'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Empresarios exigen certificación contra corrupción

Encuesta determina que los empresarios consideran la corrupción como un cáncer arraigado que puede ser atacado con sanciones, recompensas y certificaciones.

25-11-2015, 2:45:47 PM
Empresarios exigen certificación contra corrupción
Eliesheva Ramos

Ante una corrupción creciente, y que está muy lejos de ser erradicada, los empresarios mexicanos se pronunciaron por una solución innovadora: la creación de una certificación nacional tanto para el sector público como para el privado.

En el marco de la presentación de los resultados del proyecto Cultura de la integridad en México, combate a la corrupción, por medio del cual la comunidad empresarial expresó su experiencia frente a la corrupción y ofreció ideas para la implementación de mejores medidas para evitarla y fomentar una cultura de integridad en las organizaciones. Asimismo, destacó la importancia de atacar este cáncer.

“Existen infinidad de certificaciones sobre responsabilidad social pero ninguna sobre integridad, así que los empresarios ven con buenos ojos una certificación reconocida por la Bolsa Mexicana de Valores o una agencia de raiting, la cual indicaría cuáles son las conductas éticas y qué empresas son íntegras” explicó a Alto Nivel Maciej Bazela, director adjunto del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional (CEGI) perteneciente al IPADE Business School y profesor del área de entorno político y social del IPADE.

Para los empresarios, la corrupción es una enfermedad que está muy lejos de ser abatida. Casi el 70% consideró que este problema ha crecido en los últimos cinco años, mientras que sólo el 17% dijo que la corrupción disminuirá en el corto plazo.

Para luchar contra este flagelo y elevar la cultura de la integridad, la acción colectiva es fundamental, así que el CEGI y el Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE) están trabajando en la creación de una ‘Red de Empresas Íntegras’.

“Los empresarios mencionaron que la impunidad y la falta de conciencia de una cultura íntegra son los principales obstáculos para salir de un entorno corrupto, así que no se trata nada más de un tema legal, sino de la manera en que se hacen los negocios en México. De ahí la importancia de un consenso para la creación de una red de empresas con un pacto de integridad, las cuales harán negocios entre sí e invitarán a sus amigos empresarios a sumarse” explicó Maciej Bazela, quien también se desempeña como profesor del área de Entorno Político y Social del IPADE.

Entre más empresarios se sumen a esta iniciativa, afirmó, se irá ganando terreno, pues el resto del sector observará cómo el tema de la competitividad en México se traslada a un entorno más ético, honesto y favorable.

John A. Zemcko, director Regional para América Latina y El Caribe del CIPE, resaltó los increíbles logros que las certificaciones han logrado en países como Filipinas y Tailandia; en esta última nación el consenso empresarial fue tal que alcanzó el 30% del PIB en tan sólo cinco años.

“Además, la presión de la iniciativa privada abrió un diálogo muy importante con el gobierno tailandés, al que le presentaron recomendaciones para la implementación de cambios concretos en ciertas políticas públicas”.

Zemcko precisó que Tailandia es un ejemplo de lo que pueden hacer el consenso y la certificación, medida que no tiene precedentes en América Latina.

“Los empresarios deben recordar la importancia de la unión, porque lo más difícil para cualquier empresa, sin importar el tamaño, sería enfrentarse a la corrupción en solitario”.

Estado de Derecho, otra exigencia

El sector empresarial también se pronunció por la aplicación del Estado de Derecho. “Los empresarios tienen claro que no puede existir una economía de mercado ni una democracia sin Estado de Derecho”, puntualizó Maciej Bazela.

Y la demanda es lógica, pues la impunidad es considerada el principal detonante de la corrupción, seguida de la falta de integridad en el sector público y los beneficios económicos. “La corrupción existe en todo el mundo, pero el problema de México es que la impunidad es muy elevada” lamentó Bazela.

En México, explicó el catedrático del IPADE, hay mucha corrupción porque, antes que nada, se busca el beneficio económico a corto plazo, así que se tiene que trabajar en una cultura de integridad y en objetivos que van más allá del tema económico.

Los empresarios desean caminar de la mano del Estado. “Si no encontramos al sector público más ordenado, más amigo, más eficiente, en donde, por ejemplo, sea fácil pagar multas, es muy difícil implementar la cultura de la integridad de manera cotidiana” agregó Maciej Bazela.

La corrupción es un término amplio que abarca diversos actos. Por ello, en la encuesta se plantearon 16 distintas conductas consideradas corruptas; las principales son el favoritismo, el nepotismo y las ‘mordidas’, aunque también destacaron la evasión fiscal y el incumplimiento de normas.

Ética y civismo, armas contra la corrupción

Felipe de la O, coordinador del Centro de Estudios de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, quien coordinó una encuesta sobre corrupción entre la comunidad universitaria, destacó la importancia no sólo de castigar estos actos ilegales, sino de recuperar la idea de educar en valores éticos sobre todo a los políticos, los cuales salieron como los peor evaluados entre los estudiantes.

“Políticos y policías son personajes sin credibilidad en el país, lo que es preocupante en el tema de denuncia pues la policía pierde su función preventiva; mientras que la desconfianza hacia los políticos se traduce en una destrucción de capital social” lamentó el maestro Felipe de la O.

Hechos, no palabras

Aunque el 30% de las empresas no cuenta con código de ética y el 66% no tiene presupuesto para implementar una cultura de la integridad, el 80% de los encuestados aseguró estar tomando diferentes medidas para trabajar en un ambiente honesto y transparente.

Los especialistas coincidieron en la importancia de que las empresas se enfoquen en el tema de políticas y reglamentos claros, así como capacitación y sensibilización, pues en ocasiones la denuncia de actos de corrupción no prospera porque se desconoce el mecanismo.

Para erradicar la corrupción se precisa la implementación de canales de denuncia. Y los números apoyan esta idea, pues la encuesta señaló que entre más grande es una empresa menos corrupción existe, y esto se debe a que las grandes corporaciones cuentan con más elementos para enfrentar este problema.

El 62% de las empresas que factura anualmente hasta 4 millones de pesos se enfrenta a la corrupción, porcentaje que desciende hasta poco menos del 53% entre las que facturan más de 250 millones de pesos al año.

“Estas cifras mandan el mensaje de que a mejores mecanismos de denuncia y a una mayor inversión en políticas de integridad menor corrupción” agregó Maciej Bazela.

Este punto toma relevancia en México debido a que más del 90% de las empresas son micro y pequeñas. ¿Qué pueden hacer el gobierno, la academia y los empresarios para apoyar a estas empresas? ¿Cómo darles músculo?

Respecto a la importancia de terminar con la impunidad, que es la certeza de que el acto de corrupción no va a ser castigado, el maestro Felipe de la O dijo que la ciudadanía quiere castigo para las personas que cometen desfalcos al erario público, pero lo que más desean es el fin de la corrupción cotidiana. “Lo que más preocupa es aquello que, gracias a la corrupción, se vuelve más caro o más difícil de obtener. La corrupción que más daña es la pequeña, la que se vive día a día”.

Otra área de oportunidad en el combate a la corrupción es el tema de sanciones e incentivos. “Hay un margen mínimo de empresarios que cuentan con herramientas de denuncia interna, pero a pesar de ello, sus códigos de ética están muy bien elaborados, cubren una buena variedad de temas pero falta desarrollo en el tema de castigos y recompensas” destacó el director adjunto del CEGI.

“El país está en una crisis por la corrupción, y estos resultados son un call to action al que nadie debe quedar indiferente, sobre todo ahora que las condiciones macroeconómicas no son tan malas y tenemos reformas estructurales que pueden ser benéficas en varios aspectos. “l futuro del país depende del combate a la corrupción…si no es ahora ¿cuándo?”…

“La corrupción debe afrontarse como el principal problema del país” finalizó Felipe González y González, presidente del CEGI.

Esta encuesta, que fue elaborada con la participación de más de 27 mil egresados del IPADE, tiene el valor agregado de que no mide percepción, sino experiencia. “En general lo que hace Transparencia Internacional y otros organismos es que miden la percepción, pero todas nuestras preguntas están enfocadas en experiencias de los empresarios mexicanos”.

El alcance del estudio tiene tres vertientes; se midió la corrupción dentro de las empresas, entre las empresas y también entre el sector público y privado.

Relacionadas

Comentarios