ActualidadHistorias

2015: Año de reconfiguración política en Latam

Los gobiernos de izquierda en América Latina están perdiendo fuerza debido al mal manejo económico de los gobiernos y los actos de corrupción.

14-12-2015, 2:28:59 PM
2015: Año de reconfiguración política en Latam
Xóchitl Austria

América Latina está girando hacia el centro y la derecha. El destape de actos de corrupción y el mal manejo de la economía –agravado por la desaceleración de China y la caída del petróleo- están debilitando a la izquierda. Primero Guatemala, después Argentina, Venezuela y próximamente Brasil.

El pasado 10 de diciembre, Mauricio Macri, del partido Cambiemos (centroderecha), asumió la presidencia de Argentina y terminó con 12 años de “Kirchnerismo”. Ahora gobernará con un Congreso dominado por el peronismo-kirchnerista.

En su primer discurso, ante otros mandatarios de Latinoamérica, Macri criticó a su antecesora Cristina Fernández de Kirchner, diciendo: “El siglo pasado la sociedad privilegió liderazgos individuales en todos los ámbitos, se buscaban genios que resolvieran todo; en el siglo XXI hemos entendido que las cosas salen bien cuando se arman equipos”.

Y dijo de forma conciliadora: “los hermanos de América y del mundo tenemos una visión nueva de la política, somos hijos de este tiempo y tratamos de comprender sin prejuicios ni rencores, creemos en la cooperación”.

Días antes, en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, recibió un fuerte revés al perder la mayoría absoluta en el Congreso. La Mesa de Unidad Democrática le arrebató el control del Congreso a los chavistas después de 16 años, debido al descontento social ocasionado por el desabasto de productos de primera necesidad y la crisis económica agravada por la caída del precio del petróleo.

Pero no han sido los únicos. El pasado 2 de diciembre, el presidente del Congreso en Brasil, Eduardo Cunha, aprobó iniciar un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff por presuntamente violar las leyes de presupuesto aumentando el gasto durante su campaña de reelección en 2014.

Los brasileños han salido a las calles para exigir la destitución de la mandataria envuelta también -junto con otros funcionarios de su partido- en un escándalo de corrupción en Petrobras; mientras los ciudadanos padecen una seria recesión económica, con una inflación por las nubes y un alto desempleo.

Ahora Rousseff debe esperar a que se forme una comisión especial multipartidaria en el Congreso que analice la solicitud de impeachement (juicio político). Para que el juicio proceda, dos tercios de la Cámara deberán estar de acuedo.

En octubre, en Guatemala también ganó la derecha con el presidente Jimmy Morales, luego de que Otto Pérez Molina, y su vicepresidenta, Roxana Baldetti, renunciaran por ser acusados de asociación delictiva, defraudación aduanera y cohecho pasivo (cobro de sobornos).

Otros países de afiliación izquierdista han perdido fuerza. En Bolivia, Evo Morales, perdió terreno en las pasadas elecciones regionales y ahora ha iniciado una campaña en la que busca su reelección para gobernar hasta 2020, a través de una reforma constitucional; mientras que en Ecuador, Rafael Correa desistió de postularse a un tercer mandato en 2017, pues perdió la capital Quito y está en disputa con movimientos ecologistas e indigenistas.

Otros países donde la izquierda está aparentemente estable son: Perú con Ollan Humala, Chile con Michelle Bachelet y Uruguay con Tabaré Vázquez.

¿Por qué se debilita la izquierda?

Tras una década de bonanza; América Latina ahora está viviendo las consecuencias de una excesiva dependencia de las materias primas y el fortalecimiento del dólar. El contexto internacional como la desaceleración de China y Europa, así como la próxima alza de tasas de la Fed de Estados Unidos, hacen poco atractiva la región para invertir. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) asegura que las economías latinoamericanas se contraerán 0.8% en 2015.

El analista político, Enrique Toussaint, explica en un texto sobre ¿Por qué América Latina gira a la derecha? que tanto la restricción de libertades justificada por el proyecto democrático de los gobiernos de izquierda; como el mal manejo de la economía con la caída del precio del petróleo; la extrema dependencia de la venta de materias primas al exterior; así como la corrupción, están generando el debilitamiento de las izquierdas.

De acuerdo con el politólogo Marcio Palacios, citado por la agencia AFP, el debilitamiento de los gobiernos de izquierda también está ligado con la corrupción y a que han replicado patrones de la derecha sobre “favorecer a unos pocos”.

Y justamente el combate a la corrupción como sistema de vida en América Latina ha llevado a los ciudadanos a confrontar a los gobiernos por diferentes vías (desde manifestaciones hasta movimientos en redes sociales).

Para el ejecutivo de Merrill Lynch, Juan Pablo Cuevas, citado por la agencia EFE, el gran desafío de los países latinoamericanos es “mirar hacia delante” y estudiar ahora cómo hacer que sus economías se sustenten en una “mezcla más equilibrada” entre materias primas y productos terminados.

Relacionadas

Comentarios