A Fondo

Perspectivas 2016: 10 factores macroeconómicos

La política monetaria tomará el escenario central del próximo año, acompañada de un incremento en la inflación y el inicio de la recuperación de los emergentes.

09-12-2015, 3:44:18 PM
Perspectivas 2016: 10 factores macroeconómicos
BofA Merrill Lynch Global Research

2016 estará marcado por un crecimiento global modesto, el inicio de la recuperación para los mercados emergentes y las políticas monetarias divergentes en las dos grandes economías del mundo –Estados Unidos y China–, además de tensión en los mercados por el crédito, las tasas y tipos de cambio.

Los analistas prevén que cuando la Reserva Federal comience a aumentar la tasa de fondeo federal, la política monetaria tomará el escenario central de 2016. Sin embargo, la baja inflación, la mejoría en los fundamentales y el apoyo de las políticas deberían augurar un buen futuro para la expansión económica global, los consumidores y las oportunidades de inversión.

Siendo cautelosamente positivos, la perspectiva de la firma se basa en un crecimiento más fuerte y tasas más altas; sin embargo, virtualmente todos los sectores están enfrentando riesgos macroeconómicos y disrupciones en la innovación.

Se espera que las inversiones de valor superen al crecimiento a principios de 2016, y se prevé que Main Street supere a Wall Street en la medida en que el riesgo de cola de las tasas bajas, los precios del petróleo y el incremento en el empleo continúen beneficiando a los consumidores.

En este contexto, el equipo de BofA Merrill Lynch Global Research señala 10 puntos macroeconómicos para el próximo año. En esta entrega te presentamos los primeros cinco.

1. S&P 500: La última “jugada anti crediticia”

Se prevé que el Índice Standard and Poor’s 500 alcance los 2,200 puntos para finales de este año, comenzando una trayectoria hacia los 3,500 puntos en 10 años. Las ganancias en el año implican un 5% de retorno para el S&P, aproximadamente lo equivalente al crecimiento en las ganancias o a $125 USD en las ganancias por acción (EPS por sus siglas en inglés) de 2016. Con un crédito sensible a las inversiones como el riesgo más grande para 2016, el S&P 500 podría ser visto como “la última jugada anti crediticia”: las acciones de largo plazo y líquidas con hojas de balance sanas y los balances de efectivo por encima del promedio.

2. Crecimiento económico modesto 

Se prevé que el PIB global crezca en 3.4%, por encima del 3.1% de 2015, lo cual está ligeramente por debajo de la tendencia. Un crecimiento de alrededor de 0.5% más rápido que la tendencia es el pronóstico para Europa, Estados Unidos y Japón. En Estados Unidos, se prevé que el crecimiento del PIB se mantenga estable en 2.5% el próximo año, en la medida en que un sólido mercado laboral compense el débil crecimiento en la productividad.

3. Ligero incremento en la inflación

A nivel global, se espera que la inflación general suba a 2.8%, en la medida en que los efectos de la caída de los precios en las materias primas comiencen a esfumarse. La inflación subyacente debería mantenerse estable, con diferencias clave entre los mercados desarrollados y los emergentes.

Para finales de año, el desempleo en Estados Unidos debería alcanzar 4.5%, provocando un ligero incremento en la inflación en el próximo año, incluyendo la inflación en los salarios y precios en 0.5% y 0.2%, respectivamente.

La inflación en los mercados emergentes podría desacelerarse a 3.8%, por debajo del 4.3% de 2015. El patrón más fuerte en 18 años por parte del fenómeno de El Niño representa un potencial riesgo al alza para la inflación, particularmente en Asia y América Latina.

4. El comienzo de la recuperación para los mercados emergentes

Por primera vez desde 2010, el crecimiento promedio anual en los mercados emergentes debería comenzar a aumentar a 4.3% en 2016, desde el 4.0% en 2015. Excluyendo a China, el crecimiento debería repuntar hasta a 3.1% en 2016, desde el 2.6% de 2015. Cerca de tres cuartas partes de las economías emergentes podrían mostrar signos de recuperación para mediados de 2016, mientras que Brasil podría contraerse aún más a -3.5%, en la medida en que lucha por salir de la recesión.

Es probable que la inversión se convierta en el factor clave para la recuperación del mercado emergente. Se esperan retornos de los precios de los activos de más o menos 2.7% de la deuda externa soberana, 2.5 a 3.5% para la deuda corporativa de los mercados emergentes, y 1.0% de la deuda en moneda local. 

5. Tasas de interés: por encima de cero

Se prevé que la Reserva Federal calibre cuidadosamente un alza de tasas en los próximos dos años, con un aumento de 0.25% este mes, y tres o cuatro aumentos de 25 puntos base para cada uno de los dos siguientes años. Mientras tanto, se espera una mayor flexibilización cuantitativa en Europa y Japón y una mezcla de políticas para el resto del mundo.

El Tesoro de Estados Unidos a 10 años podría alcanzar 2.65%, y el dólar debería permanecer fuerte, aumentando de 4% a 6%. La confluencia de tasas modestamente más altas, el despegue de la Fed, y más presiones regulatorias probablemente mantendrán riesgos en la liquidez para los mercados de bonos en el primer plano.

6. Políticas monetarias divergentes

EU y China van por caminos separados. Con la Reserva Federal preparada para iniciar el alza de tasas y el Banco Popular de China probablemente recortando tasas, las políticas monetarias divergentes definirán los mercados de tasas y de divisas en 2016. Se prevé una mayor debilidad de la moneda china, con la divisa depreciándose por encima del 7% frente al dólar en 2016. Esto podría tener efectos negativos sobre las monedas asiáticas emergentes y los mercados de materias primas.

7. Las materias primas bajo presión

Un dólar fuerte y un contenido crecimiento global podría crear presiones a la baja en el corto plazo sobre los precios de los commodities – no sólo en los metales, sino también en los energéticos y en los granos. En general, los retornos de las materias primas podrían mantenerse sin cambios o bajar tanto como un 3.7% durante el próximo año.

Los balances petroleros se preparan para mejorar en la segunda mitad del año, con la combinación de la demanda global y una brecha de producción de los países fuera de la OPEC empujando al crudo de nuevo hasta los 55 dólares por barril. Mientras tanto, la demanda de gas natural debería mantenerse robusta, con el diferencial entre el gas y el crudo ampliándose. Los metales básicos probablemente se mantendrán suaves, con el oro todavía luchando en la medida en que el dólar se fortalece y las tasas suben.

8. El crédito está complicado

Las tendencias de los fundamentales en los mercados crediticios globales son divergentes, y parece que no hay ni un solo ciclo crediticio global. El optimismo está en lo más alto por la alta calificación de Estados Unidos, con un 3 a 4% de exceso en los retornos esperados para el próximo año. El mercado bajista para los altos rendimientos de Estados Unidos continúa, con pérdidas totales en los retornos de entre 2 y 3%. Se prevé que los persistentes diferenciales en los rendimientos entre Estados Unidos y los bonos corporativos globales obliguen a los inversionistas globales a entrar en el mercado estadounidense, y con retornos potenciales tan altos como de 6 a 7%, al tiempo que los bonos corporativos a 30 años podrían dar retornos similares a los de la renta variable en 2016.

Podría ser un año duro para el crédito en los mercados emergentes, con una rígida divergencia en los retornos de país en país. Sin embargo, el pronóstico en general para el crédito en los mercados emergentes es positivo, con un retorno total de 4.0% para los altos rendimientos, y 2.5% para el grado de inversión.

9. Estrategia global de inversión

Se prevé que las acciones globales aumenten entre 4% y 7% en el próximo año, con los mercados de renta variable en Japón (fuertes en todos los ámbitos), Europa (bancos) y Estados Unidos (cíclicos de alta calidad) entre los más destacados. La perspectiva de BofAML para la colocación de bonos es de posiciones largas para el dólar, la volatilidad y los bienes raíces; posiciones cortas en los commodities y otros instrumentos crediticios; acciones sobre bonos; mercados desarrollados por encima de los emergentes; y el grado de inversión por encima de los bonos de alto rendimiento. Y con el optimismo en torno a Main Street y los riesgos de Wall Street, las mejores formas para invertir podrían ser comprar lo que la clase media compra: minoristas masivos, bancos regionales y bonos de grado de inversión.

10. Recuperación en el sector viviendero de EU continúa

Una mayor expansión en el mercado de bienes raíces de Estados Unidos es uno de los pronósticos para 2016, con las viviendas comenzando en 1,275 millones, reflejando una recuperación en la formación de hogares. La venta de viviendas existentes podría incrementar en 5% en 2016, mientras que la de viviendas nuevas podría observar un crecimiento más robusto, del 10%.

La apreciación en los precios de las viviendas podría desacelerarse en 2016, con los precios únicamente 1% por encima, un reflejo de la sobrevaluación de las viviendas en relación a los ingresos. Aunque el incremento en las tasas de interés supone un riesgo para la recuperación en el sector viviendero de Estados Unidos, la estrategia paulatina de la Fed podría impedir un doloroso incremento en las tasas hipotecarias. En el largo plazo, existen signos de un cambio estructural en el mercado de bienes raíces hacia la renta sobre la propiedad, y, a cambio, un incremento en la construcción de viviendas multifamiliares.

Relacionadas

Comentarios