HistoriasNegocios

¿Por qué es tan polémica la fusión Pfizer-Allergan?

Si el regulador de competencia de Estados Unidos aprueba la fusión entre la vendedora de Viagra y la de Botox podría ser un duro golpe al fisco de ese país.

24-11-2015, 3:40:36 PM
¿Por qué es tan polémica la fusión Pfizer-Allergan?
Altonivel

El anuncio de la posible fusión entre la farmacéutica estadounidense Pfizer y la irlandesa Allergan generó entre los políticos de Estados Uinidos calificativos como “asquerosa”, “decepcionante” y “antipatriótica”.

Y es que, si el regulador de competencia de EE.UU. aprueba el acuerdo, la fusión valuada en 160,000 millones de dólares, además de crear a la mayor empresa del sector en el mundo, provocaría un fuerte golpe al fisco estadounidense.

El fabricante del popular Viagra y el medicamento Lipitor mudará su sede de Nueva York a Irlanda, como parte de lo que se conoce como ‘tax inversion’ o inversión fiscal.

Esta transacción cada vez es más común entre las multinacionales de EE.UU. que llegan a pagar hasta 35% de sus ingresos (domésticos y repatriados de otras filiales en el mundo) en impuestos. Tal fue el caso de Burger King que movió su compañía a Toronto, Canadá, al comprar la cadena de restaurantes Tim Hortons en 2014. De igual forma, en 2013 Liberty Global compró a Virgin Media para mover su matriz a Reino Unido.

En este tipo de fusiones, la sede de una empresa es técnicamente ubicada en el extranjero donde rige una jurisdicción fiscal más baja, con el fin de aligerar la presión fiscal. En este caso, Pfizer se reubicará en Irlanda donde la tasa impositiva promedio es de 12.5% (a diferencia del 35% estadounidense).

Un análisis del diario británico The Guardian reporta que actualmente Pfizer paga un 25% de sus ingresos en impuestos y con la transacción pasaría a pagar entre 17 y 18%.

¿Evasión fiscal o simple estrategia?

Aunque algunos analistas consideran que los inversores hacen este tipo de operaciones simplemente para aprovechar las políticas fiscales en el extranjero, las reacciones de los políticos fueron contundentes.

Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, aseguró que la fusión podría lastimar la economía del país. “Desde hace demasiado tiempo, corporaciones poderosas se han aprovechado de los huecos de la ley para esconder sus ganancias en el exterior. Ahora Pfizer está intentando reducir su declaración de impuestos todavía más de lo que ya lo hace”, dijo.

Donald Trump, candidato republicano, calificó la fusión como “asquerosa” y advirtió que los empleos que se perderán si se aprueba el acuerdo deberían avergonzar a los políticos estadounidenses.

El mismo presidente Barack Obama ha llamado a estas empresas ‘desertoras corporativas’ o ‘antipatriotas’.

El pasado 19 de noviembre, el Departamento del Tesoro anunció medidas contra las empresas que adquieren compañías del exterior para fijar su sede fiscal y evadir impuestos.

El gobierno quiere hacer más difícil evadir la norma de que si el 80% o más de las acciones de una compañía son estadounidenses, ésta debe considerarse estadounidense para efectos fiscales, sin importar dónde esté localizada su sede.

Aunque en el Congreso de Estados Unidos existe un consenso sobre la necesidad de una reforma al código fiscal que data de 1986, por la cercanía de las elecciones la reforma tendrá que esperar hasta 2017.

Independientemente de la reforma que se pueda o no realizarse en EE.UU., para algunos analistas esta fusión pone sobre la mesa la necesidad de homologar las políticas fiscales en el mundo.

Estrategia de Pfizer

En un lustro, Pfizer ha perdido 28,000 millones de dólares por la competencia de los genéricos. Por eso, desde el 2000 ha realizado tres acuerdos importantes con el objetivo de impulsar las ganancias.

Cabe recordar que en 2014, la farmacéutica dueña del Viagra intentó una inversión fiscal con la británica AstraZeneca, acuerdo que habría reducido su tasa impositiva del 27% al 21%. La fusión no se concretó porque AstraZeneca rechazó la oferta al considerarla muy baja.

5 detalles del acuerdo Pfizer-Allergan

1. La fusión permitiría a Pfizer superar a sus rivales Johnson & Johnson y a las suizas Novartis y Roche.

2. Los accionistas de Pfizer dispondrán del 56%, y los de Allergan del 44%.

3. El presidente ejecutivo de Pfizer, Ian Read, será el CEO de la compañía combinada, mientras que el actual CEO de Allergan, Brent Saunders, será el responsable de operaciones.

4. Pfizer ofrecería 11.3 de sus propias acciones por cada acción del fabricante del Botox, Allergan.

5. La adquisición de Allergan agregará sus medicamentos para condiciones oculares, infecciones y enfermedades cardíacas al extenso portafolio de vacunas y fármacos de Pfizer contra el cáncer, el dolor, la disfunción eréctil y otros males.

Relacionadas

Comentarios