Opinión

Derribo de avión ruso: ¿Provocación turca?

La provocación podría venir de quienes financian ISIS o del mismo gobierno turco ante un conflicto que no le favorece geopolíticamente.

24-11-2015, 4:34:14 PM
Derribo de avión ruso: ¿Provocación turca?
Melchor Arellano

Se veía venir. Era cuestión de tiempo. Hemos adelantado que una posible conflagración mundial podría tener como epicentro Turquía. Es un hecho que el derribo del bombardero táctico ruso Su-24 (que llevaba helicópteros al área en misión de rescate) por un caza F16 turco al norte de Siria asume rasgos de un conflicto mayor: intervención de la OTAN en el conflicto contra el Estado Islámico para detener el afianzamiento de Rusia en la región.

Uno de los pilotos podría haber sido abatido por los combatientes turcomanos mientras descendía en paracaídas (señalan Reuters y AP). El otro pudo ser capturado por esta facción, que combate al gobierno sirio.

Es preciso señalar que la defensa aérea turca se traslada desde la base de Torrejón (Madrid, España), a través del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas de la OTAN, lo que hace pensar que no se trató de ningún “simple accidente”.

Es la primera vez en 65 años que la OTAN derriba un avión militar ruso y el primero que pierden las fuerzas aeroespaciales eslavas en el conflicto contra el EI, desde el 30 de septiembre. La provocación podría venir desde quienes financian al EI o incluso desde el mismo gobierno turco, ante un conflicto que, como asegura su presidente Recep Tayyip Erdogan, no le favorece geopolíticamente.

De conseguir los rusos la victoria, los kurdos tendrían mayor presencia y exigencia de conversión en Estado. Igualmente, recuperaría a Siria como su aliado, situaciones que Turquía ve como amenazas.

Otro elemento sería que el apoyo ruso a los kurdos (que combaten al EI) implica mayor ingreso de refugiados sirios a suelo turco, lo que obligaría a Ankara a protegerlos por razones humanitarias.

El primer ministro turco Ahmet Davutoghi, anunció que llevaría el caso (vía el canciller Mevlut Gavusoglu) a la OTAN y ONU (con seguridad al Consejo de Seguridad), poniendo en evidencia que la OTAN ya está en medio del conflicto.

Otro hecho clave: el derribo ocurrió al norte de Siria en la localidad de Bayirbucak (según la cadena turca CNN Turk), en la región fronteriza turcomana, de la provincia de Hatay (Antioquía). Esta provincia está ligada a los contrarrevolucionarios y es un bastión yihadista sirio del frente Nusrah, según lo confirmó Yusuf Mahli líder del Movimiento Nacional Turcomano (TMHP).

Esta zona se distingue por ser el acceso a operaciones del EI y el paso de la mayor cantidad de crudo de contrabando que lo financia, por montos superiores a 40 millones de dólares. El área implica la salida (vía puertos marítimos turcos) directa del hidrocarburo al Mediterráneo para su comercialización. ¿Quiénes compran el crudo en Occidente?

El presidente ruso Vladimir Putin declaró que habría consecuencias por el incidente. Moscú aseguró que el avión sobrevolaba espacio sirio.

En reunión con el rey de Jordania, Abdalá II, Putin consideró el suceso como “…un golpe que nos han dado a traición cómplices del terrorismo. Agregó que el ataque “tendrá graves consecuencias para las relaciones ruso-turcas” y condenó la actuación de Ankara, porque en lugar de entablar contacto con Moscú, Turquía se dirigió a sus socios de la OTAN para abordar este incidente “como si nosotros hubiéramos derribado un avión turco y no ellos uno nuestro”. La población rusa es 6.6% de procedencia turca, para ser la primera minoría no eslava en este país.

El pastel parece demasiado jugoso para que Occidente le deje el camino libre a los liderados por Putin. Los rusos le han causado los mayores estragos al EI, hasta el punto de vislumbrar una posible victoria, lo cual Occidente no ve con buenos ojos. Las fuerzas rusas liberaron las zona de Ghman, Zuveyk y Derhanne y este martes habían tomado tres nuevas colinas, especialmente el monte estratégico Jebal – Ahmar.

Para los turcos, Rusia busca homogenizar la provincia de Latakia, de mayoría Alauita (religión del todavía presidente sirio Bashar al Assad) y avanzar a la provincia de Ilib, en manos de la oposición siria, para consumar la victoria. El EI parece enemigo y aliado de Occidente, donde este último se considera como el único con derecho a combatirlo o financiarlo.

Por su parte, Turquía se asume como protector de los turcomanos y busca el liderazgo regional, lo que da pie a la teoría de que el derribo del avión ruso sería deliberado. Siria es pro rusa y por tanto resulta clave mantener a Bashar el Assad en el poder, puesto que su caída crearía un mayor caos. Da la casualidad que este objetivo también es de Occidente, luego de sus equivocaciones en la devastada región, particularmente en Irak y Libia.

Si Rusia destruye al EI, asumiría el liderazgo en Medio Oriente. Rusia camina al lado de China e Irán y goza de la simpatía de Alemania, que se ha mantenido al margen, hecho que configura el mayor eje de poder que desafía a Occidente.

Ojalá el lema turco de “paz en casa, paz en el mundo”, no se convierta en “si no hay paz en casa, no habrá paz en el mundo”.

Relacionadas

Comentarios