'; Alto Nivel
A Fondo

¿Por qué el peso se deprecia tan rápido?

La caída insostenible de los precios del petróleo, la crisis en China, son las principales causas, sin embargo, hay otros factores que la han potenciado.

15-01-2016, 5:17:29 PM
¿Por qué el peso se deprecia tan rápido?
Altonivel

Nada detiene la caída del peso ante el dólar, y por el contrario, parece que cada día se suman más efectos adversos para hundir a la moneda mexicana.

Los datos son muy serios. En dos semanas, el peso ha perdido 90 centavos frente al dólar, un equivalente a 5.05%, con respecto al último cierre de 2015. México cerró el año pasado con una depreciación anual de 16.75%.

El dólar pasó de costar 15.15 pesos el 2 de enero de 2015 a 17.70 para el 4 de enero de 2016; y en dos semanas pasó a cotizarse a 18.60 a la venta en bancos.

¿Cuáles son los motivos?

1.- El petróleo

La principal razón de la caída de las divisas ante el dólar, entre ellas la mexicana, es la caída sin fin de los precios del crudo. El año pasado fue pésimo para los precios del petróleo. Actualmente están en mínimos que las economías jamás calcularon, y al parecer caerán más, de acuerdo con los analistas.

Durante los 18 últimos meses, el exceso de suministro fue el principal factor detrás del declive de los precios, después de que Arabia Saudita llevó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a aumentar las exportaciones para defender su cuota de mercado frente a los productores de mayores costos, como las firmas de esquisto estadounidenses.

Los bajos precios impulsaron la demanda global hasta sus máximos en varios años, salvando al petróleo de un colapso mayor y animando a los productores a confiar en que el mercado podría recuperarse más tarde en 2016.

Sin embargo, el barril de petróleo sigue en espiral bajista sin que se vislumbre a corto plazo alguna propuesta de los grandes productores mundiales del energético para estabilizar su costo y mediar la oferta y demanda.

Por si fuera poco, los precios del petróleo han caído más a causa del levantamiento de las sanciones contra Irán, lo que se traducirá en un aumento de la oferta del crudo en el mercado, que se encuentra sobresaturado.

Los precios bajos del petróleo han dominado la reciente ola de ventas en el mercado y otra vez esta tendencia se hará manifiesta con el levantamiento de las sanciones a Irán la próxima semana, señaló Ric Spooner, jefe analista de CMC Markets en Sydney, de acuerdo a un reporte de Notimex.

2.- China

La primera semana del año fue de pesadilla para China En dos ocasiones, se detuvo la compraventa de acciones chinas cuando las acciones cayeron más del 7%, continuó depreciándose el RMB y un indicador del sector industrial chino sufrió su caída más prolongada desde 2009.

El resultado fue un alboroto en las acciones mundiales: los mercados cayeron entre el 6 y 7 por ciento. También se vieron afectados otros activos de riesgo. Se vendieron masivamente bonos de alto rendimiento, mientras tanto, los inversionistas se volcaron hacia los activos de refugio, lo que provocó la caída de los rendimientos de las letras del Tesoro y el alza del oro.

De acuerdo con un análisis de la firma BlackRock, la amenaza más grande para los inversionistas mundiales es la aceleración de la caída de la divisa china. El jueves, el RMB se posicionó en el nivel más bajo desde 2011, y las reservas de divisas extranjeras de China cayeron 108,000 millones de dólares en diciembre.

¿Y las consecuencias?

El principal es un alza en los productos de importación, como ya lo anticiparon diferentes cámaras de comercio. La Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) anticipó hace seis meses que los precios aumentarían a principios de 2016 un 5% en promedio.

Por otra parte, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México aseguró que la depreciación del peso ya provocó el incremento de 10% en los precios de diversos productos de importación, y pronosticó un alza más a finales de enero o en el transcurso de febrero.

Los artículos de importación serán los que vean más afectados sus precios, tales como los electrónicos, teléfonos celulares, ropa, calzado, motores, autopartes, camionetas, metales no ferrosos, farmacéuticos, productos químicos y derivados, además de productos de plástico, hierro, acero, cartón y papel. También se verán implicados los alimentos como harinas, aceites comestibles, granos, etcétera.

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) señaló que los sectores más afectados serán electrónica, metalmecánica, cómputo, siderúrgico, farmacéutico y textil, lo que no significa que se presente una alza generalizada o en los productos de la canasta básica.

¿El peso es el único afectado?

Para nada. Casi todas las divisas del mundo, y principalmente de América Latina han sido afectadas por la crisis mundial.

Tan solo este viernes, el real se debilitaba 1.4 por ciento, golpeado también por el temor a un relajamiento de la política fiscal de Brasil; el sol peruano bajó un 0.3 por ciento luego de que el banco central subió su tasa de referencia 0.25 puntos porcentuales, a un 4 por ciento. El peso chileno mientras tanto, perdió 1.36 por ciento frente al dólar.

Uno de los casos más críticos es Venezuela. Este viernes, el presidente Nicolás Maduro decretó un estado de Emergencia Económica, luego de asegurar que el país pasa por una “tormenta económica”, agudizada por la caída del precio del barril de petróleo venezolano a 24 dólares, su nivel más bajo en 12 años.

Las autoridades mexicanas insisten en que el peso sufrió una menor depreciación en comparación con economías como Argentina, cuya moneda se depreció 52% respecto al dólar o el real brasileño que retrocedió 44%, sin embargo, eso no significa que estamos ante uno de los episodios de devaluación más importantes en la historia del país.

¿Hay una fecha para detener esta crisis?

Por el momento no. El primer factor que tendría que ocurrir para que el peso se estabilice es que el precio del petróleo deje de caer, y por el contexto internacional y la falta de acuerdos entre los países luce complicado.

El secretario mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, dijo este viernes que no debe haber “falsas expectativas” de un acuerdo entre países petroleros para estabilizar los deprimidos precios del crudo.

El segundo factor tiene que ver con la recuperación China, sin embargo, este país también ha fracasado en contener la caída del yuan y la volatilidad de sus mercados. El año pasado, como parte de una serie de medidas, el llamado seleccionado nacional de inversores institucionales había prometido comprar y mantener acciones del índice hasta que regresara a 4,500 puntos, un nivel que en ese momento se consideraba al alcance.

Sin embargo, el índice compuesto de Shanghái cayó este viernes hasta los 2,900 puntos, su menor nivel desde diciembre de 2014.

Hasta el momento, el gobierno mexicano ha señalado que la caída del peso tiene que ver con situaciones externas, por lo que no ha manifestado una estrategia definida para detener esta situación, más que la subasta de dólares por parte del Banco de México.

El gobernador de Banxico, Agustín Carstens, señaló esta semana, sin referirse específicamente a México, que las economías emergentes podrían tener que recurrir a intervenciones radicales en los mercados financieros, parecidas a las que usaron los países ricos durante la crisis financiera.

Carstens dijo que las naciones en desarrollo necesitan finalmente emprender duras reformas para aumentar su crecimiento económico en largo plazo. “Puede ser que tengamos que ser formadores de mercado de última instancia en nuestros propios mercados, no muy diferente de lo que las economías avanzadas hicieron en el momento de la crisis. Tal vez sea momento de que las economías emergentes se vuelvan no convencionales”.

Relacionadas

Comentarios