A Fondo

Cuáles son las soluciones ante la depreciación del peso

La depreciación es parte de un fenómeno global que no parece tener fin, la única arma real de México es su política de estabilidad fiscal, antes de intervenir los mercados.

20-01-2016, 4:28:43 PM
Cuáles son las soluciones ante la depreciación del peso
Jorge Arturo Monjarás

Pues que no, comentan los especialistas de los dos bancos más grandes del país: no hay salida de capitales hasta diciembre pasado y no hay indicios de movimientos mayores en las primeras semanas de enero. Las razones siguen siendo externas y México sólo cuenta con una o dos herramientas para hacer frente a la situación que llevó al peso a rebasar los niveles de 18.80 por dólar hoy, 20 de enero.

Las mismas razones

Los más recientes movimientos de depreciación del peso siguen siendo parte de un fenómeno global, y para ello basta ver las gráficas de comportamiento de otras divisas, o del propio Dollar Index. Los factores siguen siendo el nerviosismo por el crecimiento en China y la depreciación del yuan, por un lado, y la caída en los precios del petróleo, por el otro.

También puedes leer: Dólar se dispara a $18.90 por el desplome del crudo

Por ejemplo, el Dr. Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, apunta al escepticismo sobre el más reciente dato de crecimiento en China, 6.9% de incremento en el PIB en 2015. El mercado ve con desconfianza la depreciación del yuan en las semanas previas y lo interpreta como una de tantas medidas que el gobierno está implementando para recuperar el crecimiento.

Sobre el tema petrolero, persiste la idea de que la baja en precios podría extenderse el resto del año, ante el regreso de Irán a los mercados y la negativa de los países de la OPEP de bajar su producción. La estimación de que acaso otras naciones disminuyan su producción no es suficiente. Por tanto, se incluye a México dentro del nerviosismo ante los países productores, si bien el crudo sólo representa 10% de las exportaciones, apunta Carlos Serrano.

El Dr. Sergio Luna Martínez, de Estudios Económicos de Banamex-Citi, señala que esta relación es espuria, ya que, incluso las finanzas públicas mexicanas se han liberado de la dependencia del petróleo. También, critica que el mercado no esté nombrando más claramente a los ganadores por la baja en los precios del petróleo. No basta con saber que hay países consumidores que se benefician, si no se ven apuestas en su favor, más allá del dólar estadounidense.

No se ve fondo

Sin embargo, ambos expertos señalan que por el momento no puede verse el final de esta tendencia especulativa. Mientras siga la baja en los precios del petróleo, las cosas seguirán, apunta Carlos Serrano, más si estos descienden de los 20 dólares por barril.

“Estamos en un punto en que el consenso es que no hay un catalizador en contra”, señala Sergio Luna. No hay quien se ponga en frente, no hay resistencias a simple vista.

Ante este panorama, México puede hacer poco. En opinión de Carlos Serrano y de Sergio Luna, los dichos de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, acerca de intervenir los mercados, no se refieren al país, sino a otros mercados emergentes.

En su opinión, México puede diferenciarse de otras naciones porque sí ha realizado los ajustes fiscales pertinentes, específicamente los recortes al gasto y la disminución del ritmo de endeudamiento neto, tal como lo había dicho a principios del sexenio.

El panorama es claro en cuanto a la inversión extranjera en cartera, señalan. No hay saldo negativo en los flujos de inversión en México, en contraste con el resto de los emergentes. El saldo a diciembre es de entrada neta.

Carlos Serrano advierte que de todos modos la intervención de los mercados por parte de los bancos centrales de los países emergentes no sería suficiente si se organiza de forma aislada. Tendría que ser un movimiento concertado entre varias naciones para que diera resultado.

¿Está buscando Carstens aliados? A las cabezas económicas de los bancos más importantes del país no les parece factible. 

También puedes leer: ¿Es tan grave la fuga de capitales?

¿Qué más se puede hacer?

Aparte de subir las tasas de interés a un ritmo más rápido que la Fed, lo cual no consideran viable dada la baja inflación, los destacados economistas apuntan a continuar las medidas de ajuste fiscal, los ejercicios de presupuesto base cero, la baja del ritmo de endeudamiento.

El presupuesto público debe continuar con sus objetivos de déficit marcados, y ello sólo puede hacerse ajustando el gasto o incrementando la base de contribuciones fiscales en la población. Sin embargo, la maniobra de cobertura de precios del petróleo le da al país margen de maniobra hasta 2017. México tiene una situación fiscal consolidada, lo cual hay que continuar.

Sergio Luna apunta que, además, México podría aprovechar otros mecanismos de cooperación, no con países emergentes, sino con la propia Reserva Federal de Estados Unidos. Una línea de swap con la Fed podría darle al país la estabilidad que requiere para echar para atrás la tendencia devaluatoria.

Sin embargo, señala, el timing es tan importante como el mecanismo en estos casos. Por tanto, esperar el momento adecuado es muy importante, “y en eso han probado ser unos maestros”, comenta, en referencia a Banxico.

Relacionadas

Comentarios