'; Alto Nivel
Opinión

Apagón analógico no mejorará contenidos: Álvaro Cueva

El analista lamenta que las televisoras, incluso la nueva cadena de televisión abierta digital, no tengan opciones de más calidad.

02-12-2015, 1:04:26 PM
Apagón analógico no mejorará contenidos: Álvaro Cueva
Eliesheva Ramos

A pesar de que México vive un momento muy especial en la historia de la comunicación, tanto por el apagón analógico como por la llegada de una nueva cadena de televisión abierta digital, el televidente no recibirá ningún beneficio en cuanto a contenidos, aseguró Álvaro Cueva en entrevista para Alto Nivel.

“¿Qué viene? Nada nuevo porque todos los esfuerzos se han concentrado en la parte técnica y económica, en lo relacionado con las señales así como su comercialización. Para infinidad de personas esta afirmación puede sonar espantosa, y realmente lo es, porque deberíamos comenzar exactamente por el lado contrario, con contenidos acordes a las nuevas señales, con contenidos acordes a los nuevos tiempos, con contenidos acordes a las nuevas tecnologías” afirmó el crítico de televisión.

Cueva lamentó que a pesar de “la maravilla” que será contar con una nueva cadena de televisión abierta digital, quienes ofrecerán ese servicio no han manifestado ideas que sean diferentes a las que existen hasta ahora en las pantallas mexicanas, lo que lleva a pensar que la nueva cadena de Olegario Vázquez, propietario de Grupo Imagen, será más de lo mismo. “Veremos más novelas como las que tenemos ahora, más noticiarios como los que tenemos ahora, más programas como los que tenemos ahora”.

Sobre la aparición de canales temáticos gracias a la señal digital, el columnista consideró que infinidad de personas encontrarán eco para sus inquietudes, pero debido a que estos canales necesitarán comercialización para vivir y los esquemas comerciales que se van a manejar en el futuro inmediato no son muy diferentes a los que se han manejado en los últimos años, los contenidos de calidad serán minoría.

“Aún se privilegia el volumen, se privilegia el raiting, y el raiting no está basado en la calidad, está basado en la estimulación, la cual en México se obtiene con violencia o con groserías, lo que me parece muy lamentable”.

Álvaro Cueva recordó que infinidad de países que realizaron el apagón analógico no se enfrentaron a este problema porque sus contenidos eran de calidad. “En realidad lo único que hicieron fue cambiar de señal”.

México, consideró el analista, es un caso atípico, porque además de que está llegando tarde al apagón analógico, junta este evento con la llegada de una nueva cadena de televisión abierta, lo que podría redundar en caos.

“Para el 1 de enero de 2016 me imagino una televisión caótica, un público que no va a encontrar sus canales favoritos de televisión y se quedará con la oferta que encuentre con más facilidad; yo vislumbro un caos monumental”.

Álvaro Cueva consideró que dicho caos será superado tras unos meses, pues México es un gran consumidor de este medio de comunicación.

Por otra parte, explicó, esta transición de lo análogo a lo digital, que se antoja será accidentada, le dará al televidente la oportunidad de explorar otras opciones. “En este momento, gracias al desarrollo de nuevas ventanas, los mexicanos tienen acceso a opciones insospechadas como Netflix y Clarovideo, opciones que compensan el vacío que está dejando la televisión”.

Para este crítico, los grandes ganadores tras el apagón analógico serán los sistemas de distribución de contenidos en línea así como la televisión de paga. “La gente tiende a buscar lo más estable, además de que estas opciones manejan presupuestos para todos; creo que a partir del 1 de enero infinidad de personas abrirán los ojos a opciones que antes no habían visto porque no habían tenido la necesidad”.

“Cuando le quitas la tradición a un país pasan cosas, la gente se molesta, la gente reacciona, la gente exige, así que puede ser que veamos a mucha gente desesperada porque le quitaron algo que era importante”, comentó.

Álvaro Cueva, quien ha escrito más de 3 mil artículos en diversos medios de comunicación y define a México como un país muy tradicionalista en el cual la televisión es una parte importante de ese esquema de tradiciones, consideró que ninguna nación ha estado tecnológicamente preparada para el apagón analógico, así que cuando llega el momento hay que entrarle al juego con la mejor disposición.

“En todos los países en donde ya se realizó este cambio ha habido problemas, unos más graves que otros, pero todos tuvieron complicaciones y México no será la excepción, sobre todo porque el país maneja un esquema compartido entre gobierno, iniciativa privada y televidentes, así que es imposible controlar esa tríada”.

Cueva recordó que en Estados Unidos la transición fue muy tranquila. “Allá no se regalaron televisores, sino que las cadenas televisivas comercializaron decodificadores; Univisión, por ejemplo, los vendió en dos dólares. Si hubiéramos querido hubiéramos hecho el apagón analógico al mismo tiempo que Estados Unidos y todos hubiéramos salido ganando, pero hubo demasiadas presiones por parte de las televisoras y grupos empresariales y el gobierno cedió”.

Álvaro Cueva precisó que el apagón analógico, al que México llega tarde, es un paso natural para estar acorde a los nuevos tiempos y de ninguna manera debe ser visto como un triunfo político de ningún presidente.

Relacionadas

Comentarios