ActualidadHistorias

Maduro contra la pared… y la oposición llena de retos

El triunfo de la oposición en la Asamblea Nacional venezolana pone sobre la mesa temas como la crisis, la dependencia en el petróleo y las alianzas internacionales.

07-12-2015, 11:59:43 AM
Maduro contra la pared… y la oposición llena de retos
Melchor Arellano

Las elecciones parlamentarias en Venezuela, en las que participaron 19.5 millones de votantes (más del 74% del padrón) para renovar los 167 escaños de la Asamblea Nacional, fueron ganadas por el partido de centro derecha Mesa de la Unidad Democrática (MUD). 

El MUD obtuvo más escaños de los previstos: 107 (de los 84 pretendidos) contra 55 del oficialismo y faltando 5 por escrutar. En este marco, el Consejo Nacional Electoral (símil de INE en México) aceptó como observadores externos, a los expresidentes de República Dominicana, Leonel Fernández, al español José Luis Rodríguez Zapatero y al panameño Martín Torrijos.

Lo sorprendente no es el triunfo de la oposición, sino la aceptación del resultado por parte del presidente Nicolás Maduro, quien dijo con aparente calma que “lucharán desde las catacumbas”. También se reconoció la intervención de las fuerzas armadas en la vigilancia de los comicios como ejemplar. La oposición enfrentó la amenaza del retiro de las misiones o ayudas sociales, creadas por Hugo Chávez, que no fueron finalmente factor para votar en contra del oficialismo. Incluso se habló de información sesgada de la cadena Unasur y canal 8VTV para favorecer al oficialismo, lo cual tampoco incidió en el triunfo en las elecciones con olor a plebiscito sobre el gobierno de Maduro, quien se comprometió a respetar el resultado.

Pero el triunfo no garantiza un camino libre de espinas: Maduro sigue siendo presidente (al menos hasta enero) y el país se debate en medio de la crisis. La patria de Bolívar mantiene la inflación al alza, racionamiento de productos de consumo básico, falta inversión y credibilidad en la gestión en el actual gabinete.

Se habla de magros ingresos del país por exportaciones. Pero no olvidemos que Venezuela siempre ha sido país petrolero y dependiente del hidrocarburo en todos los órdenes de la economía nacional: históricamente más del 90% de los ingresos procedía de las ventas petroleras al exterior. Asimismo, ha sido altamente importador hasta de lo más indispensable, hecho que compensaba con la exportación de crudo, situación venida a pique ante la paralización de la exploración y extracción del recurso, y a los bajos precios del petróleo.

Ante la caída global de los precios del petróleo no sorprende que este rubro sea hoy el más bajo del presupuesto y que su merma haya producido graves estragos en la economía venezolana. Por otra parte, Venezuela sigue siendo el país con las mayores reservas probadas de crudo del mundo, por encima de Arabia Saudita e Irán.

¿Que exporta el país además de crudo, chocolates y medicamentos? Bienes de equipo, productos químicos, autopartes y alimentos. Venezuela importó en 2014, un total de 33,330 millones de euros (20.6% provenientes de Estados Unidos) y exportó productos por 60,572 millones de euros, de los cuales 27.3% se dirigen a Estados Unidos. El volumen de comercio exterior no es nada despreciable, si lo comparamos con 1999, cuando el país importaba mercaderías por 13,000 millones de euros.

La caída de los precios del crudo y la baja productividad del mercado interno es un dilema de Venezuela que la oposición triunfante tendrá que resolver. Pasada la fiesta, habrá que repensar cuál será la relación con Brasil, Ecuador, Bolivia, Uruguay y, sobre todo, Estados Unidos y el gobierno conservador de Argentina. Un mayor acercamiento con el país de las barras y las estrellas no sería visto con buenos ojos por los gobiernos de orientación social del cono sur. También, los países alineados a la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Chila y Perú), habrán de merecer una estrategia diferente a la instrumentada por el gobierno de Maduro.  

Venezuela tendrá que enfrentar el triunfo de la derecha en Argentina y el eventual juicio político de Dilma Rousseff en Brasil, países que han sido el principal apoyo de Maduro en América Latina. Hoy le quedan Uruguay, Bolivia, Brasil, Ecuador y particularmente Cuba, grandes bastiones del chavismo, con fuerte presencia en el oficialismo y parte de la sociedad venezolana. 

Otro hecho ineludible: su acercamiento a China, Rusia e Irán tendrá que ser sopesado a la luz de la presión de EE.UU. y Occidente para que Maduro deje el poder, hecho que podría no rendirle al MUD los frutos esperados.

Por ahora, con el triunfo, el MUD tendrá poder para modificar leyes, vetar a ministros, integrar poderes públicos y hasta promover un referéndum de revocación del mandato de Maduro. También podrá aprobar el presupuesto federal, concesión de créditos, investigar a funcionarios, enmendar y adicionar la Constitución, al igual que dictar y abrogar leyes complementarias en distintos órdenes, entre ellos, en materia de amnistía para liberar presos políticos.

Relacionadas

Comentarios