'; Alto Nivel
A Fondo

México vs China, quién es quién en el mercado de EU

Si hablamos de manufacturas, México tiene ventajas como la localización geográfica y menores salarios en dólares, sin embargo, la depreciación del yuan puede sumarle puntos a China.

19-01-2016, 10:28:25 AM
México vs China, quién es quién en el mercado de EU
Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México de BofA

Los productos manufactureros de México compiten con los productos chinos en el mercado de Estados Unidos. La visión del consenso es que una fuerte depreciación del yen (CNY) podría lastimar la competitividad de México relativa a la de China y otros países asiáticos. Para nosotros, la depreciación del peso, menores costos en los insumos después de las reformas estructurales y un aumento en la productividad del sector manufacturero le dan espacio a México para que se mantenga competitivo en el mercado estadounidense incluso si el CNY se deprecia con fuerza. Estimamos que el CNY tendría que depreciarse 67 por ciento para que los salarios en dólares para México y China fueran los mismos.

México compite contra China por el mercado de Estados Unidos

México tiene ventajas importantes frente a China, una de ellas es la localización geográfica y menores salarios en dólares. Una depreciación del CNY afectaría a ambas, pero para nosotros las afectaría menos que lo que el mercado cree. Además, México tiene más ventajas, incluyendo el mayor número de tratados de libre comercio en el mundo, que muchas empresas de manufactura han citado como un importante factor en su decisión de producir en México.

También hay que destacar que China ha ido incrementando su participación en las importaciones de Estados Unidos en años recientes, pero no ha sido a expensas de la participación de México, que también se ha incrementado. La participación de China en las importaciones estadounidenses incrementó a 21.5% en 2015 de 18.1% en 2011. La participación de México creció de 11.9% a 13.2% en el mismo periodo, por lo que la relación de la participación de México con China se ha mantenido alrededor del 0.6. Los mexicanos siempre están temerosos de la competencia con China porque después de la entrada del gigante asiático a la Organización Mundial de Comercio a principios de la década de los noventa, la participación de China aumentó de 8.2% en el año 2000 a 14.5% en 2005, y México cayó de 11.1% a 10.1% en el mismo periodo. Esto sucedió porque en aquel tiempo los salarios en México eran mucho mayores que en China. Estimamos que para 2003 la diferencia estaba 183% a favor de China.

La depreciación del Yuan disminuiría los salarios de China en dólares

Una fuerte depreciación del CNY disminuiría los salarios de los trabajadores chinos en dólares, reduciendo la ventaja de los salarios mexicanos sobre los chinos, que actualmente estimamos en 40%. Nuestros estrategas en Asia prevén una depreciación de alrededor de 7% del CNY a 6.9 para el final del año. Pero en ese escenario, los salarios en México aún se mantendrían muy por debajo de los salarios chinos, incluso con el Peso mexicano (MXN) y los salarios en moneda local constantes. De hecho, estimamos que si todo se mantiene constante, el CNY tendría que depreciarse 67% para provocar que los salarios en México y China fueran los mismos en términos de dólares.

Sin embargo, México tiene una importante defensa ante esta amenaza: un tipo de cambio flotante que ha actuado como amortiguador ante los choques externos. Como en otros mercados emergentes, México se ha visto afectado recientemente por una combinación de choques externos como el inicio del ciclo de alzas de la Reserva Federal, una fuerte caída en los precios del petróleo, alta volatilidad en los mercados financieros y una desaceleración en el crecimiento de grandes mercados emergentes como China y Brasil (en recesión).

En respuesta a estos choques adversos, el peso se ha depreciado con un bajo traspaso a la inflación, lo que le ayuda a México a superarlos. La depreciación del peso ha permitido que los salarios adquieran competitividad en el contexto global, lo que eventualmente debería convertirse en un impulso a las exportaciones (prevemos que esto suceda en el segundo semestre de 2016). Esto significaría que incluso si el CNY se depreciara significativamente, los salarios chinos podrían permanecer más altos que los salarios mexicanos porque el MXN reaccionaría como consecuencia. Además, México se mantiene competitivo con respecto al bloque asiático en términos de costos unitarios de mano de obra.

México también tiene la ventaja de una creciente productividad en el sector manufacturero. Mayor productividad con salarios que no aumentan hacen de la productividad una ganga para los inversionistas. Esto se ha reflejado en fuertes inversiones en el sector automotriz en los últimos años, lo que aumentará la producción anual de automóviles en México de 3 millones en 2014 a 5 millones en 2019.

Una depreciación del CNY también lastimaría la ventaja geográfica de México

Una mayor depreciación del CNY afectaría la ventaja geográfica de México porque reduce los precios de las materias primas, incluyendo el petróleo. Esto sucederá al mismo tiempo que los habitantes de China disminuyen su demanda por commodities ya que se enfrentan a mayores precios en moneda local. Menores precios petroleros se traducen a su vez en una reducción de los costos de transportación y reducirá la ventaja geográfica relativa de México.

Menores precios energéticos globales, combinados con las reformas estructurales en México, también han ayudado a las empresas manufactureras a reducir sus costos en energía. Las tarifas eléctricas para grandes empresas se han reducido 24% interanual, el gas natural para fines industriales ha caído 27%, y los precios del diésel y la gasolina disminuirán alrededor de 3% interanual en enero. Además, el sector de telecomunicaciones está pasando por un proceso deflacionario en México, lo que también está disminuyendo los costos para las compañías de manufactura. Como una aproximación, hay que considerar que el componente de telecomunicaciones en el Índice Nacional de Precios al Consumidor se redujo 12.4% interanual. Menores costos de la energía y telecomunicaciones dan espacio a los fabricantes localizados en México para hacer frente a la posible pérdida de ventajas competitivas.

Relacionadas

Comentarios