'; Alto Nivel
A Fondo

6 enseñanzas de Uruguay para la izquierda en América Latina

En medio de una etapa oscura para la izquierda en la región, Uruguay es la excepción a la regla; el vicepresidente nos cuenta en entrevista las claves para mantener firme a la ideología en su país.

26-01-2016, 5:08:10 PM
6 enseñanzas de Uruguay para la izquierda en América Latina
Alejandro Medina González

Luego de una etapa de bonanza y liderazgo en América Latina que duró más de 15 años, la izquierda política de la región está enfrentando un entorno complicado desde principios de 2014 .

En Brasil, las cosas no han ido muy bien para Dilma Rousseff, quien ha tenido que lidiar con protestas constantes en su contra; Argentina tuvo que entregar hace unos meses la presidencia a la derecha de Mauricio Macri, y en Venezuela, Nicolás Maduro ya no controla al órgano legislativo, hoy dominado por la oposición.

En medio de esta situación, existe un caso que rompe con la tendencia: Uruguay, país que a finales de 2014 mantuvo su confianza a la izquierda al elegir como su Presidente a Tabaré Vázquez, quien sustituyó en el cargo a José Mujica.

Te recomendamos leer: ¿Qué medidas toma Venezuela ante la crisis del crudo?

Logros en el cono sur

La decisión de los uruguayos de mantener a la izquierda al frente del país responde a los resultados que su gobierno ha tenido y que han gustado a la mayor parte de su ciudadanía.

Entre los más destacados están el conseguir una reducción considerable en el volumen de pobreza del país, pasando entre 2005 y 2015 de un 38 a un 10% de personas bajo esta situación, además de multiplicar el Producto Interno Bruto (PIB) hasta cuatro veces, pasando de 15 a 60 mil millones de dólares (mdd) anuales.

Estos resultados son parte un plan que la izquierda empezó desde 2005 y que consistió en tres ejes principales: empleo y estímulo a empresas, ya que “para distribuir más había que generar más”, un estado fuerte para los pobres, enfocado garantizar la seguridad social, y un impulso a la educación, apoyado por la tecnología.

Así lo menciona en entrevista con Alto Nivel el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, quien sostiene que estos logros que se muestran fueron resultado de nunca estar conformes. “La izquierda nunca debe conformarse con los éxitos que va teniendo, no puede detenerse, necesita siempre ir adelante solucionando los nuevos reclamos que van apareciendo, la constancia es la clave”, relata.

También te puede interesar: Los desafíos económicos y políticos de Uruguay

Medidas para levantar a la izquierda

Para el segundo al mando del país es triste ahora ver como existen personas que se alegran de la pérdida de posición que tiene la izquierda en Latinoamérica, aún cuando los beneficios que ha dejado en la mayoría de los países están sobre la mesa.

“Hay quienes están festejando que la izquierda esté teniendo problemas, sin embargo, no observan los logros sociales y el crecimiento que ha tenido la región desde que la izquierda apareció en la zona, la gente tiene memoria y es consciente de las libertades que han conquistado durante este tiempo”, sostiene.

¿Qué puede hacer la izquierda ante este momento oscuro? El Vicepresidente indica que su labor debe ser levantarse, encontrar cuáles fueron sus errores y continuar.

1.- Acabar con el sectarismo

Para Raúl Sendic este es uno de los problemas más graves que tiene la izquierda en toda la región, esta poca capacidad que han tenido los distintos líderes de los grupos políticos para ponerse de acuerdo y enfrentar juntos a su oposición.

“Imagínate, el Frente Amplio de Uruguay data de 1971 y en nuestro interior están presentes más de 30 grupos con ideas diferentes, la clave de nuestro avance está en que no nos hemos separado a pesar de las diferencias porque sabemos que solos únicamente iremos hacia la derrota”, sostiene.

2.- Fin al virus de la corrupción

El Vicepresidente de Uruguay señala que por ningún motivo deben permitir que exista corrupción al interior de sus estructuras o gobiernos, ya que este tipo de situaciones cortan completamente con la idea y las bases ideológicas que tiene la izquierda.

“Los escándalos de corrupción descalifican totalmente a la izquierda, no pueden permitirse y deben cortarse de tajo, un líder de izquierda que es corrupto perdóname pero no es de izquierda”, menciona.

3.- Relación con los medios

El político señala que es básico para este relanzamiento de la izquierda que los partidos trabajen por tener una buena relación con los medios de comunicación, quienes pueden juegan un papel muy importante como informantes de la sociedad.

Sendic indica que los medios normalmente no suelen reconocer los logros que se van teniendo, sino que en la mayoría de los casos destacan aspectos negativos, cosa que no puede llevar a la izquierda a perder la cabeza, la mejor respuesta en este sentido debe pasar por el diálogo.

4.- Capacidad para transmitir avances

Sendic pide a la izquierda latinoamericana preocuparse más por transmitir a la sociedad los alcances que tiene, sin esperar que la gente por sí sola comprenda su trabajo.

Es una prioridad para la vida de los partidos el que la gente esté enterada sobre cada paso que dan, aún cuando no toque específicamente al área o estrato en el que se encuentren.

5.- Liderazgos renovados y auténticos

Una de las razones por las que Raúl Sendic considera que tuvo tanto éxito el expresidente José Mujica es la autenticidad que tenía como líder, siendo siempre una persona coherente tanto en su pensamiento como en sus actividades.

“Pepe se convirtió en una referencia no sólo por que trabajó bien en temas de economía o política, sino también porque impulsó valores, necesitamos liderazgos en la izquierda de ese tipo, además de que requerimos abrir espacios a los jóvenes que pueden tener la respuesta a las cosas que no encontramos”, indicó.

6.- Adaptarse a los cambios económicos presentes

Finalmente, el Vicepresidente uruguayo señala que el mayor reto de la izquierda en Latinoamérica pasa por adaptarse al nuevo contexto económico y social que está presente en todo el mundo y en el que ha ido disminuyendo el peso de agentes económicos importantes para la zona, como es el caso del petróleo.

“El gran reto que tiene hoy la izquierda de América Latina es el demostrarle a la gente que tenemos también la capacidad de gobernar en tiempos adversos, no sólo cuando existen días buenos, sino siempre, hoy la situación del precio del petróleo y las materias primas debe obligarnos a pensar mejor el papel que queremos tener”, concluyó.

Relacionadas

Comentarios