'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

¿La televisión se derrumba y las redes sociales reinarán?

Ante la oferta de baja calidad de las televisoras, el público mexicano se refugia en el contenido digital. ¿El apagón analógico apoyará esta tendencia?

15-12-2015, 8:37:14 AM
¿La televisión se derrumba y las redes sociales reinarán?
Eliesheva Ramos

Las televisoras mexicanas tienen un grave problema: no se preocupan por los contenidos. Por eso, la oferta de programación es de baja calidad y no cumple con las expectativas de una audiencia cada vez más exigente y con mayor acceso a internet y otras plataformas. No es de extrañarse que muchos, especialmente los jóvenes, prefieran consumir videos online que prender la televisión. 

Si los 120 millones de mexicanos tuvieran acceso a internet la televisión abierta estaría muerta, aseguró Ignacio Soto Casanueva, director general de Fix Comunicación, la primera empresa latinoamericana en ganar un Golden Trailer Award, conocido como el “Óscar de los trailers”.

En entrevista para Alto Nivel, este apasionado de los medios de comunicación dijo que la televisión abierta mexicana está derrumbándose a pasos agigantados ante una crisis de contenidos que data de varias décadas.

“Todos los imperios caen por más invencibles que parezcan. En su momento las empresas discográficas reinaban, tenían el poder de la música en sus manos y unos 30 ejecutivos a nivel mundial tomaban las decisiones que impactarían a millones de personas, pero las disqueras se durmieron en sus laureles, no capitalizaron, y el otrora emblemático edificio Capitol Records, la principal tienda vendedora de discos por décadas en el sur de California, ahora es un edificio fantasma”.

Soto, miembro de la Cámara de la Industria del Cine y el Videograma, lamentó que los dueños de las televisoras se preocupen más por detener el apagón analógico y evitar multas que por enfrentarlo y sacarle provecho.

El grave problema de la televisión mexicana son los contenidos. “En México no existe un semillero de creadores desde finales de los 70. Por otra parte, los ejecutivos de las televisoras compran poco contenido nacional, y si lo hacen es a productoras con las que tienen relaciones cómodas, así que les solicitan ciertos contenidos que son refriteados una y otra vez”.

Las plataformas que los canales de televisión abierta lanzaron para transmitir contenido digital, que podrían considerarse una alternativa para competir con los poderosos medios digitales como Netflix o Youtube, nacieron tarde, aseguró el productor.

“Los contenidos que se ofrecen por esos canales no se comparan a la oferta que existe en la red, así que la televisión, de ser un imperio, se convierte en una herramienta alterna, algo así como un tostador que nada más prendes un rato por la mañana”.

Cuestionado sobre las ventajas que podría tener la multiprogramación para las televisoras abiertas mexicanas, dijo que esas herramientas deberían haberse capitalizado desde que se inventaron hace años.

El experto habló sobre la tecnología que existe desde hace años (como el 5.1 que tiene casi tres décadas y la alta definición, disponible desde hace un tiempo), la cual no fue aprovechada por las televisoras, “quienes piensan por qué invertir, por qué mejorar, mejor me ahorro dinero”. Ahora, estos antiguos gigantes tendrán que buscar opciones para remediar su ceguera, que les inhibió invertir hace décadas para enfrentar el cambio tecnológico. “TV Azteca y Televisa deberían haber impulsado el apagón analógico desde hace tiempo en lugar de esperarse a que el Estado tuviera dinero para regalar televisiones, deberían de haberse preocupado por que su imperio se viera hasta el último rincón del país”.

El mexicano, agregó, consumía como hipnotizado lo que la televisión abierta quisiera ofrecerle. Pero poco a poco la gente ha descubierto otras opciones y ahora elige lo que le interesa de un amplio abanico de posibilidades. Hoy la familia ya no se reúne ante una pantalla para ver cualquier cosa; buscan otras opciones de comunicación, como los videos online y las redes sociales. “Está más en boga la industria cinematográfica, que es más vieja, que la industria televisiva, lo que es muy lamentable”, agregó Soto.

Video online, el rey

Ante esa carencia de creatividad en las televisoras, las redes sociales se están levantando como los nuevos reyes del contenido.

México es uno de los países que más consume video online, con un 81% de penetración. “México es uno de los principales consumidores de videos digitales, incluso por encima de países como Reino Unido” explicó a Alto Nivel, José Valverde Padilla, confundador y CEO de Fullscreen, empresa que ofrece soluciones de video premium que optimizan el impacto de la marca en la audiencia precisa.

El empresario precisó que el segmento de video online creció en México un 128% en 2014 y un 68% en este año. “En México existen unos 50 millones de internautas y es tal el crecimiento de esta industria que se está comiendo una buena cantidad del dinero que solía destinarse a la televisión abierta y de paga”.

En México el video online está por encima de la televisión de paga, la radio y los periódicos y revistas impresos. Y es que la versatilidad de este formato es tal, explicó dice Valverde, que es uno de los productos que más engagement produce entre el público. 

“Para 2016 seguramente crecerá la televisión de paga por el asunto del apagón analógico pero el aumento más importante se verá tanto en video como en mobile; la tecnología de los celulares y las tabletas así como los planes de conexión hacen que la penetración de estos aparatos sea más grande”, añadió el experto.

A esto hay que sumarle el crecimiento de las redes sociales como Vine e Instagram, y los esfuerzos que harán Facebook y Youtube por mantenerse relevantes. “Si no hay una oferta novedosa te pierdes del mapa” sentenció Valverde.

Pero no todo está perdido para la televisión; la “pantalla chica” podría resurgir de sus cenizas como el ave fénix. Eso piensa Ignacio Soto Casanueva, quien argumenta que la televisión tiene todo el músculo para hacerlo, pues México cuenta con la cadena de televisión más poderosa de América Latina: Televisa. 

Relacionadas

Comentarios