ActualidadHistorias

5 claves para entender la Ley de Transición Energética

El Senado de la República avaló la LTE, que busca fortalecer el potencial de México en energías limpias y apoyar en la lucha contra el cambio climático.

02-12-2015, 4:03:50 PM
5 claves para entender la Ley de Transición Energética
Alejandro Medina González

Un año. Ese fue el tiempo que tardó el Senado de la República en aprobar la llamada Ley de Transición Energética (LTE), norma que vio la luz la tarde de este martes en las instalaciones del órgano legislativo.

Luego de varios meses de extenso debate, señalamientos y análisis, el Senado avaló con 90 votos a favor, siete en contra y tres abstenciones la norma medioambiental que tiene como tarea regular el aprovechamiento sustentable de energía en México.

Avanza así una ley que, de acuerdo con especialistas, será muy importante para que el país se desarrolle en materia energética y, además, pueda responder satisfactoriamente a los requerimientos internacionales para mitigar el problema del cambio climático.

“La Ley de Transición Energética es el eje bajo el cual México caminará a largo plazo en materia de sustentabilidad, ya que establece las bases bajo las cuales el país deberá de trabajar en su meta por fortalecer el uso de energías renovables”, explica la Dra. Isabel Studer, Directora del Centro Global para la Sostenibilidad de la EGADE Business School.

Te recomendamos leer: LTE, la clave del éxito de México en la COP21

Comprendiendo la LTE

Con la aprobación de la LTE perderá vigencia la Ley de Aprovechamiento Sustentable de la Energía y Financiamiento a la Transición Energética, norma que hasta hace unos años había sido la encargada de definir el avance del país en materia medioambiental, y que poco a poco había quedado relegada.

A continuación te presentamos una lista que te permitirá comprender mejor qué es lo que tiene en su interior la Ley de Transición Energética:

1. Metas claras

Son los porcentajes claros del desarrollo que México debe tener de cara a los próximos años para crecer en el uso de energías limpias. La norma establece cronológicamente que un 25% del total de la energía utilizada en el país para 2018 deberá ser limpia, un 30% para 2021, un 35% para 2024, un 45% para 2036 y un 60% para 2050. Esta acción permitirá que poco a poco se amplíe la matriz energética con distintas nuevas fuentes que al día de hoy no tenemos. La meta es que con esto se generen 80 mil nuevos empleos.

2. Instrumentos para el desarrollo eléctrico

La LTE crea instrumentos puntuales para trabajar en el tema de la generación distribuida de electricidad. Esto quiere decir que a partir de la aprobación de esta ley cualquier persona, industria o negocio podrá generar y vender su propia electricidad. Esta medida ayudará a ahorrar cerca de 43 mil millones de pesos (mdp) por concepto de subsidios, además de un volumen promedio de 40 mil nuevas plazas de trabajo.

3. Desarrollo de infraestructura

Posteriormente está el fortalecimiento y crecimiento de la infraestructura nacional de transmisión y distribución de electricidad, la cual se impulsará a través del Programa de Redes Eléctricas Inteligentes. Este tiene como meta ampliar las zonas de creación de energías renovables apoyándose en el desarrollo tecnológico, que permitirá llevar las energías limpias que se están creando no sólo a la región en la que se encuentran, sino a todo el país, en el corto plazo.

4. Mayores facultades

La Ley de Transición Energética dotará de mayores instrumentos, capacidades y competencias a las instituciones encargadas de ver por la eficiencia de la energía. Servirá para dar más valor a los trabajos del Programa Nacional de Aprovechamiento Sustentable de Energía (PRONASE), encargado de establecer las estrategias de trabajo y analizar los avances que se van obteniendo.

5. Contra el efecto invernadero

Haciendo conciencia sobre la problemática del fenómeno de efecto invernadero, que se genera debido a la concentración en la atmósfera de gases de dióxido de carbono (CO2), México plantea en la LTE el reto de reducir para 2030 la emisión de contaminantes hasta en un 25%. Esto significa pasar de 3.9 a 2.9 toneladas de emisiones per capita de CO2, un número que le permitiría al país continuar siendo un puntero en la región de América Latina.

Posiciones en contra

El avance de la Ley de Transición Energética ha estado acompañado por un un volumen importante de críticas por parte de distintos órganos industriales de nuestro país, quienes han señalado que esta nueva norma afectará su trabajo en materia de competitividad.

Luego de que se diera a conocer la aprobación de la LTE, la Concamin, Canacintra, Caintra Nuevo León, CCIJ, Camimex, Canaintex y Aniq, lanzaron un comunicado en el que expresaron su inconformidad por el aval que el Senado de la República dio a la ley.

“Los industriales de México expresamos nuestra preocupación por los términos en que fue aprobado el dictamen de la iniciativa de Ley de Transición Energética y solicitamos se abra un verdadero debate sobre el tema, en el cual se analicen y transparenten los costos e impactos que la iniciativa traería al país, sin condicionar los tiempos legislativos”, mencionaron.

Las organizaciones señalaron estar “totalmente a favor y comprometidos con el tema de la reducción de emisiones para mitigar los efectos del cambio climático”, pero no con los compromisos establecidos por nuestro país, los cuales desde su perspectiva están muy por encima de sus principales competidores.

“(Con la LTE) se pretende condicionar el crecimiento del país al uso de energías limpias, que México no tiene y requerirían mayores inversiones que podrían destinarse a la generación de empleos, en lugar de buscar y medir la reducción de emisiones como un objetivo cuantificable”, agregaron.

Para las cámaras y asociaciones, la política ambiental del país debe de orientarse a tener un nivel de emisiones acorde al tamaño de la economía y el objetivo de alcanzar un nivel de vida de la población similar al de sus socios comerciales.

Relacionadas

Comentarios