'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Reacciones en el mundo por crisis Irán-Arabia Saudita

Arabia Saudita ejecutó al clérigo chiita Nimr al-Nimr, acusado de terrorismo, provocando protestas de indignación que elevaron la tensión en Medio Oriente.

04-01-2016, 9:41:58 AM
Reacciones en el mundo por crisis Irán-Arabia Saudita
Reuters

El sábado pasado Arabia Saudita ejecutó al clérigo chiita Nimr al-Nimr, acusado de terrorismo, junto a decenas de yihadistas suníes. El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, declaró que el religioso chií era un “mártir” y advirtió a la familia gobernante Al Saud sobre una “venganza divina”.

Nimr al-Nimr fue una de las 47 personas ejecutadas tras haber sido halladas culpables por las autoridades sauditas de ofensas relacionadas contra el terrorismo.

El clérigo Nimr, de más de 50 años, fue un destacado líder religioso de la minoría chiita en Arabia Saudita, que durante las movilizaciones de la Primavera Árabe en 2012, fue arrestado. De acuerdo a diversas fuentes, contaba con una amplia base de seguidores jóvenes en Arabia Saudita y Bahréin.

En 2014 fue sentenciado a muerte acusado de buscar “intromisión extranjera” en el reino de Arabia Saudita.

Reacciones de indignación

Ante la indignación, manifestantes irrumpieron en la embajada de Arabia Saudita en Teherán, capital de Irán, y prendieron fuego al edificio.

En reacción, Arabia Saudita cortó sus relaciones con Irán, su rival regional y una potencia musulmana chií.

Mientras tanto, sus aliados suníes se apresuraron a apoyar la medida diplomática. Bahréin y Sudán anunciaron la suspensión de sus lazos con Irán, mientras que Emiratos Árabes Unidos (EAU), hogar de cientos de miles de iraníes, disminuyó el nivel de sus vínculos con la república islámica.

Irán acusó a Arabia Saudita de utilizar el ataque a su embajada como una “excusa” para romper relaciones y agudizar las tensiones sectarias, después de que chiíes en varias partes del mundo condenaron la ejecución del clérigo.

El domingo por la noche, un hombre fue abatido a tiros en la Provincia Oriental de Arabia Saudita, en respuesta a una emboscada armada contra efectivos de seguridad locales. En tanto, dos mezquitas suníes en la provincia Hilla de Irak, de mayoría chií, fueron blanco de ataques con bomba.

Comunidades chiíes se manifestaron en todo el mundo por la ejecución de al-Nimr, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, acusó a Irán de crear “células terroristas” entre la minoría chií del reino.

Irán replicó que Riad empleó el incidente en la embajada y un ataque similar contra su consulado en la ciudad iraní de Mashhad como una “excusa” para escalar las tensiones.

Conflicto que afecta al mundo

Los precios del petróleo subían cerca de 2 por ciento, pese a datos que indicaron debilidad económica en Asia, a medida que los dos grandes exportadores de petróleo de Oriente Medio se denostaban mutuamente y las tensiones se propagaban a otros productores de crudo, como Irak. 

Las bolsas en Oriente Medio sufrieron fuertes bajas, especialmente el mercado de Qatar, que cedió más de 2,5 por ciento, ya que la preocupación por la crisis geopolítica se sobreponía sobre cualquier beneficio generado por precios del crudo más altos.

China, un importador de petróleo, declaró estar “muy preocupada” por los hechos, en una inusual intervención en los asuntos diplomáticos de Oriente Medio. Estados Unidos y Alemania llamaron  actuar con mesura, mientras que Rusia se ofreció para mediar y ayudar a poner fin a la disputa.

Las tensiones también amenazaban con frustrar esfuerzos por poner fin a la guerra civil de Siria, que ya dura cinco años, donde Arabia Saudita y otras potencias del Golfo Pérsico respaldan a grupos rebeldes que luchan por derrocar al régimen del presidente Bashar al-Assad, un aliado de Irán.

Relacionadas

Comentarios