recientemente galardonada como mejor película en los Globos de Oro, nos muestra los diversos contrastes de la naturaleza humana. Principalmente del amor y del odio, dos sentimientos que son igualmente potentes cuando se trata de impulsar a alguien, ya sea para llevar a cabo los actos más nobles -en los que se manifiesta su grandeza-, o de los actos más ruines -en los que queda claro que también puede ser una criatura salvaje y despiadada

A continuación, te comparto algunas de las lecciones que encontré en la historia, y que bien podríamos aplicar como una perspectiva diferente ante las adversidades que nos presenta la vida:

1. “Quien tiene un porque para vivir, encontrará casi siempre un cómo”.  Nietzsche. 

En el caso de Hugh Glass (Leonardo DiCaprio), su porque para vivir fue más el compromiso de honrar la memoria y el amor de su hijo, que el odio y el deseo de vengarse de quienes lo dieron por muerto y lo abandonaron.

Creo que el asunto crucial de la película no es la culminación de la venganza (el cómo), sino el sentido de ésta (el para qué).

2. La libertad de elegir

Son los momentos de crisis aquellos en los que mostramos de qué estamos hechos. Son la oportunidad perfecta para sacar lo mejor o lo peor de nosotros mismos. Tenemos la libertad de decidir cuál será la actitud con la que enfrentaremos cualquier situación y el sentido que le daremos a la misma.

Por ejemplo, el antagonista de la historia, Fritzgerald (Tom Hardy) decidió dar rienda suelta a su ego y ambición, viendo a Glass como un medio para tener más dinero. Por su parte el joven Bridger (Will Poulter), no lo pensó dos veces para ofrecer -a pesar de los riesgos-  su apoyo y cuidados para Glass, incluso renunciando a su ganancia.

3. Enfoque sistémico

Todas y cada una de nuestras acciones y decisiones tendrán una consecuencia. Cuestionar y hacernos cargo del impacto que tienen nuestras acciones y decisiones, nos dará un mayor sentido de responsabilidad y consciencia sobre nosotros mismos y sobre los demás.

Cuando Glass rescató a la mujer india que los franceses tenían como esclava, lo hizo de manera desinteresada, sin imaginarse que ese acto sería el que le salvará la vida cuando los indios tuvieron la oportunidad de matarlo.

¿Qué otras lecciones encontraste tú en la película?

La autora es coach ontológico e instructora en temas de desarrollo humano y empresarial. Ha participado en diversos programas de coaching para empresas del sector financiero, salud, gobierno, manufactura, consumo y educación. Síguela en twitter @March_coach www.cae-el20.com.mx

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

Comentarios